Chiapas, Morelos y Veracruz son los estados con elecciones que presentan el mayor riesgo financiero, advirtió la calificadora HR Ratings. La firma explica que el aumento en el gasto corriente, la contratación de créditos de corto plazo y los  niveles relativamente altos de endeudamiento, así como la falta de transparencia en cuentas públicas, son las razones por las que estas entidades podrían reducir su calidad crediticia en el contexto de elecciones.

“Usualmente, previo al año electoral vemos mayores inversiones en servicios y transferencias, obra pública, servicios generales, que de alguna manera están impulsando las obras o la infraestructura que básicamente (los gobernadores) quieren inaugurar antes del proceso electoral”, señaló Ricardo Gallegos, director ejecutivo de Finanzas Públicas e Infraestructura de HR Ratings.

De las nueve entidades que sostendrán elecciones para gobernador este año, HR Ratings emite calificaciones crediticias de valores gubernamentales a Jalisco, Yucatán, Veracruz, Chiapas y Morelos.

La calificadora advirtió que se detectaron casos en los que se está inyectando una buena cantidad de recursos a gasto corriente.

PUBLICIDAD

“Se puede observar que lo ejercido en las Transferencias y Subsidios de los estados calificados representa en promedio 40.5% del Gasto Total, seguido por el Gasto en Servicios Personales, con 24%, mientras que los gastos no operativos corresponden a 5.3% del gasto total”.

Con la calificación de HR A, Chiapas está considerado como un Estado que ofrece seguridad aceptable para el pago oportuno de obligaciones de deuda, pero mantiene bajo riesgo crediticio ante escenarios económicos adversos.

Sin embargo, el uso de créditos a corto plazo incrementó el año pasado, así como sus pasivos circulantes lo que implica que haya un déficit en su balance financiero, además del complejo entorno político del estado.

“Las autoridades que tomen el gobierno van a tener un escenario complicado y tendrán que hacer ajustes en el gasto”, detalló Gallegos.

En el caso de Morelos, se estableció una calificación de HR A- y de acuerdo al análisis de la calificadora se prevé que enfrente una elección complicada en un contexto de polarización de la sociedad.

“Por el lado de gasto, Morelos es un estado que debería estar pensando para no perder competitividad económica de un estado que, si la tiene por su ubicación importante”, apuntó el director ejecutivo.

Veracruz tiene una calificación crediticia de HR BB, que indica que ofrece insuficiente seguridad para el pago oportuno de obligaciones de deuda, además tiene una observación negativa en su calificación y que a pesar de que realizó en 2017 un refinanciamiento exitoso de su deuda en el segundo semestre de 2017, todavía enfrenta retos importantes en sus finanzas públicas.

En el otro extremo se encuentra Yucatán con una calificación de HR AA- que indica una alta calidad crediticia con gran seguridad para el pago oportuno de obligaciones de deuda, además de mantener muy bajo riesgo crediticio bajo escenarios económicos adversos; en tanto Jalisco con calificación de HR A+ ha sido señalado como uno de los estados con mejores finanzas públicas.

El calendario electoral del Instituto Nacional Electoral (INE) de 2018 indica que en Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán, se elegirán ocho gobernadores.

En la Ciudad de México, se elegirá al Jefe de Gobierno que encabezará por seis años la administración capitalina; así mismo se llevarán a cabo los comicios locales para la elección por mayoría relativa de 33 diputados para el primer Congreso Local de la ciudad, 16 alcaldías, y 96 concejales también electos por mayoría relativa.

Deuda y gasto bajo la lupa

En el panorama general, la contratación de deuda de corto plazo y la configuración del gasto son los principales factores de riesgo para los estados en tiempos electorales. La contratación de deuda de corto plazo está sujeta a condiciones como que no se rebase una proporción de 6% de los ingresos de los estados y que este tipo de créditos tengan fecha de vencimiento, por muy tarde, tres meses antes del cambio de gobierno, sin embargo, pese a que la Ley de Disciplina Financiera contempla sanciones ante el incumplimiento de estas condiciones, HR Ratings explica que sí hay un riesgo de impago de este tipo de financiamientos.

“Los impagos registrados son por créditos de corto plazo que no representan ni un 1% de los ingresos de los estados, pero el caso de Jalisco es un ejemplo de que una entidad puede tardar toda una administración en recuperar la calidad crediticia tras un episodio de impago”.

En materia de costo financiero, el especialista explica que el alza de tasas de interés se refleja en los balances de los estados por lo que las entidades deben buscar reducir sus niveles de deuda, sobre todo de aquella que se contrata para gasto corriente.

“El gasto corriente, en nuestra opinión, sigue constituyendo un componente muy importante que las entidades subnacionales deberían estar analizando cómo reducir. En materia de deuda y ejercicio del gasto, un estado que ya no adquiere financiamiento a largo plazo es poco probable que emprenda obras públicas de alto impacto durante el año, seguramente intentará terminar todas las obras iniciadas e inagurarlas antes del inicio de la veda electoral”.

 

Siguientes artículos

Videgaray ve ‘optimismo razonable’ en supervivencia del TLCAN
Por

Pese a todo, el canciller afirmó que hay que estar preparados para un futuro con o sin TLCAN.