El Gran Museo del Mundo Maya de Mérida está acostumbrado a albergar todo tipo de artilugios en los que se cristaliza la cultura de este pueblo indígena, que representa más de una cuarta parte de la población del estado de Yucatán. Pero este martes habrá una excepción para recibir a los candidatos a ocupar Los Pinos para el tercer y último debate electoral.

Un mexiquense, un capitalino, un nuevoleonés y un tabasqueño se desplazarán a la conocida como Ciudad Blanca, que en la última década ha acogido a ciudadanos que escapan de la delincuencia y violencia existente en sus entidades federativas de origen.

“Mérida es una ciudad segura para vivir, podemos sacar a pasear el perro a las 12 de la noche sin problema en prácticamente cualquier colonia de la ciudad”, explica María Antonieta Pacheco, editora responsable del Observatorio Económico y Social de la Universidad Anáhuac Mayab.

Foto: Cortesía Gran Museo del Mundo Maya.

Te recomendamos: Guía para seguir (y entender) el tercer debate presidencial

PUBLICIDAD

 

Mérida, un oasis de seguridad en México

El estado de Yucatán repitió como la entidad más pacífica de México en 2018 y la número uno en actitudes, instituciones y estructuras que crean y sostienen a las sociedades pacíficas, como bajos niveles de corrupción y buenas relaciones con los vecinos, entre otros factores. Esto, según el Índice de Paz México de este año, que elabora el think tank Instituto para la Economía y la Paz (IEP).

“Yucatán en particular tiene la menor tasa de homicidio de México y la tercera tasa más baja de delitos con violencia”, establece este informe, mientras señala que los crímenes de la delincuencia organizada, como secuestro, extorsión y delitos relacionados con narcóticos, son retos prioritarios que superar en este estado.

Los meridanos palpan la presencia de migrantes mexicanos por la presencia de coches con placas de otros estados. Los forasteros provienen principalmente de Ciudad de México, Campeche, Quintana Roo, Tabasco y Veracruz, según el Anuario de Migración y Remesas México 2017.

Lee también: Así llegan los candidatos de cara al tercer debate presidencial

 

Ni agricultura ni manufactura, Yucatán es de servicios

La profesora Pacheco, en entrevista para Forbes México, explica que esta tendencia migratoria en el interior de la república ha generado un “boom comercial” en la ciudad.

“Cuando aumenta la población también lo hace la demanda. Hay una gran oferta y demanda de viviendas, y algunas de esas familias que vienen se traen sus negocios y los ponen aquí”, afirma.

Esto contribuye a que el peso de la economía meridiana, y yucateca, recaiga sobre el sector servicios, principalmente en comercio, servicios turísticos e inmobiliarios. En Mérida, en concreto, un 78% de la población trabaja en actividades terciarias.

Esto, en una entidad federativa que ocupa el cuarto lugar con la tasa de desocupación más baja del país, con un 2.02%, más de un punto por debajo de la media nacional (3.41%), según el último número del Observatorio Económico y Social, con datos del primer trimestre de 2018.

Pero mucha población con trabajo no significa riqueza ni bienestar. México ¿Cómo Vamos? establece que a casi cuatro de cada diez yucatecos el sueldo no les alcanza para adquirir la canasta alimentaria. Y esto se convierte en un 40% de ciudadanos en situación de pobreza, según el Coneval.

Pueblo Maya yucateco. Foto: Cortesía Revista Yucatán.

 

Discriminación racial: la situación de los mayas yucatecos

La profesora Pacheco atribuye la pobreza a los bajos salarios. Precisamente, en la categoría de ingresos laborales es donde más se percibe la desigualdad en la que se encuentra el Pueblo Maya en esta parte de la península de Yucatán.

Si en Mérida el promedio salarial está alrededor de 220 pesos por día (2.5 salarios mínimos), casi nueve de cada diez miembros de esta comunidad indígena reportaron ingresar entre cero y dos salarios mínimos a la jornada, en una encuesta a jefes de familias hablantes de la lengua maya del estado de Yucatán de 2012.

Uno de los autores de este estudio, el doctor Pedro Bracamonte Sosa, explicó a Forbes México que es fácil encontrar a gente maya trabajando en el servicio doméstico de los hogares más adinerados de la capital yucateca.

De hecho, la separación racial que existe en Mérida se materializa en su diseño urbano.

“El racismo es evidente en la propia ciudad: la población blanca está en el llamado norte franco, donde se construyen departamentos de lujo y centros comerciales, mientras que en el sur de Mérida es donde están los morenos,” explica este investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

“Vivimos un racismo evidente pero no agresivo. Una madre puede decirle a su hija que se va a casar: ‘ya te fijaste que apellido van a tener tus hijos?’” añade, porque aún se conservan más de 300 apellidos mayas, que sobrevivieron a la época colonial.

El Pueblo Maya yucateco es el que más sufre la falta de servicios de salud y de educación, la pobreza y desigualdad social.

Y estos son temas que se abordarán en el debate presidencial de este martes. Habrá que esperar para ver si los cuatro candidatos, al exponer sus propuestas, se pronuncian sobre la situación de los indígenas en esta región del sureste del país.

También te puede interesar: Así se alistan los candidatos para el tercer debate presidencial

 

Siguientes artículos

Encuesta de empresarios da 20 puntos de ventaja a AMLO
Por

De acuerdo con una encuesta de la Coparmex, 41.7% de los entrevistados respondió que votaría AMLO. Mientras que 21.0% di...