“Cuando un hombre va a una entrevista de trabajo, generalmente le preguntan qué quiere o qué planea lograr en el puesto, cuando una mujer va a una entrevista se le evalúa por lo que ya ha logrado, es una diferencia sutil que habla de las barreras que existen para las mujeres, incluso para aquellas que tienen altos grados de educación”. La voz al otro lado del teléfono es de Gina Diez Barroso, fundadora del centro Dalia Empower.

Esta iniciativa busca llevar el empoderamiento a un terreno real: las vidas profesionales de las emprendedoras, las mujeres que trabajan en empresas o en la política y las estudiantes que están por decidir qué carrera universitaria deberán tomar.

El plan consiste en un curso de cuatro meses donde se identifican las fortalezas y áreas de oportunidad que las alumnas deben trabajar, luego viene un plan de mentoría para dar seguimiento a los proyectos de manera individual.

“Nuestra primera generación lleva dos meses y las chicas han creado una red impresionante, quieren hacer proyectos juntas, eso es parte de lo que buscamos: crear todo un ecosistema de mujeres que puedan apoyar y retroalimentar el trabajo conjunto”.

PUBLICIDAD

Dalia Empower implicó una planeación de dos años y trabajo conjunto entre Gina Diez Barroso, Beatriz Gasca, María del Carmen Bernal y Alba Medina. Este centro de empoderamiento funcionará con un esquema de franquicia que ofrece el curso integral de cuatro meses y cursos de dos meses para habilidades específicas como relaciones públicas, marketing, administración del tiempo y posicionamiento de marcas en redes sociales.

En su primera generación, participan 40 mujeres y se prevé que en el total de programas puedan verse beneficiadas 2,000 mujeres en el primer año de arranque. El modelo de Dalia Empower llegará como franquicia a Estados Unidos, Canadá, Colombia, Perú, Panamá, Costa Rica, Chile, Argentina y Brasil.

“Tenemos una metodología que contempla la aplicación práctica de los conceptos, queremos que la búsqueda de equidad se refleje en más puestos directivos, en mejores capacidades de gestión, en más empresas creadas por mujeres”, explica Gina Diez, quien también es fundadora de la Universidad Centro.

Las mujeres destinan más del 70% de sus ganancias a la comunidad y a su familia, en tanto que los hombres sólo inyectan entre 30 y 40% de sus recursos para dichos fines, según la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias Ammje.

En el país, de cada cinco pequeñas y medianas empresas que se abren, tres están lideradas por mujeres y las mujeres empresarias de México aportan 37%  al Producto Interno Bruto, según el INEGI.

Pero en Dalia Empower los hombres también juegan un papel importante, una de sus áreas es Dalia to go cuyo principal objetivo es trabajar con las empresas para certificarlas en el cumplimiento de estándares de equidad laboral.

“La parte sexual influye en las relaciones entre hombres y mujeres en el plano profesional, es importante que las empresas tengan metodologías de mentoría pura que propicien relaciones de desarrollo profesional más sanas y más efectivas”, concluye.

 

 

Siguientes artículos

Hay que aliarse con los hombres para empoderar a las mujeres
Por

No basta con tener programas de “equidad” en las empresas. Si no hay un compromiso genuino de los hombres, no se logrará...