Aunque Goldman Sachs prevé que no habrá movimiento en las tasas de interés sino hasta diciembre de este año, ofrece un par de consejos para aquellos que busquen la mejor inversión para estos tiempos convulsos.

 

Por Steve Schaefer

PUBLICIDAD

Aquellos que siguen de cerca las decisiones de la Reserva Federal están divididos sobre si el banco central estadounidense elevará su tasa de interés de referencia cuando se reúna del 16 al 17 de septiembre, pero sin importar si el alza llega tarde o temprano, Goldman Sachs piensa que las acciones de alta calidad ganarán tracción a expensas de empresas con una cantidad considerable de deuda a tasa flotante.

En una nota a sus a clientes, el equipo de investigación de estrategia de cartera de Goldman dijo que las acciones con balances sólidos tuvieron un desempeño superior durante las alzas en tasas de la Fed en 1994, 1999 y 2004. El equipo de Goldman, liderado por jefe de estrategia de renta variable estadounidense, David Kostin, argumenta que mientras que las acciones cíclicas tienden a superar a los sectores defensivos en los seis meses siguientes al alza de tasas, en las estructuras de capital de la compañía se puede encontrar una métrica infravalorada.

“Cuando el ciclo de ajuste comience, esperamos que el impacto inmediato llegará a las acciones con una alta proporción de deuda a tasa variable”, dice Goldman. Estas acciones han estado por debajo del S&P 500 desde que el índice de condiciones financieras de Goldman comenzó a subir hace un año, y un alto porcentaje de deuda a tasa variable no corresponden necesariamente con los balances débiles en general.

“La falta de una relación clara significa que los inversionistas que buscan acciones con un balance débil corren el riesgo de pasar por alto a las empresas con alto nivel de deuda variable en momentos en los que nos acercamos al alza de tasas de la Fed”, según Goldman.

La lista de acciones con el mayor porcentaje de deuda a tasa variable está llena empresas que han estado tambaleándose durante los altibajos del mercado en las últimas semanas. Apple (12.7% de deuda a tipo variable) ha perdido 10% en el tercer trimestre, mientras que IBM (9.9% flotante) ha caído 12%, por ejemplo.

Aún así, hay puntos donde los niveles de deuda variable más altos que el promedio y las calificaciones de venta de los analistas de Goldman se conectan, incluyendo Colgate-Palmolive (19.3% flotante), Rockwell Collins (18.2%) y Johnson & Johnson (5.3%).

En el otro lado de la balanza, la canasta de alta calidad de Goldman incluye nombres como Priceline, Biogen Idec, Google y Chipotle Mexican Grill. Apple también aparece en ambas listas de la empresa, lo que ilustra el peligro de apoyarse en una sola métrica para conformar una cartera de inversión.

Desde el punto de vista de Goldman, los inversionistas que tratan de poner en juego las estrategias diseñadas para beneficiarse de un ciclo de endurecimiento de la Fed aún tienen tiempo. Goldman no cree que en la reunión de septiembre la Fed hará algún movimiento a la tasa, pues piensa que éste llegará hasta diciembre.

En la estimación de Goldman, el mercado ya ha “hecho mucho del trabajo sucio de la Fed”, con la reciente corrección del mercado alcista de años de duración que proporciona un freno necesario al entusiasmo y deja espacio al banco central para mantenerse a distancia de las alzas en las tasas que desafíen el crecimiento.

 

Siguientes artículos

Pymes: ¿Qué debes considerar para usar un financiamiento?
Por

Para las Pymes, contar con un buen canal de financiamiento se convierte en un tema de vida o muerte. La Profeco comparte...