Por: Gerardo Islas*

“Cuando una crisis sucede,

existen 3 opciones:

Dejar que te defina,

Dejar que te destruya o 

Dejar que te fortalezca.” 

Warren Buffett.

Un líder se define en función de sus decisiones, acciones, omisiones, estrategias, comunicaciones y resultados. Y no existe un mejor momento para vislumbrar las capacidades, virtudes y defectos de un líder que un periodo de crisis. 

En momentos en que México se encamina al punto más critico de la pandemia y en donde todos los liderazgos mundiales están siendo firmemente enjuiciados por los tribunales de la opinión pública, resulta pertinente hacer una reflexión sobre el liderazgo en momentos de gestión de crisis.

No cabe duda que liderar es un arte, que implica dibujar el futuro, ya que el líder debe regir la realidad y no dejarse regir por ella. Para regir la realidad, el líder requiere diseñarla, debe tener de antemano un diseño; imaginar que se quiere hacer, a donde se va. ¿Qué cosa hace un arquitecto antes de poner manos a la obra? Hace un diseño de aquello que va construir.  

Pero antes, el líder debe comenzar por si mismo. José Ortega y Gasset, afirmaba que “Para dirigir a los demás, es requisito indispensable imperar sobre uno mismo.” Dicha afirmación resalta un principio fundamental en la teoría de liderazgo: El liderazgo comienza por liderarse a si mismo. El líder debe ser capaz de gobernarse a si mismo, gobernar su pasiones e impulsos para con ello estar en aptitudes de liderar a los demás. 

Es evidente que en un periodo de crisis esta cualidad se dificulta, en virtud de que hay un sin fin de emociones y presiones que se viven en el día a día, con fuerte impacto emocional, pero si algo debe distinguir a un líder eficaz, es el liderazgo emocional.  

Una inteligencia que no solo se caracteriza por el cociente intelectual y las capacidades cognitivas, sino además por otros factores que son decisivos en situaciones de crisis, como por ejemplo la adaptación del estilo de liderazgo en función de la situación concreta.

En ese sentido, una crisis implica, sin duda, un reto trascendental en la historia de un líder, son situaciones que, para bien o para mal, lo definen, ya que una crisis nos presenta la oportunidad de desnudar habilidades y deficiencias.

Han existido lideres que un periodo de crisis no solo no logró debilitarlos, sino que logró fortalecerlos y guardarles un lugar especial en la historia del liderazgo. 

En 1933, Franklin D. Roosevelt asume la presidencia de EUA, en momentos sumamente complejos: el país estaba en bancarrota, los bancos estaban cerrados, las operaciones comerciales se encontraban suspendidas, y la fuerza de la gran depresión había mermado psicológicamente a la nación. 

En su discurso inaugural como presidente, en el momento en que nada parecía posible, las palabras de Roosevelt fueron cambiando las expectativas del pueblo hasta tal punto que ese mensaje pasó a la historia como un punto de inflexión en el destino de Estados Unidos. 

Durante la semana siguiente, llegaron a la casa blanca más de medio millón de cartas en apoyo a Roosevelt. El presidente, en un solo discurso, había logrado cambiar el ánimo de la nación y marcar el inicio de la recuperación económica. Fue el inicio de una gran historia de un liderazgo eficaz en el manejo de un periodo de crisis severa.

Ahora bien, actualmente, la sociedad vive la mayor crisis sanitaria, económica, social y política de la que tengamos memoria. Todos los lideres políticos, sociales, económicos y empresariales están siendo evaluados por lo que hacen pero también por lo que dejan de hacer en estos momentos obscuros. 

Nunca como ahora el liderazgo había estado con tanta intensidad bajo la lupa de la nación. El veredicto de la historia, nos dirá que lideres si estuvieron a la altura y quienes no, así como aquellos quienes se quedaron en el discurso. 

Los romanos tenían una frase para lo anterior: “Res Non Verba”. Hechos no palabras. 

Contacto:

Twitter: @gerislas

Instagram: @gerislasm

Facebook: Gerardo Islas https://www.facebook.com/gerislasm/

**Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Recomiendan a empresas realizar pruebas de Covid-19 en regreso de actividades
Por

El infectólogo Alejandro Macías advierte que la iniciativa privada deberá aplicar pruebas de Covid-19 a sus empleados al...