Por Rafael Enrique Maciel Martínez y Américo García Elizondo**

El acuerdo comercial anunciado entre Estados Unidos y México para extender la protección de datos de productos biotecnológicos de marca a diez años, perjudicará a los pacientes que buscan medicamentos más asequibles. Estados Unidos, México y Canadá deberían rechazar estas disposiciones, que beneficiarían a las compañías farmacéuticas de marca en detrimento de la salud pública y de la asequibilidad de la atención médica. Los medicamentos genéricos representan el 85% de las recetas dispensadas en nuestro país, pero mucho menos del gasto total en medicamentos. Por otro lado, y basado en los altos requerimientos regulatorios, la calidad, eficacia y seguridad de los medicamentos genéricos y biocomparables está garantizada en nuestro país.

Gracias a la ley en México, que pretende fomentar el desarrollo de nuevas curas al tiempo que fomenta la competencia de medicamentos a mejor costo, los pacientes en México y nuestro sistema de atención médica han obtenido millones de pesos en ahorros al adquirir medicamentos genéricos.

Sin embargo, el mercado mexicano de medicamentos biocomparables está muy por detrás de los mercados en otros países desarrollados, debido en gran parte al juego de las disposiciones de propiedad intelectual y exclusividad existentes de los fabricantes de los productos innovadores, las cuales crean múltiples mecanismos que retrasan la liberación de patentes y, por lo tanto, la imposibilidad de contar en forma oportuna con medicamentos biocomparables e incluso algunos medicamentos genéricos.

PUBLICIDAD

Existen por otro lado, empresas en nuestro país, que invierten en el desarrollo de medicamentos y profesionales en esta área que contribuyen a contrarrestar los padecimientos que afectan a nuestra población, tales como la diabetes, obesidad, padecimientos cardiovasculares y el cáncer entre otros, generando un acceso rápido de medicamentos de calidad internacional, eficaces y seguros a precios accesibles y paradójicamente, dichas empresas no cuentan con estímulos económicos o fiscales que apoyen sus esfuerzos.

Esta situación se torna aún más problemática cuando hablamos de medicamentos biotecnológicos que al perder su patente pueden entonces ser producidos por empresas como medicamentos biocomparables. En este caso, el camino es sumamente difícil por las altas inversiones requeridas para el desarrollo de dichos medicamentos esenciales para nuestra población, esto aunado a la alta regulación que incluye estudios clínicos de elevada exigencia y costo. Las empresas productoras de medicamentos genéricos y biocomparables, parecieran ser los aliados naturales de nuestro gobierno al impulsar el acceso agilizado de medicamentos a nuestra población.

*Director Médico y Director General de Apotex para Latinoamérica, respectivamente.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Arcas’s Path, extraño sueño de Realidad Virtual
Por

Arca’s Path es un esotérico y altamente estilizado juego de plataformas publicado por Rebellion en diciembre pasado para...