Como consecuencia del estallido social que comenzó en abril del año pasado, luego de las protestas contra las reformas a la Seguridad Social, el Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua se contraerá entre 7.3% y 10.9% en 2019, así lo dio a conocer la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

La organización advirtió que las sanciones impuestas al país por parte de Estados Unidos jugarán un rol clave en la dinámica de la actividad económica. Esto luego de que a finales del 2018, el presidente estadounidense, Donald Trump, emitiera una orden ejecutiva en la que declaró a Nicaragua una amenaza para la seguridad nacional de su país.

Esa orden, que permite congelar activos y bienes a funcionarios nicaragüenses que identifiquen como cómplices de actos de corrupción y abusos graves contra los derechos humanos, ha sancionado ya a Rosario Murillo, vicepresidenta y primera dama del país, y a Néstor Moncada Lau, asesor de seguridad nacional.

Al mismo tiempo, el Senado estadounidense aprobó el proyecto de Ley de Derechos Humanos y Anticorrupción de Nicaragua, conocida como Nica Act, que contempla restricciones a los préstamos otorgados a Managua por instituciones financieras internacionales donde Estados Unidos tiene voto, exceptuando el financiamiento a proyectos que promueven la democracia y las necesidades básicas de los nicaragüenses.

PUBLICIDAD

Puedes leer: Reformas a la Seguridad Social entran en vigor en Nicaragua

Así, con la aprobación de ambas sanciones, Funides estima que las tasas de crecimiento de -7.3% y -10.9% en 2019 y una tasa de inflación de 7.2%, lo que provocaría un efecto indirecto en el crecimiento económico porque causarían incertidumbre en los agentes económicos.

“Y en la medida que la crisis se extienda, es probable que las agencias calificadoras de riesgo continuarán disminuyendo la calificación de Nicaragua, incrementando el costo del financiamiento y deteriorando el clima de negocios”, observó la organización.

Nicaragua, que hasta abril del año pasado cuando estalló la crisis social y política, era considerado uno de los países más seguros de Latinoamérica, esperaba que su economía creciera entre 4.5% y 5% en 2018; sin embargo, el Banco Central bajó las perspectivas como resultado de la crisis.

Al final, la economía de Nicaragua se contrajo un 4% en 2018, tal como lo previó el Fondo Monetario Internacional, según informó el lunes pasado el Gobierno.

 

Siguientes artículos

Lionbridge abre el primer laboratorio de gaming en Costa Rica
Por

Con una inversión de 150,000 dólares en su primera etapa, este laboratorio pretende ser una compañía con operaciones a n...