Uno de los elementos más importantes en el ecosistema emprendedor son las comunidades, gracias a las cuales, los emprendedores pueden encontrar un espacio en el cual encuentran personas con intereses, metas y valores similares.

El objeto general de una comunidad es crear valor para sus integrantes, a través del desarrollo personal, profesional y/o espiritual a través de valores definidos y acciones específicas; las comunidades requieren para subsistir acciones recurrentes y compromiso de sus integrantes.

Desde la experiencia personal como Director de Startup Grind, una comunidad global enfocada a inspirar, educar y conectar emprendedores en 200 ciudades en 98 países, hemos identificado la importancia de enfocarnos en crear valor para nuestra comunidad a través de eventos mensuales, foros regionales e internacionales y sobre todo empoderando en 2016 a un millón de emprendedores a través de medios digitales, contenido y más de 1,300 reuniones.

Uno de los esfuerzos de comunidad más interesantes en nuestro país, es “The Local Muse”  una iniciativa de dos mujeres increíbles, Laura Rodríguez y María Padilla, quienes a través de este proyecto buscan promover el desarrollo profesional de mujeres jóvenes, creando espacios de comunicación que inspiren, guíen y motiven a la mujer joven mexicana que busca destacar en esta área de su vida.

PUBLICIDAD

Lejos de las comunidades que se enfocan en entretener a sus integrantes, The Local Muse se enfoca en encontrar áreas de impacto, a través de las cuales puedan inspirar a más mujeres mexicanas a desarrollarse profesionalmente y encontrar el balance personal y profesional, así como a impulsar a aquellas mujeres que ya tienen una carrera profesional para que logren alcanzar sus metas profesionales y al mismo tiempo crear un sentido de responsabilidad para que, más adelante ellas se conviertan en inspiración y soporte de nuevas generaciones.

En palabras de una de sus fundadoras, María nos explica que, “The Local Muse es una plataforma que inspira y crea comunidad. Es un espacio que nos permite cuestionar y redefinir el rol de la mujer mexicana”; María considera que “el proyecto será un éxito cuando logremos que la plataforma impacte la vida de miles o millones de mujeres en el país o inclusive en la región. ¿Cómo queremos que impacte sus vidas? Queremos que TLM las haga cuestionarlo todo, las apoye a definir sus metas, que sea inspiración para que recuerden que son capaces de lograr sus objetivos y que sea una guía para que puedan llegar a ellas de la mejor forma posible”.

 

Conclusión

Las comunidades deben enfocarse en la implementación de acciones que impliquen el menor esfuerzo posible para impactar a la mayor cantidad de integrantes. Logrando así transformar a sus miembros en una plataforma que permita de forma sostenible impulsar cada vez a más individuos.

En palabras de David Brain, “La comunidad es algo que hacemos juntos, no un contendedor”. En la medida en que como líderes o como miembros de comunidad nos comprometemos a actuar y a colaborar por el bien común lograremos construir comunidades exitosas, que midan su impacto en base al valor creado y no al tamaño.

Si deseas ser parte de algunas de las comunidades de emprendimiento más importantes en nuestro país te recomiendo visitar:

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @P_LASCURAIN

Linkedin: Pablo G de O García Lascurain

Facebook: Startup Grind

Páginas web: Pablo G Lascurain / Startup Grind / Intrinno

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

Los tamales mexicanos que no le temen a Donald Trump
Por

The Tamale Spaceship nació en 2011 con la propuesta de cocinar los mejores tamales en Estados Unidos. Seis años después,...