El condominio residencial 3900 Alton será la primera obra del prestigioso arquitecto catalán en Miami y la primera de tipo residencial en Estados Unidos.  Se construirá próxima al corazón histórico de Miami Beach, a pocos metros de las aguas de la Bahía Vizcaya. Serán 78 unidades residenciales de elegancia minimalista inmersas en naturaleza tropical.

Por: Soledad Picón

La llegada de Ricardo Bofill  confirma una vez más a Miami como referente global y ciudad cosmopolita. Significa un valioso aporte a la reinvención de una ciudad que continúa sumando joyas arquitectónicas de los más célebres arquitectos del star-system internacional.

PUBLICIDAD

La oficina Ricardo Bofill Taller de Arquitectura, fundada en 1963, emplea a más de 60 profesionales de diversas nacionalidades y ha construido profusa obra de gran envergadura en todo el mundo. Ha producido más de mil proyectos en 35 países del mundo, entre los que pueden destacarse: la sede mundial de Cartier en París, también en la capital francesa la serie de conjuntos residenciales en  Noisy-le-Grand que constituyen una verdadera utopía del urbanismo posmodernista, y el complejo residencial “la Muralla Roja” en la playa valenciana de Calpe. Es imposible encontrar en Bofill fórmulas repetidas, deliberadamente impone a su estudio distintas problemáticas, temas y campos de experimentación  y con análoga originalidad resuelve lo macro y lo micro. Su obra incluye conjuntos habitacionales de gran escala, aeropuertos, edificios de oficinas  y residencias, reconociendo siempre el contexto, no sólo geográfico sino también histórico de los proyectos.

Camilo Miguel Jr. y Ricardo Bofill

Su estudio tiene sede en una fábrica de cemento reciclada de Barcelona; conocida simplemente como “la fábrica” y que es un hito arquitectónico en sí misma como fiel exponente de la trayectoria posmodernista de Bofill. La primera fábrica de cemento de España hospeda además de su hogar, una gran diversidad de espacios de trabajo y de experimentación donde prima el concreto visto en composición con signos propios del neogótico catalán y el racionalismo fabril. Una suerte de misterio arqueológico circundado por jardines exuberantes altamente inspiradores.

Foto: cortesía 3900 Alton

En nuestra entrevista, Bofill manifestó su agrado por finalmente poder contribuir a la transformación que se está llevando a cabo en Miami. Tiene también una relación especial con Latinoamérica y en particular con México, ya que ha sido amigo íntimo del maestro Barragán, a través del cual pudo conocer la excelencia de la tradición arquitectónica mexicana.

Bofill describe una época de la disciplina donde la arquitectura de autor de los starchitects se contrapone al anonimato y falta de compromiso de grandes ingenierías promovidas por inmensos grupos económicos, lo que a su parecer,  genera un contexto de confusión y desconcierto. Considera fundamental volver a las referencias históricas y culturales en donde se redescubra el valor del detalle y la expresión. En contraposición a la absurda carrera por un lugar en el podio de las torres más altas o del edificio más raro, proponer una arquitectura que resuelva problemas reales y que genere espacios de calidad no solo en términos técnicos y del confort sino también en respuesta a un sentido amplio de la cultura y que a la vez pueda atender al mercado desde una concepción práctica de la flexibilidad y la economía.

Foto: cortesía 3900 Alton

Tal es el caso del condominio 3900 Alton, un edificio de baja altura y densidad que alberga apartamentos de distintas superficies, de escalas cuidadas donde  se exhiben resoluciones magistrales de los detalles. En sintonía con las condiciones climáticas que valora del sitio, Bofill propone para Miami una arquitectura que responde al contexto, de asoleamientos controlados, amplias visuales a un entorno de vegetación tropical y vistas privilegiadas de la ciudad y la bahía. Con tipologías de apartamentos de gran flexibilidad, se plantea un lenguaje minimalista que permite que el usuario complete su estilo de vida reconfigurando espacios y añadiendo su estética personal. A la horizontalidad de losas esbeltas e ingrávidas se suma la predominancia del vidrio trabajado de manera singular donde la expresión exterior del edificio se completa con el juego pospositivo de transparencias y reflejos.

Foto: cortesía 3900 Alton

También conversamos con Camilo Miguel Jr., CEO de Mast Capital, empresa que está llevando adelante el desarrollo de este emprendimiento. Miguel afirma que un solar de estas características tan bien ubicado no podía menos que contar con un arquitecto del calibre de Ricardo Bofill. Considera crucial el diseño como factor determinante en el primer inicio de la concepción de sus emprendimientos y ha establecido con Bofill una excelente química de trabajo que ha permitido el desarrollo de este gran proyecto. Se proponen redefinir la tipología de condominio, apelando a la simplicidad y a un sentido sobrio del lujo para propiciar un estilo de vida particular. Una gran cantidad de ammenities potencian la propuesta: piscina, gimnasio, guardería para niños, centro de negocios y salones sociales inmersos en un paisajismo de diseño exquisito,  autoría de la firma local Naturalficial y engalanados con obras de los artistas Fernando Mastrangelo y Loris Cecchini. Teniendo en cuenta que serán sólo 78 las residencias que disfrutarán de estas sofisticadas cualidades y comodidades, se evidencia el carácter exclusivo del emprendimiento con lo que esperan atraer a residentes e inversores de todo el mundo.

Foto: cortesía 3900 Alton

Más información:  3900Alton.com 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Shanghái: la perla de oriente
Por

Shanghái combina el pasado imperial de China, el postcapitalismo salvaje y el futuro más vanguardista.