Por Pamela Ambler

Todavía no es definitivo, pero la Suprema Corte de Estados Unidos permitirá que la prohibición de entrada a ciudadanos de varios países de varios países mayoritariamente musulmanes —conocida como travel ban— promovida por el presidente Trump aplique en su totalidad. La política, que impedirá la entrada a países que, según afirma el vocero Hogan Gidley, “presentan mayores riesgos de terrorismo”, aún requiere la aprobación del tribunal federal sobre si la prohibición es legal.

Desde el principio en enero, cuando se lanzó la primera prohibición con poca advertencia y los aeropuertos estaban mal preparados, hasta septiembre, cuando se emitió la tercera revisión de la prohibición, ha sido una batalla constante entre jueces federales, tribunal de apelaciones y el Departamento de Justicia. La edición más reciente establece diferentes niveles de restricciones a los ciudadanos extranjeros de ocho países: Chad, Irán, Libia, Somalia, Siria, Yemen, y Venezuela y Corea del Norte son las últimas incorporaciones.

 

PUBLICIDAD

Cuando una puerta se cierra

Ya sea que la prohibición esté explícitamente enfocada a la religión o no, en medio del caos menos musulmanes están optando por visitar los Estados Unidos. “Aquellos que estaban interesados en explorar EU definitivamente comienzan a dudar y a cambiar sus planes”, dice Fazel Bahardeen, fundador y CEO de CrescentRating, una consultora de investigación sobre viajes halal-friendly. Desde la perspectiva del consumidor, el mercado musulmán en el que participan Bahardeen y su otra compañía HalalTrip no está definido por los actos de “unos cuantos lunáticos, drogadictos y criminales que realizan atrocidades y aterrorizan a la gente, supuestamente en nombre del Islam”. En cambio, es una comunidad pacífica de 1,600  millones de personas que comparten valores.

El ejecutivo de turismo islámico dice que el mensaje que envía la política de Trump es que los estudiantes, emprendedores y empresarios musulmanes ya no son bienvenidos a los Estados Unidos. Cualquiera que elija visitar el país estará sujeto a un escrutinio minucioso. Su compañía había proyectado la llegada de 4.5 millones de visitantes musulmanes con un gasto de 13,000mdd para 2020. HalalTrip está revisando actualmente esa proyección.

Lee también: Las oportunidades que la economía halal ofrece a México

 

Otra puerta se abre

Recientemente se publicó un índice de viajes musulmanes a Japón (JMTI) que analiza el potencial del turismo de internación. La investigación mostró que cada vez más musulmanes llegan a la nación insular. De 150,000 en 2004 en 2016 se registraron 700,000. Mastercard-Crescent, que estuvo detrás del estudio, calcula que las llegadas musulmanas a Japón superarán el millón el próximo año, representando alrededor del 3.5% de tráfico entrante general.

Algunos de las estrategias para atraer a la comunidad religiosa se basan en el acceso y los servicios. Como parte de la reestructuración económica, el primer ministro Shizo Abe redujo las regulaciones de visados de turismo para visitantes de países seleccionados del sudeste asiático, primero para Malasia y Tailandia, seguidos por Indonesia, Filipinas y Vietnam, todos los cuales tienen una gran población musulmana. Si bien los países del sudeste asiático no figuran en la lista del travel ban de Trump, Japón “adopta el enfoque opuesto de Estados Unidos”, dice Shinya Yokoyama, cofundador de Halal Media Japón. “Hemos estado ayudando a los países de la ASEAN en su desarrollo en los últimos 70 años, y ahora estamos dando la bienvenida a viajeros y estudiantes musulmanes”. Quizás ahora más que nunca.

 

El business awareness de Halal 

Programado para los próximos eventos internacionales de alto perfil, como la Copa Mundial de Rugby 2019 y los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Japón ha ofrecido programas de capacitación para que las empresas locales estén más al tanto de la moda musulmana, los alimentos y las preferencias de oración. La tercera exposición anual Halal Expo Japan atrajo aproximadamente a 8,000 asistentes a su “modesto desfile de modas” con fabricantes de hijab y demostraciones de cocina en vivo. Bahardeen aplaude los esfuerzos de Japón para involucrar a su audiencia, “ahora que destinos como Japón se están volviendo mucho más amigos de los musulmanes, hay una gran demanda, especialmente entre los musulmanes del sudeste asiático para explorar”.

Se está desarrollando un ecosistema de programas de certificación Halal para restaurantes que buscan sacar provecho de la oportunidad estimada de mil millones de dólares que se espera que llegue cuando comiencen los Juegos de Verano. Las organizaciones extranjeras de aseguramiento de Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Malasia han descendido a Japón para certificar alimentos compatibles con la sharia, tanto para el consumo interno como para la exportación.

 

Regaderas adecuadas para el rezo 

Además de las restricciones dietéticas, la oración es otro elemento central de la práctica islámica. Pew Research descubrió que más del 50% de los musulmanes oran cinco veces al día. Antes de rezar, generalmente se lleva a cabo un ritual de limpieza conocido como “Wudhu”. Afortunadamente, la fontanería japonesa a menudo viene equipada con un accesorio de ducha de mano, adecuado para las necesidades religiosas.

Como un país bastante espiritual con santuarios sintoístas y templos budistas diseminados por toda la tierra, el número de mezquitas en Japón ha crecido de 86 en 2013 a alrededor de 100 este año. Las agencias gubernamentales también han proporcionado espacios de oración en los centros de transporte público como Haneda, Narita, los aeropuertos de Kansai, así como las principales estaciones de ferrocarril para dar cabida a los viajeros musulmanes. Liderando la carga, los populares grandes almacenes Takashimaya dedicaron instalaciones de oración para los compradores musulmanes.

Dado que esta es la primera vez que los jueces estadounidenses han permitido que el travel ban avance, puede ser una indicación de que podría haber una resolución favorable en los libros. Si es así, Japón está listo para recibir con los brazos abiertos a los viajeros musulmanes de clase media de todo el mundo y a sus ingresos disponibles.

 

Siguientes artículos

Forbes 5 años | Cuatro herederos que marcan el rumbo
Por

Desde que Forbes México comenzó a circular, han ocurrido importantes relevos en el mando más alto de grandes firmas mexi...