Por Julio Pilotzi*

La mesa está puesta. Los banqueros, dueños del dinero en México, celebran su 81 Convención Bancaria en Acapulco, Guerrero, y lo hacen con un escenario nublado no sólo poco esperado y podríamos decir que turbio denso debido a los temas coyunturales, período electoral, negociaciones de acuerdos comerciales, altas tasas de intereses, con una economía “estable” pero frágil a cualquier factor externo.

El morbo de este encuentro sin lugar a dudas es la presencia de los candidatos a la presidencia del país. En dónde veremos a los independientes y a los candidatos presidenciales de los partidos tradicionales, quienes tendrán que dejar un buen sabor de boca, además de vender y cotizar su proyecto de nación como algo que nunca se ha implementado el país que nos llevará a crecimientos nunca antes vistos, que terminará por dejarse sentir en los bolsillos de todos los mexicanos.  ¿Lo lograrán? esa es la gran pregunta que muchos nos hacemos, un José Antonio Meade que trata de deshacerse del aparato oficial, decisión que espera se deje ver reflejada en las encuestas. Un Ricardo Anaya que ve mermado su escudo frentista por acusaciones de lavado de dinero. Y un Andrés Manuel López Obrador que se siente en caballo de hacienda con una banda presidencial en su pecho.

Pero muchos de los retos que se tienen en este evento es quizás, la pieza difícil del rompecabezas, es que el candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) esté ahí, encabezando las encuestas.

PUBLICIDAD

En otras convenciones bancarias, siendo candidato AMLO no asistió a este emblemático encuentro, pero esta vez está agendado para participar este 9 de marzo en el evento. Será un encuentro interesante dadas las expectativas que hay sobre su discurso de frente a los banqueros, que tienen el poder económico más importante en el país. En el evento estará como siempre el primer mandatario del país, el presidente Enrique Peña Neto. De cara a las próximas elecciones, no estará con los candidatos a la presidencia. Ese es uno de los grandes retos del sector bancario en el país. Enfrentar la presencia del líder izquierdista que va liderando las preferencias como posible triunfador de las elecciones a la presidencia del país, que esta vez, sí irá al acto. Pero hay más desafíos Independientemente de ello, la Banca en México enfrentar grades retos de cara a la complicación de la economía en el mundo, algo señalado también por diferentes consultoras.

En documentos se explica y en ese punto todos estamos de acuerdo, en que debe haber un mayor análisis sobre tendencias del consumidor y reestructurar esquemas de comisiones. Ese es un punto fundamental en que la mayoría de la sociedad ha puesto gran énfasis. Las comisiones tan altas incluso han sido objeto de señalamiento para que no haya crecido la inclusión bancaria, que significa que más personas estén inscritas en el sistema financiero y permanezcan en la informalidad.

Sobre ello hay que destaca que México ocupa el lugar 45 de inclusión entre 78 economías del planeta, de acuerdo con el Reporte de Crecimiento y Desarrollo Inclusivo 2017 del Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés).

Esto significa que las condiciones para promover la participación de los habitantes con menos recursos en la economía, son menos propicias y oportunas en México que las ofrecidas por países de desarrollo similar en América Latina como Argentina (lugar 7); Uruguay (12); Costa Rica (25); Panamá (29); Chile (30) y Perú (40). El reporte no es comparable con anteriores. En el del 2015 la medición fue en puntos y no en lugares. El Fondo Monetario Internacional (FMI), destaca como uno de los determinantes de esta baja inclusión, a la limitada penetración bancaria y la concentración de servicios financieros en zonas urbanas. Ese es otro de los retos de la banca en el país.

Habría en un largo plazo que igualar a los líderes de la inclusión y el desarrollo económico como Noruega, Luxemburgo, Suecia, Islandia y Dinamarca. En reportes separados, el WEF y el FMI concuerdan en la importancia de acelerar el financiamiento y extenderlo a todas las zonas de México. ¿Pero estos señalamientos de instituciones tan importantes serán discutidos en la convención bancaria? Es la gran interrogante. No se han hecho y es que el interés de la banca siempre ha sido ganar, antes que llegar a lugares donde la gente necesita de sus servicios.

A pesar de todo, al interior de la Evaluación de la Estabilidad del Sistema Financiero, analistas del FMI consignan que México ha alcanzado importante desarrollo a nivel macro, al integrar al sistema financiero mexicano en el sistema mundial, con una dinámica mucho más ágil que sus pares emergentes, especialmente los latinoamericanos. No, el FMI admite que México no ha logrado acelerar la penetración bancaria, entendida como la mayor proporción de adultos mexicanos y empresas con una cuenta bancaria, un crédito vigente o con tarjetas de crédito. En la revisión sobre México, evidencian que esta baja inclusión deriva del lento crecimiento per cápita y la baja expansión de la productividad laboral que prevalece desde el 2011.

Textos de consultoras también aseguran que la banca en México debe estar a la par de los retos que presenta la economía mundial en la actualidad y trabajar en la adopción de nuevas reglas para mejorar aspectos respecto al nivel crediticio, además de herramientas de acceso a información bancaria para los usuarios. Adicionalmente señala que los miembros de los consejos de administración de la banca en el país deben poner un mayor énfasis en el análisis de riesgos y cambios en temas como  la nueva normatividad contable que se está dando en el mundo para las instituciones financieras.

Es muy probable que próximamente se emitan nuevas regulaciones internacionales para crear un mejor entorno para la banca, sobre todo en la solvencia de las instituciones, un asunto en el que los bancos en México deben estar atentos.

También hay que tener en cuenta, para que haya una mejor eficiencia de la banca en el país, debe haber una mayor eficiencia en las estrategias sobre  las nuevas conductas del consumidor.

De esta forma, los desafíos que deberán vencer las entidades financieras para lograr sus objetivos incluyen: recuperación de la confianza y fidelidad de los clientes; aumento de la eficiencia del capital por medio de la reducción de costos y el desarrollo de nuevas áreas de oportunidad en la generación de ingresos.

Es muy importante la necesidad de atracción y retención de clientes por medio de productos nuevos y diferenciados, además de reestructuración de las comisiones.

Hay que estar atentos sobre esta convención bancaria a que en el mundo se está poniendo sobre la mesa el triunfo de un candidato de izquierda. Por ejemplo, el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), que aglutina a las entidades financieras más importantes del mundo, reconoce que las expectativas de que un candidato de esa corriente en México gane la elección presidencial en julio de 2018 son elevadas.

La institución con sede en Washington D.C. admite que son altas las expectativas de que un político de tendencia nacionalista se convierta en presidente, en medio de una economía débil, mayor tensión con los Estados Unidos y la combinación de una fragmentación política.

Así pues son muchos los temas que se tratarán (entre ellos la muy presumida Ley Fintech) y se cuestionarán en esta nueva edición de la convención bancaria en Acapulco, que reúne a los dueños del dinero con los aspirantes a la presidencia.

*Analista de temas económicos.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Descubriendo misterios con Fernanda Solórzano
Por

El primer libro de la crítica Fernanda Solórzano invita a recuperar el ritual de asistir a una sala de cine y reflexiona...