Les comparto una historia que muestra el poder del on-demand economy para potenciar las vidas de las personas y permitir la movilidad social.

 

Juan es un plomero que trabaja con una plataforma en línea para contratar servicios para el hogar. Hasta hace poco, Juan era un trabajador informal que trabajaba subcontratado o a través de recomendaciones de boca en boca. No le iba necesariamente mal, pero no tenía forma de salir de un círculo en que ganaba siempre lo mismo, y era rehén de contratistas que sólo le pagaban un 40% de lo facturado. Su hijo, un muy buen estudiante, quería ir a la universidad, pero Juan no pensaba que la podría pagar, y aun si se graduara no creía que su hijo pudiera tener la capacidad de conseguir un trabajo, por lo que estaba resignado a que también fuera plomero.

Después de haber probado publicarse en páginas amarillas tradicionales, de haber trabajado con arquitectos, de haber trabajado en una constructora sin poder ganar más que un salario mínimo a pesar de realizar un excelente trabajo, Juan escuchó en la radio un anuncio de IguanaFix y se registró. Su esposa, Ángela, no tenía esperanza alguna y se burló de él. Juan llamó para registrarse telefónicamente, porque no tenía un computador, y concretó su entrevista en persona para el chequeo de antecedentes. A la entrevista fue con su hijo, Pablo, quien iba a trabajar con él. Pablo sí tenía un smartphone, su único activo fijo de valor. Cuando trataron de enseñarle cómo utilizar la plataforma, a Juan le costaba entender; Pablo, sin embargo, la encontró fácil de intuir, fácil de utilizar y sugirió ser él quien administrara los trabajos.

PUBLICIDAD

Terminando el proceso de registro, Juan se dio cuenta de que un requerimiento era estar formalizado y poder emitir notas fiscales. Nunca había estado registrado como contribuyente y tenía aversión a hacerlo. Le explicaron que era necesario para trabajar con empresas, que era un proceso sencillo y que tenía ventajas para su futuro, como tener acceso a financiamiento.

Y así Juan comenzó a tomar trabajos en IguanaFix. Llegaba a tiempo, hacía un buen trabajo, le daban buenas calificaciones, y esas buenas calificaciones se convirtieron en un círculo virtuoso de más trabajos y mejores calificaciones. Pablo administraba los trabajos en la plataforma y enviaba detallados presupuestos a sus clientes. Pablo se dio cuenta de que si estudiara para ser maestro de obra podría generar mejores cotizaciones, así que se inscribió en instrucción nocturna; le enseñó a su madre a manejar la administración del aplicativo para cuando él estuviera estudiando.

Juan comenzó a tomar trabajos mayores en la plataforma y se convirtió de un trabajador unipersonal a un pequeño empresario.

Pablo terminó el curso de maestro de obras y ahora es estudiante de arquitectura; el primer estudiante universitario en su familia (probablemente con más experiencia profesional que cualquier otro). Ángela, que era ama de casa, se encarga de los temas administrativos de la empresa, y están aplicando a un crédito para comprar su primer auto.

IguanaFix no es una organización no gubernamental, no hace caridad, pero esta historia que les comparto muestra el poder del on-demand economy* para potenciar las vidas de las personas y permitir movilidad social en países donde tanto nos cuesta. Empresas como Uber, IguanaFix y muchas otras permiten que personas que eran empleadas o subempleadas tengan acceso a convertirse en pequeños empresarios y controlar su destino. Obviamente, siempre y cuando estén dispuestas a trabajar duro.

Seguiremos de cerca los pasos de Pablo, que estamos seguros será un gran arquitecto, y quizá trabaje para un estudio, quizá tome la pequeña empresa familiar y la convierta en una gran constructora, quizá sea un arquitecto independiente que tenga acceso a trabajos a través de una plataforma virtual. Estoy seguro de que millones de historias como ésta se escribirán en nuestros países en los próximos años gracias a las oportunidades que trae la tecnología a pequeños emprendedores.

De esta anécdota de Juan y su familia les comparto cuatro ventajas de la on-demand economy para la sociedad:

  1. Da seguridad y comodidad para los usuarios: Las empresas de tecnología que facilitan el servicio hacen verificación de identidad y antecedentes de las personas para garantizar la seguridad de los usuarios. A su vez, los usuarios pueden agendar servicios de forma simple y gratuita a través de interfaces intuitivas y pagar con la misma facilidad con la que pagarían un producto físico (en cuotas, por ejemplo).
  2. Genera competencia justa: Plataformas como IguanaFix permiten al cliente pedir presupuestos fácilmente de varios proveedores de servicios permitiendo a pequeñas empresas o empresas personales tener acceso a demanda que anteriormente sólo habría ido a grandes empresas.
  3. Fomenta la transparencia: Las calificaciones de los usuarios dan visibilidad absoluta a la calidad de un profesional. Los incentivos están alineados. Un profesional que llega a tiempo, tiene buen trato y hace un buen trabajo, cada vez recibirá más trabajos y viceversa.
  4. Promueve el crecimiento de la pequeña empresa: Así como Juan, una persona que tiene mentalidad emprendedora y ganas de crecer puede de a poco transformarse en un empleador. El estar formalizado le permite acceder a crédito para comprar nuevas herramientas o un vehículo para poder dar un mejor servicio o tomar más servicios en el mismo día. También le permite contribuir a un fondo de pensión para tener un ingreso el día que decida parar de trabajar.

 

*On-demand economy se conoce como la actividad económica creada por las empresas de tecnología para satisfacer la demanda de los consumidores a través de la provisión inmediata de bienes y servicios.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @matiasrecchia

LinkedIn: Matias Recchia

Páginas de empresas: IguanaFix

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El impacto de la movilidad corporativa
Por

Aún no se le está sacando el máximo provecho al creciente poder de cómputo en manos de la población. Sólo 21% de las org...