Había escuchado bastante sobre el Agente Topo, así que me animé a ver el documental este fin de semana. Sin afán de estropearte el inicio o el final de esta joya chilena nominada al premio Óscar, quisiera aprovechar el tema para reflexionar algo que quizá hoy parece tan lejano que ni siquiera vale la pena pensarlo: ¿has pensado qué harás cuando tengas más de 70 u 80 años y hayas dejado de trabajar?

En esta película el protagonista emprende una aventura al infiltrarse en un hogar para ancianos con el objetivo de averiguar las condiciones en las que vive una habitante del lugar. Al inicio, su nuevo trabajo de espía le resulta emocionante, pero al paso del tiempo, su viaje le revela la dura experiencia de viejos abandonados, enfermos y ansiosos ante la enfermedad o el olvido.

Hoy para nada nos quita el sueño nuestra vejez, pero el futuro no pintará bien si desde ahora no tomamos precauciones.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la tasa de pobreza en la tercera edad es superior al 20% en países como México, y según el Centro Internacional sobre el Envejecimiento (Cenie) con sede en España, en 2050 habrá en el mundo más de 400 millones de personas con 80 años o más; y alrededor de 3.2 millones con 100 abriles. 

¿TE LO PERDISTE? La inversión de Warren Buffett, el sexto hombre más rico del mundo, que también puedes hacer tú

¿Qué estamos haciendo para asegurarnos una buena vejez?

La esperanza de vida ha aumentado, pero la esperanza de vivir en condiciones óptimas no avanza de la misma manera.

Recordemos que un trabajador retirado solo recibirá 30% de su último sueldo cotizado. Las aportaciones voluntarias son importantes para hacer que ese capital le permita vivir dignamente, no obstante, se sabe que hoy el ahorro voluntario solo representa 2.4% del monto total de las Afores.

Aunque todavía falta mucho por lograr en esta labor, Daniela Becerril, directora comercial de Vida y Salud de MAPFRE, indica que en los últimos cinco años se ha observado una evolución en lo que significa la jubilación y el ahorro para el retiro.

“Hace 8 o 10 años el mercado objetivo de muchas compañías de seguro era de personas entre 35 y 40 años, activos en el mercado laboral, que ya tenían medido su nivel de ingresos y gastos y que, por lo tanto, podían determinar su nivel de ahorro para destinar a un seguro de vida o para el retiro. Ahora nos encontramos con dudas de clientes cada vez más jóvenes e incluso vamos teniendo agentes más jóvenes que se interesan por involucrarse en el mundo de los seguros, eso no se veía antes”, indicó.

En opinión de la especialista, ha quedado atrás la creencia de que los hijos se encargarán de cuidarnos en la vejez, pues la propia maternidad y la dinámica laboral de las nuevas generaciones cambiaron el panorama. El escenario económico, político y social nos está haciendo pensar más seriamente de qué vamos a vivir cuando lleguemos a los años dorados.

TE PUEDE INTERESAR: Nenis, lecciones de finanzas y emprendimiento

Preguntas como ¿qué tipo de producto me conviene?, ¿cuánto recibiré a los 65 años?, ¿en qué me afectan las reformas a las afores?, son un claro síntoma de que los abuelos del futuro queremos conservar aunque sea un poco del estilo de vida por el que ha sido tan reprochada nuestra generación.

Pero no imaginemos una horda de abuelos y abuelas hedonistas, pues estoy casi segura de que la mayoría aspiramos a pasar esos días tranquilos, sin apuros económicos, pero eso sí, fuera de las paredes de un asilo que el buen Sergio quiso dejar atrás para volver al calor de un hogar y una familia que le esperaban.

“De ahí la importancia de ir pensando cómo voy a construir ese patrimonio. De ir guardando e invirtiendo hoy parte de mis ingresos para mañana recibir 2, 3 o 4 millones de pesos. Los instrumentos de ahorro para el retiro que existen actualmente lo permiten”, señala Daniela Becerril.

Y como dijera don Sergio en su papel de Agente Topo, “Rómulo, sé que pediste datos objetivos y no opinión, pero te los voy a dar igual y no me voy a quedar callado”: se dice que la juventud es una locura, la madurez una lucha y la vejez un lamento, pero para bien o para mal, la última palabra acerca de nuestro destino en el ocaso de la vida deberíamos tenerla nosotros.

Y por cierto, si te quedaste con la curiosidad y quieres echar un vistazo a los rendimientos que te puede dejar el ahorro voluntario en tu Afore o un plan de retiro privado, echa un vistazo a la imagen.

Fuente: MAPFRE
 

Siguientes artículos

vivienda hipotecaria
¿Es un buen momento para comprar una casa? BBVA México dice que sí
Por

La institución financiera prevé para 2021 un crecimiento del 4% en el otorgamientos de créditos hipotecarios gracias a l...