Por: Ana de Saracho*

Es decir, no estaría de más que su proyecto principal pudiera complementarse con otras fórmulas de relacionamiento con operadores que le pudieran generar eficiencias en la utilización de los recursos públicos, así como mejoras en los tiempos de cumplimiento.

En este sentido, vale la pena revisar las conclusiones obtenidas de las mesas de trabajo realizadas el pasado mes de mayo por la Subsecretaría de Comunicaciones (disponibles en la página web de dicha dependencia), en las que participaron especialistas de la industria, la academia, la sociedad civil organizada y el sector público, exponiendo sus propuestas para lograr la consecución de los objetivos planteados en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 y que serán tomadas en cuenta para la integración del Plan Sectorial correspondiente.

Algunos de los temas abordados tienen relación directa con el objetivo de conectividad que nos ocupa. Así hago un recuento de algunas de las recomendaciones realizadas, las cuales considero no debieran echarse en saco roto como complementarias del proyecto de empresa pública.

Te recomendamos: Cobertura vs. conectividad gratuita de Internet

  • Los Fondos de Servicio Universal si representan una opción viable de financiamiento para desarrollar cobertura social, siempre y cuando estén bien diseñados y se vigile el cumplimiento de su propósito. La propuesta consiste en la asignación de recursos específicos a operadores de tecnologías diversas, incluyendo la satelital, para financiar nuevos despliegues aprovechando la infraestructura existente y las bandas de frecuencias ya concesionadas para cubrir nuevas poblaciones. Esta fórmula permitiría aprovechar al máximo las economías de escala existentes para brindar el servicio con el menor costo posible.
  • Fomentar el uso de concesiones sociales comunitarias para llevar conectividad a zonas no atendidas y aceptar la devolución por parte de operadores móviles de espectro no utilizado en zonas rurales, para que este les pueda ser asignado para su uso a través de dichas concesiones sociales comunitarias.
  • El proyecto de la Red Compartida encomendado en el artículo Décimo Sexto del Decreto de reforma constitucional de 2013 es considerada como una de las soluciones para impulsar el acceso efectivo de la población a la comunicación de banda ancha y a los servicios de telecomunicaciones, sobre todo al haberle sido asignada como medio de acceso la banda de 700 MHz, que es una de las bandas con mayor propagación para el despliegue de cobertura.

Sin embargo, las recomendaciones coinciden en que se debe replantear el calendario de compromisos de cobertura de esta, ya que solo el último 7.2% de las poblaciones a cubrir corresponden a poblaciones desatendidas, cuya cobertura se daría en aproximadamente 3 años. Además, habría que contemplar que dicha red opera con fines comerciales por lo que, conforme a la regulación, solo podría ofrecer servicios a usuarios finales en localidades en las que no exista presencia de ningún operador, ya que por el contrario sería necesario que existan operadores o comercializadoras interesados en contratar sus servicios a fin de que efectivamente sus despliegues de cobertura se conviertan en accesos efectivos de banda ancha a la población.

  • Es necesario realizar una reducción en los derechos por uso de bandas de frecuencias que se cobran anualmente a los operadores móviles, ya que inhiben el desarrollo y nuevas inversiones que también pueden complementar de forma eficiente y expedita el despliegue de cobertura en zonas no cubiertas o bien que se permita la acreditación, hasta un cierto porcentaje de los derechos que pagan anualmente, con inversiones de despliegue de infraestructura para adicionar cobertura de sus redes.

De nuevo reitero mi afinidad con la meta de conectividad planteada, sin embargo, sugeriría que para evitar alguna suerte de “target fixation” que pudiera darse, se buscara una mayor coordinación para evaluar propuestas complementarias que no pongan en riesgo la viabilidad de la empresa pública, sino que complementen su operación y le den mayor sustentabilidad al proyecto.

*Directora de Regulación de Telefónica Movistar México

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Pigmentocracia: Desventajas por el tono de piel
Por

La pigmentocracia sale del clóset y el debate está en las redes sociales. Las prácticas de las empresas han contribuido...