vice_electronica

Por David Santa Cruz y Joel Cortés

Era la media noche en la Ciudad de México. El teléfono no paraba de sonar. El hombre contestó, y al otro lado de la bocina una voz con acento extranjero preguntó por una persona que no era él. Como el apóstol Pedro, negó tres veces que conociera al señor ese que le debía dinero al banco. La voz, insistente, pasaba del cuestionamiento a la amenaza.

Esa fue sólo la primera vez. Con cada llamada el hombre se volvía más agresivo. “¡No, que no lo conozco!”, “no señor, yo no le debo nada a nadie!”, “¡no, no quiero una tarjeta de crédito”… tampoco quería un seguro, ni un crédito para comprar un auto. Después de semanas de esta rutina, lo único que quería saber el hombre, era dónde estaban las personas que le llamaban para ir a decirles unas cuantas cosas.

PUBLICIDAD

VICE News lo investigó. Desde hace 10 años buena parte de los servicios de call center del mundo hispano (incluyendo los servicios bilingües) se encuentran en Centroamérica. De acuerdo con una compilación hemerográfica de medios de comunicación centroamericanos y boletines de empresa, la industria habría generado hasta 2015, un aproximado de 150.000 empleos; esto sería como llenar el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid en dos turnos de 12 horas, cada persona realizando y recibiendo llamadas sin parar.

Costa Rica ocuparía el primer lugar de empleos de call center con unos 46,500 operadores; en segundo lugar, Guatemala con 39,000; le sigue Honduras con 25,000; El Salvador con 20,000; Panamá con 13,000 y Nicaragua con 6,700 según datos del más reciente ranking de 2015 realizado por la revista regional y especializada Estrategia y Negocios. Así que el operador más cercano a ti, si vives en México, está a poco más de mil kilómetros.

La industria de servicios empresariales a distancia en la región centroamericana está creciendo más que otros sectores productivos, asegura Adriana Anaya consultora de negocios de la firma Parsec Intelligence, que opera en Latinoamérica.

De acuerdo con ella, la oferta es amplia y los costos de operación son los más bajos del mercado de las telecomunicaciones. Así todos se benefician: las empresas multinacionales obtienen mano de obra calificada que les ofrece un amplio espectro de servicios a costos muy competitivos; y por otro lado, los gobiernos ven solucionado el problema de desempleo juvenil, lo cual no sólo aleja a muchos de ellos de las pandillas y el narcotráfico, sino que les permite mantener a sus familias o terminar sus estudios universitarios. De ahí que haya una competencia entre los países de la zona por atraer a los call centers.

Puedes leer la nota completa en Vice News.

Contacto:

Sitio Web: news.vice.com/es

Facebook: facebook.com/ViceNewsEspanol

Twitter: twitter.com/VICENews

 

Siguientes artículos

La demanda es la prioridad. No la oferta. No el negocio: Penchyna
Por

La construcción y financiamiento a la vivienda debe responder a la demanda, no al negocio. El barco andaba perdido; hay...