La era digital trajo consigo a un interesante personaje del mundo actual: el prosumidor, dícese de aquel individuo que consume contenido en la red pero que también lo crea. No por nada a la ola de bloggers, que muchos daban por muertos, se han sumado los vblogger (videobloggers); indistintamente del formato, han logrado revolucionar la red con la producción de contenido para todo tipo de público. Aquellos que han sabido capitalizar esta actividad y llevarla a su profesión, son considerados, además, líderes de opinión.

Redes sociales como Twitter y Facebook se han vuelto un canal de promoción complementario para la difusión de sus ideas plasmadas en una plataforma exclusiva para este tipo de contenido (WordPress, Blogger, Tumblr o YouTube).

Y los emprendedores se han sumado a esta tendencia como una vía accesible para tener presencia en la red con tan sólo un ingrediente fundamental: contenido de valor.

 

PUBLICIDAD

El fundamento del blog: las historias

El auge del marketing de contenidos ha puesto los reflectores en el blog como una vía de información en el mundo digital. Tips, listados, pros y contras y tendencias son algunas formas de abordar temáticas de una manera amigable. El éxito de un buen blog son las historias de valor. El consumidor está cansado de artículos eternos, traducciones mal hechas o información al vapor.

Hoy en día las personas pueden tomar una decisión de compra a través de la información. Si un blog le dice en cinco pasos cómo lograr esto o en un listado cómo instalar aquello, el consumidor lo agradecerá y verá en dicha empresa una fuente de información.

¿Qué objetivo tiene el blog? Educar, informar y persuadir de forma original. Jamás verás un blog intentando vender; su esencia es educar al consumidor. La principal ventaja que éste ofrece es sencilla pero no fácil de lograr: confianza.

 

Bloggear en el mundo empresarial

En el mundo de los negocios, cuando el proceso de compra es largo, el producto es complicado de usar o tiene constantes actualizaciones, el blog es una fuente de información confiable que apoya dicho proceso. También es una forma de mantener viva la página de internet con información actual y útil para el cliente o prospecto. Sin embargo, hay empresas que deciden no incluir su blog en su sitio web por estrategias de negocio.

Veamos dos casos: si tu objetivo es atraer tráfico, es correcto incluirlo; si tu objetivo es atención al cliente o soporte, la recomendación es dejarlo fuera, pues es un servicio extra.

Algunos blogs muy especializados tienen vida propia y no dependen de una página web; es el caso de startups o figuras públicas muy bien posicionadas.

 

El blog desde el inbound marketing

Esta herramienta forma parte del inbound marketing, que tiene como principio básico “jalar” al consumidor hacia la organización a través de historias de valor que lo mantengan interesado, lo lleven de la mano, lo informen y lo conviertan de prospecto a cliente. ¿Cómo lograrlo?

  1. Un blog debe de ir acompañado de otras estrategia digitales: Su éxito depende de una correcta difusión a través de redes sociales, estrategia SEO y widgets.
  2. Un blog debe alimentarse constantemente: Más vale calidad que cantidad. Una vez determinada la periodicidad, cúmplela. Tu especialista en contenidos es el encargado de crear esas historias y mantener el blog; de hecho, por eso debe ser un experto en la materia. También puedes nombrar embajadores de marca que gusten de la escritura y que tengan intervenciones periódicas con temas especializados.
  3. Un blog es para compartir: Asegúrate de que tu blog tenga las herramientas adecuadas para ser social. Recuerda que es un espacio de interacción, colaboración y opinión. Si bien es una fuente de información, el consumidor puede cuestionarla, aunque, por otro lado, también podrá compartirla o solicitar más información.
  4. Cuida su imagen y su accesibilidad: Las distintas plataformas para crear un blog brindan un sin fin de herramientas para personalizarlo; aprovéchalas sin dejar de lado tu imagen corporativa. Asegúrate de seleccionar bien esas herramientas de manera que el usuario final navegue fácilmente y participe de forma activa.

Tener un blog no es una estrategia a la ligera, y antes de entrar al fascinante mundo de los contenidos, debes plantear muy bien tus objetivos de negocio y alinearlos a tu estrategia de marketing.

 

Contacto:

Twitter: @SoyYoLucy

Semántik

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Productores de petróleo tendrán dificultades para recaudar capital
Por

"En el entorno actual, es difícil que todos los exportadores de petróleo obtengan dinero en el mercado internacional", d...