Forbes

Por Lucía Pérez Moreno

Es el hotel con la peor vista del mundo, pero, extrañamente, siempre está lleno. El Walled Off Hotel se levanta frente al gigantesco muro de hormigón (concreto) de nueve metros de altura, que Israel construyó después de la Segunda Intifada, en 2001.

Ideado y decorado por el street artist Bansky, el hotel abrió sus puertas en 2017, con pocas habitaciones, pero muchos metros, que muestran los efectos del conflicto palestino-israelí. Tiene un museo y una galería de arte, además de habitaciones llenas de alusiones al conflicto.

Su lobby (estilo Waldorf) trae reminiscencias de cuando Palestina estaba bajo mandato británico (1922-1948) y tiene una terraza para sentarse a ver el muro que, en total, mide 450 kilómetros. Tras su construcción, la economía de este barrio, localizado a unos cuantos kilómetros de Jerusalén, se vino abajo.

El concreto paralizó el comercio, redujo el turismo, encareció el transporte y quebró negocios, entre ellos el del taller de alfarería que hoy es ocupado por el hotel. A esta triste realidad llegó Bansky, quien, junto con otros artistas locales, hizo una serie de grafitis muy politizados, como el de la niña que cachea a un soldado israelí, y acuñó frases que hoy se repiten en playeras y carteras: “Make hummus, not walls”.

Cuando Trump anunció la construcción del muro con México, aparecieron nuevos grafitis anónimos. Uno dice: “Te voy a construir un hermano”, y otro muestra a Trump hablándole a Carlos Slim.

Aquí llegan turistas de todo el mundo (menos de Israel) a tomarse fotos y cervezas, a probar el hummus de la región y a leer las historias contadas en pegatinas alrededor del muro. No hace ni 20 años, el paso estaba abierto y los habitantes de Cisjordania iban y venían de Jerusalén. Hoy necesitan permisos especiales para franquear el muro.

Muchos palestinos consideran que este turismo banaliza el tema de la separación forzosa, pero hay también quienes opinan que el sitio busca ser una cura contra el fanatismo. Como quiera que sea, The Walled Off Hotel revive una zona apagada durante años y le ha dado nueva visibilidad a uno de los muros más siniestros del mundo.

Te puede interesar: Technology meets Art

The Walled Off Hotel está reviviendo una zona apagada durante años y le ha dado nueva visibilidad a uno de los muros más siniestros del mundo. Foto: Wisam Salsaa/WOHotel.

 

Siguientes artículos

Viaja sin parar el robo a transportes en carreteras
Por

Atracos de mercancía en carreteras mexicanas causaron, el año pasado, pérdidas mayores a los 92,000 mdp... y siguen impa...