¿Cuál es la relación que busca y sostendrá Hillary Clinton con México en caso de ganar la elección presidencial de Estados Unidos? Ésta es una de las principales interrogantes de cara a la votación del 8 de noviembre y nuestra entrevista con la candidata demócrata revela puntos clave en los que se basaría el trabajo entre ambas naciones.

En su primera entrevista para un medio hispano, disponible en la edición impresa de septiembre, la ex primera dama habló con Forbes Latinoamérica sobre diversos temas de interés para México y la región, destacando los desafíos que enfrenta el país vecino y adelantando los temas en los que trabajará en caso de ganar la elección del 8 de noviembre.

El discurso que emplea revela más que preocupaciones o áreas de oportunidad para mejorar la relación bilateral y con la región, ya que sus palabras desvelan también la cortina en algunos asuntos clave para México y la postura que se puede esperar en caso de que la ex secretaria de Estado tome las riendas de la mayor economía del mundo.

Lee: ¿Quién ganará las elecciones en EU? El big data tiene una respuesta

PUBLICIDAD

 

Las diferencias

En este sentido, “a lo largo de la entrevista Hillary marca contrastes respecto a Trump, utiliza un lenguaje cuidadoso, efectivo y persuasivo”, con el que busca mostrarse y convencer al electorado de que es la mejor opción, señala Alfredo Paredes, experto en comunicación estratégica y CEO de Capitol Consulting & Communication.

“Mientras que Trump sólo destruye, critica, asigna culpas, amenaza, lanza afrentas, disocia, rompe, Hillary se enfoca en dejar claro que de ser electa trabajará para profundizar los esfuerzos de la administración Obama en temas clave: seguridad, desarrollo económico y lucha contra el cambio climático”, agrega.

Para el especialista, Hillary utiliza los argumentos en términos simples y fáciles de asimilar, que invita a los ciudadanos a tomar parte en sus causas, a ponerse de su lado y “enfrentar a los grandes ricos que evaden impuestos, que escapan a la acción de la justicia y que teniéndolo todo ahora amenazan con tomar el poder público, representados por Trump”.

Alejandro Meza, coach de negocios y fundador de la consultora Impulso Humano México, destaca que si bien no hay candidato presidencial que no busque adeptos, “el mejor es aquel que sabe cómo articular a favor el discurso del contrario para hacerlo. Y si algo ha hecho Hillary en cada uno de los espacios es precisamente eso, apuntarse palomitas a la lista aprovechando la irreverencia de su adversario en la contienda presidencial”.

Te puede interesar: Trump se prepara para declararle la guerra a Slim

 

Narcotráfico y responsabilidades

Bajo la lectura de los especialistas al mensaje entre líneas de diversas frases de la entrevista de Clinton para Forbes, la demócrata refleja no sólo que tiene el conocimiento de lo que pasa en su país vecino, sino que también muestra un interés y apertura para buscar soluciones, señala Cecilia Durán Mena, consultora y catedrática en Alta Dirección, respecto a la postura de la ex primera dama de que “México continúa luchando con graves problemas” y que entre sus principales preocupaciones se encuentran “los reportes de torturas, muertes y desapariciones forzadas en todo el país”.

Además, Alejandro Meza apunta que “la comunicación y el nivel de influencia del entorno, inmediato o lejano, es básico para asegurar el voto hispano”, razón por la que Hillary se pronuncia por lo que sucede en algunos puntos de la República Mexicana, ya que en esos lugares podrían encontrarse familiares de los inmigrantes en EU.

Por otra parte, Hillary también reconoció que EU “tiene parte de la responsabilidad por la violencia que se produce justo del otro lado de nuestra frontera” derivada de la demanda de drogas en su territorio.

Para Durán Mena esto puede interpretarse como un reconocimiento de la responsabilidad de EU en un tema delicado y con el que ese país ha combatido por muchos, y destaca que son pocas las ocasiones en que se habla de narcotráfico desde quien demanda el producto y se comparte la culpa con el país desde donde llegan principalmente los estupefacientes.

Lee también: Trump logró convertir el sueño americano en pesadilla

A su vez, Meza, el coach de negocios y ejecutivos, subraya que es un acierto de Hillary hablar de temas “explosivos” como el narcotráfico, y si bien muestra disposición para ayudar a enfrentar este tema desde el combate a las adicciones, al mismo tiempo deslinda del mismo grado de responsabilidad a EU, al señalar que son “los líderes de México quienes al final deben tomar medidas para fortalecer el Estado de Derecho y la gobernabilidad”.

En esa misma dirección, agrega, la demócrata emplea frases melodiosas y que responden al deber ser y la sensatez; sin embargo, que también buscan no ser un riesgo para ella o su eventual gobierno si sale vencedora en los comicios.

 

Los retos para Hillary y México

En el aspecto migratorio, el CEO de Capitol Consulting & Communication destaca que “en donde Trump pone cerrazón, persecución, denostaciones, obstáculos y recriminaciones, ella ofrece apertura, diálogo, cooperación y apoyo”, así como una visión de Estado.

Lee: Con Trump o Clinton, la economía de EU está en riesgo

Al contrario de su rival, Paredes considera que Hillary define como una meta la realización del sueño americano para los inmigrantes proponiendo una reforma integral –la cual asegura que presentaría en sus primeros 100 días como presidenta– que “mantendrá juntas a las familias inmigrantes, integrará a millones de trabajadores a la economía formal, en la que pagarán impuestos y competirán en igualdad de condiciones”.

Además, de que aseguró que como presidenta trabajará “para arreglar nuestro siste­ma de inmigración y reconocer que Estados Unidos siempre ha sido una nación de inmigrantes”, y en asegurarse que la ley migratoria sea “humana, dirigida y eficaz”.

En lo referente al tema comercial y los acuerdos bilaterales en este rubro, Clinton señaló en dicha entrevista que es necesario garantizar que funcionen “para los trabajadores estadounidenses” y que se tiene que renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Te puede interesar leer: Gane o pierda, Trump ya arruinó el año para la inversión extranjera en México

En este punto, Meza considera que ni Hillary ni Trump podrían afectar demasiado las relaciones comerciales actuales “sin afectarse ellos mismos”, pero la demócrata pretende con ello obtener adeptos de las líneas republicanas, divididas por las propias acciones de su candidato; y de los indecisos que dudan ya de las políticas planteadas desde la oposición, pero que apoyarían estas acciones.

En este sentido, mientras que el republicano “se limita a extremismos, ambiciones y banalidades personales”, el discurso de Hillary intenta mostrar que “su motivación es el poder, el estado y la política (…); y que es una mujer de Estado: social, responsable, estable y tolerante”, finaliza Paredes.

 

Siguientes artículos

Inflación de EU se acelera a 1.5% en tasa internanual
Por

El alza en el Índice de Precios al Consumidor fue derivado del incremento en el costo de la gasolina y los alquileres, d...