De 2000 a 2016, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró irregularidades en seis programas medulares de cobertura nacional dirigidos a ampliar los servicios de infraestructura de agua potable, alcantarillado y saneamiento de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

“Algunos de ellos se implementaron desde la década de los 90 y tras 25 años no han tenido los resultados esperados”, dijo Verhonica Zamudio Santos, autora de la investigación de la asociación Controla tu Gobierno.

De acuerdo a los datos analizados, tan sólo la inversión total de cuatro de los seis programas revisados, asciende a más de 97,000 millones de pesos, el equivalente a cuatro veces el presupuesto del Conacyt en 2018.

Entre los principales hallazgos destacan:

1. Falta de definición de metas, objetivos e indicadores de los programas hídricos auditados.

2. No se precisa la población objetivo a la que se dirigen todos los programas auditados.

3. Incumplimiento de los requisitos para acceder a los recursos públicos.

4. Irregularidades en la administración del presupuesto:

  • Falta documentación probatoria del uso de los recursos.
  • Diferencias entre los montos programados y los ejercidos.
  • Falta de mecanismos de seguimiento y supervisión que permitan verificar el grado de avance de los programas hídricos.

5. Irregularidades en la rendición de cuentas:

  • Falta de documentos para la validación de gastos; inexistencia de actas entrega-recepción y cierres de ejercicio.
  • Obras inconclusas, no ejecutadas o sin operar.
  • Reintegros extemporáneos, montos utilizados en rubros indebidos y mala administración de cuentas bancarias.

“A lo anterior hay que agregar los 9 millones de personas que no cuentan con servicio de agua potable y los 10.2 millones que no cuentan con servicio de alcantarillado, sin embargo la Conagua declaró en 2015 haber alcanzado los objetivos de Desarrollo del Milenio y la pregunta es ¿cómo lo logró? ya que la ASF ha detectado reiteradamente que los programas han operado sin establecer metas o en su caso, las han incumplido, o no determinan su población objetivo”, comentó Zamudio.

El reto es aún mayor para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, señala la investigadora, ya que las cifras correspondientes a México en 2015 muestran que el 57% de la población (71 millones de personas) no cuenta con agua de calidad libre de contaminantes y 65% de las aguas residuales no son tratadas, de acuerdo con cifras de Joint Monitoring Programme de OMS-UNICEF.

Presentan a nueva directora de Conagua en gobierno de AMLO

 

Siguientes artículos

El Brexit, la fantasía política de Theresa May
Por

Los brexiters no consideraron el costo de abandonar un mercado de 450 millones de personas, ni las cuotas compensatorias...