En los comicios de mañana se pone también en juego la permanencia del Reino Unido dentro de la Unión Europea, debido a elección del Parlamento.

Con 1% de diferencia entre el Partido Conservador y el Partido Laborista,  las elecciones generales a efectuarse mañana en Reino Unido no tienen un claro ganador, según las encuestas de las empresas Opinium y TNS.

En los comicios que se celebrarán en Reino Unido e Irlanda del Norte se elegirán a 650 miembros de la cámara baja del Parlamento.

PUBLICIDAD

Otra encuesta realizada por UCM y The Guardian arrojó que los dos partidos se encuentran codo a codo con un 35% de las preferencias cada uno, y que los laboristas habían ostentado un liderazgo de 3 puntos en los últimos nueve días.

Pero algunos políticos creen que los sondeos podrían estar errados.

Neil Kinnock, ex líder de los laboristas, cree que algunos votantes son “tímidos” al exponer sus preferencias a los encuestadores, algo que notó cuando perdió las elecciones en 1992 pese a que los sondeos le habían dado una ligera mayoría hasta el día de los comicios.

“La gente que dice a los encuestadores que no están seguros o que no votarán por los conservadores luego va a las urnas y dice: ‘Qué diablos, me quedaré con lo que ya conozco'”, dijo Kinnock a la revista New Statesman.

Las elecciones ponen en juego decisiones clave para Gran Bretaña por la rara confluencia de factores que podrían ser determinantes para el futuro de la nación en la Unión Europea y su estructura política doméstica.

El primer ministro, David Cameron, ha prometido realizar un referendo sobre si el país debería permanecer o no en la UE en caso de que continúe en el poder. Y los sondeos sugieren que los nacionalistas escoceses podrían emerger como el tercer partido más importante, pese a haber perdido un plebiscito el año pasado sobre la escisión de Escocia del Reino Unido.

“Podemos conseguir una mayoría general que entregue a Gran Bretaña un Gobierno fuerte y estable que continúe con el plan económico de largo plazo en el que está trabajando”, dijo Cameron.

El líder del Partido Laborista, Ed Miliband,  dijo en un mensaje a los votantes indecisos: “Ustedes pueden tener otros cinco años con un primer ministro que pondrá en primer lugar a los ricos y poderosos de este país. O… si yo soy electo primer ministro, tendré como prioridad al pueblo”.

Para que un partido pueda tener la mayoría dentro del Parlamento británico es necesario que logre 326 puesto ganados.

En caso de que los partidos Conservador y Laborista empaten podría suscitarse la opción de un gobierno de coalición. Sin embargo, esta situación no es común en el gobierno británico.

Con información de Reuters.

 

Siguientes artículos

México no debe subir tasas aún, advierte Stiglitz
Por

El fin de los estímulos monetarios en Estados Unidos traerá un endurecimiento de la tasa de interés del Banco de México,...