Por Julio Pilotzi*

El Grupo Inditex de España, pinta bien para avanzar en nuestro país en donde ya es líder, y es que maneja actualmente marcas de gran relevancia como Zara, Bershka, Pull& Bear y Oysho. Destaca entre las mayores empresas que influencia en la moda en nuestro país. Tan solo de enero a diciembre del 2017, las exportaciones españolas de moda a Latinoamérica se elevaron un 7.17%, hasta mil 889 millones de dólares, según datos del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX).

Además de ser la puerta de entrada a Latinoamérica para muchas empresas de moda, México volvió a ser el principal destino de las exportaciones españolas del sector en 2017. El país importó 731.6 millones de dólares en el último año. México es la tierra fértil para los mayores grupos de moda de España. El país es el único mercado en Latinoamérica en que el que Inditex opera con sus nueve cadenas y cuenta con una red de más de trescientos puntos de venta.

Otros titanes ibéricos como Mango, Grupo Cortefiel o Desigual también concentran gran parte de su negocio internacional en el mercado mexicano. La industria textil y de la confección lleva casi un año trabajando a 60% de su capacidad, pero podría caer en crisis si cambian las reglas comerciales entre México y Estados Unidos por la dependencia que hay hacia el país vecino, algo que sabe la Cámara Nacional de la Industria Textil, y que termina encendiendo sus alarmas.

PUBLICIDAD

Inditex avanza con paso en firme en América, donde inaugura ya el 22% de sus nuevos locales. México es su principal ancla. No obstante, el líder mundial de la distribución textil inauguró el pasado ejercicio 61 nuevas tiendas en el continente, entrando en tres nuevos países como Paraguay, Nicaragua y Aruba. Alcanzó una red compuesta en total de 743 tiendas. Pero el crecimiento se está enfocando especialmente en México donde las cosas a nivel económico no estarán del todo bien.

El 2017 fue un año complicado para la economía mexicana y todo parece indicar que éste mantendrá el deterioro, aunque el Banco de México en su más informe trimestral correspondiente a octubre-diciembre 2017 se muestra optimista. Por su parte la mayoría de los especialistas en economía del sector privado prevén un crecimiento que oscila entre el 2.3% y el 1.95% en 2018 y una inflación general entre 3.85% y 5.1%, mientras que el cierre en el tipo de cambio podría ser de 18.66 pesos.

El ingreso laboral per cápita real mostró una disminución anual de 2.5% entre el cuarto trimestre de 2016 y el cuarto trimestre del 2017, al pasar de mil 711.62 a mil 669.31 pesos, se reporta en la publicación trimestral de las variables relacionadas con el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP), del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Lo que significa que más de 50 millones de mexicanos, que equivale aproximadamente al 41% de la población, perciben ingresos económicos inferiores al costo de una canasta alimentaria, lo que los coloca en una situación de pobreza laboral. Eso no es un buen panorama para Inditex.

Por otra parte, ya lo decíamos, México enfrenta riesgos de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, la reforma fiscal de Trump, la posible degradación de la calificación crediticia frente a la situación de la deuda pública, la inflación alta por efecto de la debilidad cambiaria acumulada en años, el ajuste al alza de las gasolinas, escándalos de corrupción, repunte de la violencia a niveles históricos, elecciones estatales de relieve y desastres naturales.

De ahí que para ninguna industria las cosas sean fáciles. Es el reto de Inditex. De acuerdo con los reportes elaborados por HR Ratings, CitiBanamex, Intercam Casa de Bolsa y Sura, sobre las perspectivas económicas de México para 2018 los especialistas en el tema prevén que el panorama será similar al de 2017. Nada prometedor. Inditex cerró el ejercicio el pasado 31 de enero con 360 tiendas en México y 81 en Estados Unidos, tras la apertura de 22 y 10 establecimientos, respectivamente.

Nuestro país, en concreto, es el primer mercado para el grupo en toda Latinoamérica y el quinto en todo el mundo, por detrás tan sólo de España, China, Rusia e Italia.

El gigante gallego tiene en el mercado mexicano 79 tiendas de Zara, 64 de Bershka, 58 de Pull&Bear, 46 de Oysho, 37 de Massimo Dutti, 36 de Stradivarius, 25 de Zara Home y 12 de Uterqüe.

La firma española tiene próximas aperturas previstas ya en centros comerciales de Puerto Vallarta y Cancún. La demanda de ropa y calzado está creciendo a un ritmo del 20% a superficie comparable, y hasta un 24% si se incluyen los nuevos establecimientos. México, que fue uno de los países en los que Inditex inició su expansión internacional, tras Portugal, Estados Unidos y Francia, es así la gran locomotora de la compañía no sólo en América, sino también a nivel mundial junto a China y Rusia.

Estados Unidos, por su parte, es ya el segundo mercado de Inditex en el continente americano, con un total de 81 establecimientos. La expansión en este caso se ha concentrado básicamente con Zara, el buque insignia del grupo, que suma 78 tiendas en el país, a las que hay que añadir otras tres más de Massimo Dutti.

Los últimos países de la región donde ha entrado la compañía son Paraguay, Nicaragua y Aruba. Así, entre los países más grandes, el único donde aún no hay una tienda de Zara o de alguna de las otras cadenas de Inditex es Bolivia. En 2016 la empresa abrió en todo el mundo 279 locales, llegando así a 93 países, y para este ejercicio Pablo Isla anunció una inversión de 1,500 millones de euros más con el objetivo de mantener el mismo ritmo de crecimiento que hasta ahora.

Las ventas realizadas en el continente americano, a través de la red de establecimientos físicos o del negocio online, representó en el último año ya el 15.3% de la facturación global del grupo, que se elevó a 23,311 millones de euros. El gigante gallego elevó sus ventas en el último año 12%, hasta 23,311 millones. En el presente ejercicio, la compañía tiene prevista una inversión total de unos mil 500 millones de euros para proseguir con su ritmo de inversiones enfocadas en la ampliación de la red comercial y, especialmente, del número de tiendas ecoeficientes, la modernización logística o el impulso al programa de recogida y reciclaje de prendas, entre otros aspectos clave.

Así, prevé un ritmo de aperturas netas similar al de los últimos años, con alrededor de 300 nuevos locales, dentro de su estrategia de apertura de tiendas significativas en los principales emplazamientos comerciales del mundo. Inditex se vuelca en las potencias de Latinoamérica para seguir creciendo. El gigante español ha concluido el primer semestre de su ejercicio 2017 con un total de 637 establecimientos en la región, trece más que los que tenía a cierre de su ejercicio 2016.

Entre febrero y julio, Inditex sólo abrió tiendas en México y Colombia, mientras que en Venezuela cerró dos puntos de venta. El número uno de distribución de moda del mundo ha enfocado su expansión en ambos mercados, los de mayor crecimiento para la moda latinoamericana. Siendo territorio azteca el quinto mercado para Inditex por número de tiendas, y el tercero por aperturas en la primera mitad del año, sólo por detrás de China e Italia y empatado con Arabia Saudí.

Pero, además, el mercado mexicano es el único país en la región en el que Inditex está presente con todas sus cadenas: Zara, Zara Home, Pull&Bear, Bershka, Stradivarius, Massimo Dutti, Oysho, Uterqüe y Lefties. De acuerdo con el reporte del primer semestre de su ejercicio fiscal, América concentró el 16% de las ventas globales de la cadena, frente al 15% del mismo periodo de 2016.

La compañía presidida por Pablo Isla obtuvo una utilidad neta de 1,366 millones de euros y las ventas se situaron en 11, 671 millones de euros, es un monstruo de la venta de ropa.

El gigante gallego planea la apertura de cuatro nuevas tiendas de sus marcas Zara Home, Stradivarius, Oysho y Pull & Bear en la próxima Plaza Averanda, en Cuernavaca, Morelos, que espera abrir sus puertas en noviembre de este año.

Plaza Averanda, un proyecto de usos mixtos desarrollado por Proarquitectura y Ares, está ubicado a menos de un kilómetro de la autopista México-Acapulco y tendrá una extensión de 61 mil 600 metros cuadrados.

Con estas cuatro aperturas en Cuernavaca y las próximas tres de Massimo Dutti en Mérida y Pachuca, Inditex rebasará las 380 tiendas en México. De acuerdo con la página web del conglomerado español, hasta el momento, Inditex está presente en el mercado mexicano con 370 establecimientos, en ciudades como Guadalajara, Monterrey, Cancún, León, México, por nombrar algunas. Sin duda esta empresa es un ejemplo de despliegue comercial a nivel mundial, lo interesante es que nuestro país se coloca como uno de los motores de crecimiento institucional de Inditex.

Pero dentro de toda esta feria de números y de aspectos positivos, tiene atender con prontitud, un nuevo marco laboral, ya que sindicatos en diferentes naciones le están exigiendo nuevas condiciones laborales. Y su nueva apuesta que le había dado grandes resultados con grandes ganancias, está generándole grandes problemas, ya que la alta demanda de las compras online, colapsa a sus empleados de sus tiendas.

Además de convencer a sus inversionistas, de que a pesar de la baja en sus ventas hay buenas perspectivas. Apenas hace unos días informó que sus números correspondientes al cuarto trimestre de 2017 estarían por debajo de nuestras estimaciones, algo que se dejó sentir en sus acciones. Pero los datos poco buenos no tienen como origen los meses recientes, ya que el problema, comentan, viene de la mitad de 2017, cuando sus ventas se habrían ralentizado, afectadas además por una apreciación del euro.

El 14 de marzo se conocerán los datos reales, pero quienes ya han tenido acceso a documentos mencionan que cuando se revisaron el margen bruto, que es el beneficio que se obtiene por cada prenda vendida, descontados los costos, ha sido decepcionante. Lo peor aún para la española es que no se prevé cambios sustanciales en los próximos trimestres. Una nueva estrategia estructural en sus operaciones podría dar a los inversionistas el beneficio de la duda.

Sin duda esta empresa es un ejemplo de despliegue comercial a nivel mundial, pero está cayendo en una delicada crisis, que está terminando por afectar a su creador Amancio Ortega, el cual ha dejado de ser el hombre más rico de Europa, el fundador de la multinacional gallega ha caído del cuarto al sexto puesto de la lista los más ricos del mundo de la revista Forbes, con ahora 70 mil millones de dólares, mil 300 menos que 2017. Bernard Arnault (Louis Vuitton) con una fortuna de 72 mil millones de dólares, ahora ocupa su lugar.

Amancio Ortega deja el top 5 de los grandes multimillonarios del mundo, y saludará desde ahora posición a Mark Zuckerberg, quien en el quinto lugar tiene 71 mil millones de fortuna. Jeff Bezos, dueño de Amazon, es ahora el hombre más rico del mundo con 112 mil millones de fortuna estimada. Le sigue Bill Gates, accionista de Microsoft, con 90 mil millones, y Warren Buffett, de Berkshire Hathaway, con 84 mil millones de dólares.

*Analista de temas económicos.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿De qué hablaron en su reunión Jared Kushner y Peña Nieto?
Por

Comercio justo, migración, tráfico de armas, así como la continuación de las negociaciones del TLCAN de manera expedita,...