Detrás de cada una de las obras y proyecciones de Fernando Romero, siempre hay una propuesta y visión sustentables. Él está convencido de que los arquitectos tienen la responsabilidad y el deber de diseñar espacios que fomenten la salud y el bienestar, y convivan con el entorno de una manera más amigable.

“En el despacho, nos encontramos siempre en constante investigación acerca de tecnologías, tendencias y materiales, así como de la manera en la que éstos impactan a la arquitectura”, menciona, en entrevista exclusiva para Forbes Life.

Para quien hoy encabeza el destino de FR-EE (Fernando Romero Enterprise) es claro que la actual contingencia de salud tendrá un impacto en la forma como se diseñarán y construirán los hoteles y conjuntos residenciales de lujo en el futuro.

Fernando Romero
El arquitecto mexicano encabezó el proyecto de diseño del headquarter que alberga las oficinas corporativas Kering en México, el grupo global de marcas de lujo.
Foto. Camila Cossio Photography.

También te puede interesar:

Hoteles que inspiran con arte y cultura

Mármol: fuerza y belleza para crear atmósferas acogedoras

Definitivamente, los espacios abiertos y de recreación serán una parte esencial en este tipo de proyectos, reflexiona. Agrega que las nuevas obras serán pensadas a partir de un enfoque indudablemente diferente.

Por ejemplo, las oficinas dentro de los rascacielos tendrán que contar con sistemas de filtrado y recirculación del aire para evitar la propagación de cualquier virus. Asimismo, se fomentarán los espacios que ofrezcan mayores experiencias de bienestar y salud para los usuarios.

¡Descubre! Nüwa: Así sería futura ciudad en Marte

Fernando no duda en asegurar que esta pandemia ha provocado un
replanteamiento, no sólo en la manera de trabajar e interactuar con sus
clientes y consultores, también en la forma de imaginar y crear sus diseños arquitectónicos. Desafíos que asume con entereza.

“La labor del arquitecto se vuelve parte fundamental de la sociedad”

Fernando Romero

Eterno admirador de Luis Barragán, quien posicionó la arquitectura mexicana en la escena internacional del siglo XX, Fernando Romero ha
construido una trayectoria sólida con proyección internacional.

Fernando Romero
Museo Latino Americano de Arte (LAAM). Foto: Cortesía FR-EE

EXPERIENCIA EN PERSPECTIVA

Miembro de una familia dedicada al desarrollo urbano, a Fernando le costó trabajo encontrar esa conexión con el diseño, aun después de terminar sus estudios de Arquitectura en la Universidad Iberoamericana.

No fue sino hasta que comenzó a trabajar en Europa con dos reconocidas firmas (Jean Nouvel y Rem Koolhaas), cuando finalmente pudo despertar ese vínculo creativo que le hacía falta para que su talento comenzara a destacar y le permitiera posicionarse entre los nombres a seguir en la arquitectura del presente siglo.

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

Para ello, en el año 2000 fundó su propio despacho de arquitectura,
FR-EE, y, una década después, abrió una oficina en Nueva York, Estados Unidos. Su sello personal se plasma en grandes obras, como el Museo Soumaya y Plaza Carso, en la Ciudad de México, o el E.E. en Miami, Florida.

“Nuestra arquitectura refleja la incansable investigación a la que sometemos cada una de nuestras propuestas”

Junto con el prestigiado arquitecto Norman Foster, Romero encabezó el equipo que diseñó el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM), que se construiría en Texcoco. Éste, a pesar
de haber sido cancelado, hace unos meses ganó el Global Architecture & Design Award (GADA 2021), entregado por Rethinking the Future.

Actualmente, FR-EE desarrolla diversos proyectos en México y el extranjero, principalmente de vivienda, usos mixtos y educación.

Fernando Romero
Torre Puerta Reforma será el rescacielos más alto de la Ciudad de México y albergará el primer hotel Waldorf Astoria en el país. Foto. Cortesía de FR-EE

Uno de los proyectos más importantes es Torre Puerta Reforma: un rascacielos de 300 metros de altura, que será el más alto en la capital del país y albergará oficinas corporativas, así como el primer hotel Waldorf Astoria en la República Mexicana. La construcción de este coloso aún no ha comenzado.

“A nivel internacional, estamos llevando a cabo un proyecto muy especial en Corea [del Sur], en donde parte del programa está dedicado a un centro espiritual. Hemos trabajado desde hace más de dos años, de la mano con el cliente, para desarrollar una obra única en su arquitectura y responsabilidad con el medioambiente”, comenta, entusiasmado, el también urbanista, educador y filántropo.

De cara al futuro, Romero insiste en que la concepción arquitectónica prestará, a raíz de la pandemia de Covid-19, mayor atención en el bienestar de las personas que visitarán o cohabitarán los diferentes espacios.

Artículo originalmente publicado en la edición impresa de Forbes México. Junio 2021.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Elon Musk casa prefabricada
Así es la casa prefabricada en donde vive Elon Musk
Por

Con una extensión de 35 metros cuadrados, el CEO de Tesla dice tener todas las comodidades que necesita.