Nuestro presente es un momento único en la historia, pues ya está en movimiento el engranaje que a pasos acelerados nos hace avanzar hacia el futuro que incluso la ciencia ficción ya predecía; estamos en plena cuarta revolución industrial. Dicho engranaje no solo modifica nuestra manera de vivir, redefine fundamentalmente cómo hacemos y operamos nuestro negocio y más aún, cómo damos consultoría al negocio que debe o quiere anticiparse al cambio en la era de la disrupción.

El cambio más desafiante viene precisamente desde esa figura consultora que lleva el liderazgo del cambio, que propone y optimiza los procesos mismos de sus clientes. Por ello, es fundamental que una firma de consultoría aplique desde adentro lo que integrará a su oferta de servicio, como una práctica para anticipar más que reaccionar. La mejor manera de reconocer, entender de innovación y tecnologías disruptivas viene desde nuestra propia misión como compañía y de su aplicación en nuestro propio negocio, en nuestra filosofía, valores, visión y estructura.

Es con base en lo anterior que identificamos las siguientes cuatro características que llevan a una firma de consultoría no solo a permanecer, sino a llevar el liderazgo en la época del constante cambio:

  • La importancia del talento. En la estructura organizacional, el talento es el representante y ejecutor de la filosofía y expertise de las organizaciones. Por ello, consideramos que una cultura de inclusión es clave, pues la fortaleza de una firma es su diversidad. A ello se suma la importancia de invertir en su capacitación constante para mantener la competitividad y así generar un mayor compromiso del talento. Lo anterior mostrará en la propia práctica de la firma su anticipación al futuro del trabajo.

 

PUBLICIDAD
  • Aplicación de tecnologías y laboratorios. Conocer es aplicar, entender es llevar más allá. La experiencia del talento, aunada a la exploración y aplicación de las tecnologías de nuestro portafolio de servicios en nuestra estructura misma, nos permiten capitalizar en mayor medida los avances tecnológicos, al entender la necesidad del negocio a cubrir una vez que hemos experimentado todo el proceso de implementación de primera mano.

 

  • Conocimiento del entorno para generar eminencia. La inversión en tecnologías disruptivas para uso interno propuesta anteriormente, conjugada con el estudio y conocimiento del entorno social, industrial y económico actual, que a final creará estudios y encuestas, permitirá a la consultora posicionarse como eminencia propositiva y como disruptor, lo que se convertirá en su diferenciador en el mercado.

 

  • Alineación con estándares internacionales. Dentro del caos del cambio siempre existe un eje rector que le da estructura a la transformación. Permanecer dentro de los estándares internacionales, lograr certificaciones y sociedades estratégicas con firmas de tecnología con visión de avanzada, no solo llevará a una firma a ser el referente en innovación, sino también de excelencia.

Deloitte, con una trayectoria que cubre cuatro revoluciones industriales, reconoce estos cuatro como algunos de los pilares para navegar en la era de la disrupción, donde un entorno volátil y cambiante es parte de nuestro día normal. Al final, lo más importante para permanecer será nuestra capacidad para reconocer el cambio en nuestro entorno, y no solo adaptarnos a ellos, sino, conducirlos.

Conozca más acerca de este tema:

https://www2.deloitte.com/mx/es/pages/technology/articles/tech-trends-2019.html  

 

Te puede interesar:

INEE, crucial para la calidad de la educación en México

 

Siguientes artículos

Los 3 mayores desafíos para crear y mantener una cultura de calidad en su empresa
Por

El papel de los profesionales de la calidad o de la mejora continua es más crítico hoy que nunca. La calidad es lo que m...