Ya nadie, o casi, se acuerda del Perú del terrorismo, el narco, las guerrillas y la corrupción que duró 20 años. Hoy todo el mundo habla de su cultura, de su comida y de su gente. Si es tu primera vez en Perú, Lima, la capital, es un buen inicio. Aquí te recomendamos siete experiencias imperdibles.

 

A cualquier hora que uno se asome a las calles de Lima, la ciudad siempre está a punto de soltar el llanto, pero no llora nunca… o casi.

PUBLICIDAD

Aunque siempre parece que está por caer una tormenta, en todo el año, a veces apenas llueve ocho días en esta ciudad húmeda. La amenaza de lluvia se queda sólo en un puchero permanente, como decimos en México cuando un bebé se queda a la mitad de un berrinche.

Pero nada es como parece. Lima, llena de nubes, de bruma, con el cielo gris, en puchero cotidiano, a mitad de un berrinche siempre, es el primer contacto con Perú, un país que, lejos de enojos o tristezas, le sonríe a quien llega a visitarlo.

Perú tiene mucho porqué sonreír: se ubica en el quinto lugar del ranking 2015-2016 de marca país en América Latina, elaborado por Future Brand y QRi, por debajo de Brasil, Argentina, México y Chile, pero arriba de Costa Rica, Panamá, Cuba, Puerto Rico y Uruguay.

Se dice fácil, pero apenas hace 15 años, en el 2000, Perú aún sufría los efectos de las guerrillas, el narcotráfico y el terrorismo de grupos como Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, una etapa negra que duró 20 años. Además, la nación padecía los daños de la imparable corrupción desde el gobierno de Alberto Fujimori.

“Hoy el líder de Tupac Amaru y Fujimori cumplen condena en la misma cárcel”, cuenta el guía de turistas Dorian Sebastián Lescano casi al inicio del recorrido de un viaje organizado por la agencia Mundo Joven y la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (PromPerú) para un pequeño grupo de periodistas mexicanos.

catedral_lima_peru

Catedral de Lima.

¿Cómo lograron cambiar por completo la imagen del país en todo el mundo en menos de 15 años? El trabajo inició desde dentro, cuenta Mirella Oré Mónago, especialista en Alianzas Estratégicas de PromPerú. Se realizó una campaña para reconstruir el orgullo de ser peruano, donde se revalorarán la cultura y la historia del pueblo.

“Hace apenas cinco años, si un peruano salía al extranjero, cuando le preguntaban de dónde era, contestaba que de Ecuador”, recuerda Jeanne Claude Huamán Quiroz, del área promoción turística de PromPerú, pues les daba vergüenza saberse peruanos.

Pero hoy la historia dio la vuelta y en la calle se ven a los peruanos orgullosos de su país, de su historia y de su comida, que cada día es más reconocida en todo el mundo. Ya con este amor de los peruanos por su tierra, inició la segunda parte de la campaña del gobierno, en la que la labor de PromPerú ha sido fundamental, para relanzar la marca país hacia afuera.

lomo_saltado_lima

Lomo saltado, uno de los platillos tradicionales de Perú.

Si quieres conocer algunas de las bellezas que Lima y Perú ofrecen a todo el mundo, aquí te dejamos siete recomendaciones de la agencia de viajes Mundo Joven para tu primer contacto con la ciudad de los pucheros:

  1. Mercado de Lima. El aguaymanto, el capulí, la chirimoya, la lúcuma y el pacae son algunos de los nombres con ritmo propio de frutas exóticas de Perú que puedes encontrar en el mercado municipal de Lima. Caminar por sus pasillos es un viaje de aromas y sabores que no te debes perder. También puedes encontrar hoja de muña, que es la menta andina, el cale o col de hoja o alguna de las 3,000 variedades de papa peruana, que es la base principal de su dieta.
  2. Cocina peruana. Si de algo se está hablando en todo el mundo es de la comida peruana, de su cocina, del encanto de sus sabores. En mucho, esta gran fama de la cocina peruana en todo el mundo se debe a la contribución del chef y emprendedor Gastón Acurio Jaramillo. Por eso, no puede dejar de aprender algunos de los secretos de la comida de Perú en el restaurante El Señorío de Sulco, donde el chef Flavio Solórzano te enseñará a preparar tres delicias clásicas de este país: ceviche peruano, causa peruana y lomo saltado.
  3. Pisco sour. Como en cualquier país, las bebidas son parte central de su tradución. En Perú, la bebida nacional es el pisco, un destilado de uva que se toma de dos formas: en “caballito” como si fuera un tequila (lo cual no recomiendo porque es muy fuerte) o en elk coctel clásico peruano: el pisco sour, que lleva jarabe de goma (mezcla de agua con azúcar), jugo de limón, media clara de huevo y pisco. El toque final son unas gotas de amargo de angostura.
  4. La catedral de madera. Increíble, pero es así: la catedral de Lima es la única del mundo que está construida en más de 80% con madera. Se mantiene en pie justo gracias al clima de puchero de la ciudad, donde rara vez llueve. En su interior, muestra varios estilos, desde el gótico tardío, el renacentista hasta el barroco y plateresco Posee una planta de salón rectangular, emulando a la catedral de Sevilla. El techo está sostenido por bóvedas góticas de crucería que recrean un cielo estrellado, las cuales están hechas de madera y estuco para aliviar el peso sobre las paredes y evitar su colapso en caso de sismo. Una de las principales atracciones de la catedral es la cripta de Francisco Pizarro, un noble y explorador castellano, conquistador de Perú, gobernador de Nueva Castilla. En el sarcófago se ve que la cabeza está separada del cuerpo. Frente al sepulcro, se halla un pequeño cofre que contiene tierra de su ciudad natal, Trujillo.
  5. Convento de Santo Domingo. Este es un lugar imperdible para los católicos, ya que aquí se encuentran las tumbas de Santa Rosa de Lima, patrona de la ciudad y San Martín de Porres, el fraile peruano de la orden de los dominicos que se convirtió en el primer santo mulato de América. Ambas figuras religiosas son famosas por sus milagros. Miles de personas viajan cada año a pedir algún favor o a agradecer algún milagro concedido.
  6. El parque del amor. Con una linda vista del Océano Pacífico, este parque es visitado por parejas de enamorados que contemplan los atardeceres tomados de la mano entre beso y beso. Está ubicado en el Malecón Cisneros en Miraflores. En la parte central, hay una escultura dedicada al amor, “El Beso”, cuyo autor es el artista peruano Víctor Delfín. El parque está bordeado por un muro ondulante, donde se puede leer frases románticas de los más conocidos poetas peruanos, como ésta del poeta Jorge Díaz Herrera: “Te desvisto como quien pela una fruta”.
  7. Distrito de Barranco. Es el barrio bohemio de Lima por excelencia. Es un tradicional punto de encuentro de artistas y literatos. Encontrarás gran variedad de pubs, discotecas y peñas criollas. Y ya con algunas copas dentro, podrás llevar a tu amada (o) al Puente de los Suspiros, donde es clásica la selfie mientras los novios se abrazan o besan. Este puente fue inmortalizado en una canción de la famosa compositora peruana Chabuca Granda.

No está de más terminar tu primera noche en Lima en algún buen restaurante, como el Malabar, considerado uno de los 50 mejores restaurantes de Latinoamérica, donde podrás degustar una presentación de seis o siete platillos que combinan la tradición peruana con la fusión contemporánea. Marida tus platillos con unos buenos pisco sour y unas cervezas cusqueñas bien frías, y verás que el clima nostálgico de Lima y sus pucheros se quedarán en tus recuerdos con una sonrisa.

 

Siguientes artículos

Seis maneras de conocer el placer en República Dominicana
Por

Cualquier momento sin reuniones de negocios es la oportunidad perfecta para escapar a rincones desconocidos. Identificam...