Los catalizadores comprenden el valor en los aliados del sector social como fuentes de investigación, desarrollo, co-creación y vinculación con la Base de la Pirámide (BdP), los intraemprendedores sociales comparten rasgos con sus pares fuera de las compañías, son altamente innovadores, constantemente sondeando oportunidades para desarrollar productos y servicios que resuelven fallas en el mercado. La misión para las empresas hoy por hoy es establecer los buenos mecanismos para identificar estos valiosos perfiles y lograr retenerlos.

 

 

Por Juan Carlos Díaz Bilbao

PUBLICIDAD

 

 

Las empresas no pueden dejar de lado una agenda social y ambiental. Nuevas normas y certificaciones impulsadas por el sector nos lo recuerdan cada día.

Asimismo, una sociedad con mayor acceso a la información y vehículos para movilizarse lo demanda de manera incesante. Respuesta a esto es la creciente oleada de fundaciones establecidas por el sector privado, con el objetivo de contribuir (y en algunos casos compensar) al acuerdo implícito en temas sociales y ambientales, los cuales se habían perdido de vista por fijar prioridades financieras, comerciales y similares.

Mercados saturados, commoditización, derrumbe de estructuras organizacionales tradicionales y desvanecimiento en las barreras de entrada para nuevos competidores, son claros indicios de que nuevos estilos de liderazgo y gestión empresarial son necesarios.

Aún más alarmante resulta el hecho de que más del 70% de los emprendedores exitosos confiesan haber concebido la idea de negocio en su último empleo, lo cual se traduce en una fuga de innovación en las empresas, según sondeos recientes de Gallup. Una vez establecido este hecho es necesario preguntarse: ¿Cómo logramos contener y encausar esta fuerza creativa y altamente innovadora de tal forma que retorne valor al negocio? ¿Bajo qué esquemas y modelos podríamos asegurar la creación y distribución equitativa de valor entre nuestros principales grupos de interés, más allá de esfuerzos periféricos y aislados?

El reto en común es lograr cerrar la brecha entre las necesidades competitivas de negocio y los retos imperantes de la sociedad y medio ambiente.

Lograr la convergencia de dos propósitos que por décadas han estado desconectados. Piezas clave para realizarlo son los intraemprendedores y catalizadores sociales, figuras dinámicas dentro de las empresas que buscan proactivamente movilizar una agenda social de alto impacto, integral y vinculada a la esencia del negocio.

Los catalizadores comprenden el valor en los aliados del sector social como fuentes de investigación, desarrollo, co-creación y vinculación con la Base de la Pirámide (BdP), son capaces de movilizar recursos económicos y cabildear con altos directivos para lograr la “compra interna” de los proyectos de negocio con impacto social.

Por su parte, los intraemprendedores sociales comparten rasgos con sus pares fuera de las compañías, son altamente innovadores, constantemente sondeando oportunidades para desarrollar productos y servicios que resuelven fallas en el mercado, reimaginan el negocio actual y piensan constantemente en lo que sigue a futuro.

La misión para las empresas hoy por hoy es establecer los buenos mecanismos para identificar estos valiosos perfiles y lograr retenerlos.

Pensemos en iniciativas que inviten a colaboradores a presentar nuevas propuestas para el negocio, incluyamos los buenos indicadores de desempeño que empujen a los ejecutivos a pensar en impactos sostenidos en temas ambientales y sociales; en formar un grupo asesor, integrado en su mayoría por organizaciones del sector social que nos ayuden a repensar nuestras líneas de negocio. De esta manera las empresas podrán desarrollar herramientas que propicien la innovación y al final lograr contrarrestar la fuga y revertir el efecto.

En Ashoka documenta historias inspiradoras de negocios inclusivos que sensibilicen y orienten, por medio de lecciones aprendidas, a medianas y grandes empresas sobre las posibles rutas para avanzar en el tema. Desarrollamos herramientas, junto con nuestros aliados, que permitan a potenciales intraemprendedores y catalizadores sociales: idear, diseñar, movilizar e implementar proyectos de negocio con impacto social, a partir de actividades como sondeos con grupos de interés que arrojen hallazgos clave, alineación y construcción de capacidades a partir de talleres de innovación social, creatividad y design thinking, así como co-diseño de potenciales iniciativas de negocio que retornen beneficio económico y creen valor social de la mano de organizaciones sociales.

* Juan Carlos Díaz Bilbao es Coordinador de Ciudadanía Económica para Todos

 

Contacto: 

 

Facebook:  AshokaMX

Twitter: @ashoka_mx

e-mail: [email protected]

Página web: http://mexico.ashoka.org/

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México tendrá turismo médico a la carta
Por

La coordinación entre el gobierno, el sector médico y el turístico permitirán que la oferta de México en el turismo médi...