El despliegue de la fibra óptica es donde se deberán concentrar los esfuerzos del sector de cara al futuro, y no sólo por el beneficio para los usuarios, sino también como un elemento de competitividad entre los diferentes jugadores de las telecomunicaciones en el país, que a raíz de las medidas antimonopólicas han desatendido ese tesoro que literalmente está enterrado en todo el país.

Para entender esto, es necesario tener claro que esta fibra es clave para las telecomunicaciones, ya que ningún otro material conocido tiene la capacidad de transportar la cantidad de data que se genera en el mundo, y en México, gracias a internet.

La demanda de más, y más moderna, fibra óptica en el país obedece a que en los últimos años, el consumo de las telecomunicaciones ha crecido de manera importante. En tan solo tres años, los accesos a los servicios de telefonía móvil han aumentado en cinco millones, al igual que los de televisión restringida; y los accesos a internet subieron en más de 43 millones a través de tecnologías móviles (40 millones) y fijas (3 millones).

Si a esto se le suma la caída de precios en los servicios, se revela que el crecimiento en el consumo de contenido a través de las telecomunicaciones ha sido exponencial. Por ejemplo, las llamadas salientes a través de tecnologías móviles aumentaron 88%, el uso de mensajes cortos (SMS) creció 71.3% y el consumo de datos móviles se elevó en más de 350%, destaca la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU).

PUBLICIDAD

Además, un análisis de Cisco pronostica que para el año 2021 el consumo mensual promedio de Gigabytes (GB) en México será 168% mayor a lo observado durante el 2016, es decir, de 9.8 a 24.8 GB.

Y para ello, el mismo estudio prevé que las velocidades requeridas incrementarán 121% en las suscripciones fijas y 239% en las móviles.

Todo esto generará presiones importantes sobre las actuales redes mexicanas, lo que obligará a los operadores a incrementar y modernizar sus redes de telecomunicaciones, tanto en su dimensión, como en su capacidad de transmisión de datos.

“Para ello, tendrán que migrar de manera más rápida sus redes basadas en cableado de cobre por fibra óptica, la cual permitirá la mayor transmisión de datos en menores tiempos”, señala Carlos Hernández, analista de The CIU, en su informe.

“México tiene un déficit importante de infraestructura. Es un hecho que el país no cuenta con la fibra que necesita, además de que la que existe no está en todos los casos bien distribuida”, digo Ernesto Piedras, director general de la consultora, en una entrevista previa con Forbes México.

Lee también: La firma italiana que va por el tesoro oculto de México (y por Slim)

En el mismo sentido, en entrevista por separado, Jorge Fernando Negrete, presidente de Mediatelecom, coincidió en que “es evidente que México está necesitado de más fibra óptica”, ya que hoy sólo está conectada a internet la mitad del país.

Unos 65 millones de personas, según las cifras de la Asociación Mexicana de Internet (Amipci). Y de esas conexiones, sólo el 1.20% se hacen mediante fibra óptica, de acuerdo con el estudio Panorama de la Economía Digital, hecho por la OCDE en 2015.

“El reto que tenemos es enorme e implica contar con un mayor despliegue”, agregó el analista.

Ante esto, en su artículo “Despliegue de Infraestructura de Fibra Óptica en México”, The CIU señala que México cuenta actualmente con 402.5 mil kilómetros desplegados en todo el territorio nacional de redes de telecomunicaciones provistas a través de fibra óptica, lo que representa un crecimiento de 161.7% en los último 10 años.

Además de que el ritmo de despliegue de la misma ha pasado de 11.5 mil kms. de fibra óptica en promedio por año de 1992 a 2009, a 31.7 mil kms. en el periodo entre 2010 y 2016. Es decir, se ha triplicado la velocidad de despliegue.

Así que espera que para los próximos años este ritmo aumente y que las redes de los operadores migren de las tecnologías previas al tendido de fibra óptica directo al hogar y negocio. Esto beneficiará a los usuarios con mayores velocidades de transmisión de datos y menores precios.

“Sin embargo, esto sólo se logrará con un escenario de real competencia en el mercado de telecomunicaciones, que cuente con contrapesos al gran poder de mercado que el Agente Preponderante tiene actualmente sobre la infraestructura de fibra óptica”, menciona el informe.

Cabe destacar que las inversiones en fibra óptica en México han estado en manos de grandes empresas de telecomunicaciones, encabezadas por América Móvil, con 194,000 km, seguida por Totalplay con 50,000.

Aunque hay dos factores que inhiben a los operadores a incentivar sus inversiones en este punto:

1.- La decisión del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de obligar a América Móvil a abrir sus redes a terceros, en aras de mayor competencia, lo que bajó el ritmo de sus inversiones en una red propia.

2.- Que ni la firma de Carlos Slim ni otros jugadores del mercado han querido fortalecer sus inversiones en este tipo de red en ciertas zonas porque no las consideran redituables, de acuerdo con Ernesto Piedras.

Te puede interesar: La firma que también ganaría con el internet gratuito en el Metro

 

Siguientes artículos

Presupuesto 2018: desarrollo tecnológico disparejo
Por

A pesar de que el presupuesto que se ejercerá en 2018 tiene un aumento considerable, aún existen muchos baches en la inc...