Por Natalie Robehmed

Karlie Kloss está sentada en una oficina de SoHo con paredes de vidrio mientras cinco adolescentes la escuchan atentamente. Durante una videoconferencia grupal, piensan en cómo apoyar a los académicos de Kode With Klossy una vez que finalicen la clases. Todos los adolescentes son graduados de los campamentos de verano de Kode With Klossy, una iniciativa de Kloss, la organización sin fines de lucro tiene como objetivo enseñar a las niñas los principios básicos de la programación de computadoras.

Con su atuendo más casual —una camiseta de Planned Parenthood, jeans negros y mocasines Gucci— la supermodelo de 1.87 m de estatura escucha atentamente. Una mujer joven que lleva una camiseta blanca de Kode With Klossy sugiere una aplicación personalizada para que los estudiantes se comuniquen. Asiente con la cabeza y alienta más ideas. Tal vez Kode With Klossy podría subir videos de lecciones para que los estudiantes repasen, o comenzar un boletín con eventos y pasantías. Otra chica con gafas dice que publica problemas difíciles de programación en Snapchat y académicos del campamento aportan soluciones.

Cuando la reunión concluye, Kloss abraza a las chicas antes de reunirlas para cantar una porra. “Klossy Posse!” gritan al unísono.

PUBLICIDAD

Una chica que ha salido en 36 portadas de Vogue es una candidata poco probable para lanzar una organización benéfica que ha enseñado a programar a más de 500 mujeres jóvenes. Pero la joven de 25 años ha aprovechado su gran audiencia social, unos 12.6 millones de seguidores en distintas plataformas, para hacer crecer una organización sin ánimo de lucro que busca equilibrar la balanza de la disparidad de género en la ingeniería de software.

“No entré en esto con el plan de crear una organización educativa sin fines de lucro”, dice Kloss, miembro del 30 Under 30 Class de 2018, rodeada de cupcakes veganos y galletas en su oficina de Manhattan. “Realmente analicé todo esto por mi propia curiosidad de querer aprender qué diablos era la programación, porque estaba generando un enorme valor empresarial para las personas en un corto período de tiempo”.

Su primer acercamiento fue en 2014, cuando se inscribió a un campamento de entrenamiento de dos semanas en la empresa de educación para adultos Flatiron School en Manhattan para aprender los principios básicos de la programación de computadoras. “No sabía realmente quién era”, dice Avi Flombaum, cofundador de la Escuela Flatiron, que impartió la clase de Kloss. “Ella era la mejor estudiante de ese grupo y me sorprendió lo entusiasta que era”.

Kloss aprendió los conceptos básicos de Ruby on Rails, un popular framework de desarrollo web. Pero rápidamente se dio cuenta de que sus clases no tenían igualdad de género, un reflejo del desequilibrio existente en la fuerza laboral de la tecnología, “Tenía curiosidad, ¿por qué no hay más mujeres en esto?” recuerda Kloss. Una idea de cómo ayudar tomó forma: “Me di cuenta, de la plataforma y el alcance que tenía, mujeres jóvenes en todo el país y en todo el mundo” explica Kloss. “Si pudiera ayudar a tan solo a un grupo de chicas, eso sería realmente significativo”.

En 2015, Kloss gastó más de 20,000 dólares para suscribir personalmente 21 becas para adolescentes a la clase de programación previa a la universidad de dos semanas de la Escuela Flatiron, la misma clase que había tomado el año anterior (la Escuela Flatiron igualó  la donación).

Los adultos también están incluidos: en julio pasado, Kloss lanzó una beca en línea con un año de duración, la escuela Flatiron School seleccionó a una mujer distinta cada mes para inscribirse a su curso completo de desarrollo web. Y aunque otras organizaciones sin fines de lucro con misiones similares, como Girls Who Code y Black Girls Code, están mucho más establecidas, el alcance de Kloss lleva su objetivo a millones.

Hasta la fecha, los fondos para los programas de Kode With Klossy provienen de Kloss y de las marcas para las que posa. Según una fuente familiar, Kloss ha contribuido personalmente con siete figuras a Kode With Klossy desde 2015. También ha redirigido una parte de sus contratos de modelado con empresas como Adidas, Swarovski y Express para financiar y apoyar a Kode With Klossy. La experiencia STEAM de Ford, una iniciativa enfocada en las disciplinas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, así como las artes, parte de la rama filantrópica del fabricante de automóviles, prestó apoyo adicional a los campamentos de este verano.

Tales iniciativas son muy necesarias. Se espera que se agregue medio millón más de empleos relacionados con computadoras para el 2024. Aunque el 74% de las niñas de secundaria están interesadas en STEM, las mujeres solo obtuvieron el 18% de todos los títulos de ciencias de la computación en 2015. Esto afecta al empleo, especialmente entre las minorías: las mujeres constituían poco más de un cuarto de la fuerza laboral de tecnología el año pasado, aunque las mujeres afroamericanas representaban solo el 3% y las mujeres latinas el 2%.

Foto: Jamel Toppin para Forbes.

Foto: Jamel Toppin para Forbes.

“Hay tantas mujeres jóvenes que realmente pueden cambiar el mundo con este tipo de oportunidades, chicas que se auto-seleccionan porque no ven a otros en la industria que se parezcan a ellas”, dice Kloss.

Hija de un médico de sala de emergencias, las asignaturas favoritas de Kloss cuando era niña eran matemáticas y ciencias. Si ella no hubiera sido descubierta en un desfile de moda de caridad en un centro comercial, a la edad de 13 años, podría haberse convertido en doctora o maestra, dice ella. En cambio, apareció en su primer anuncio en 2007; ese mismo año fue contratada para su primer gran desfile de la pasarela, caminando para Calvin Klein.

Su carrera despegó rápidamente, pero se convirtió en una sobrecarga con el advenimiento de Instagram. Gracias a las redes sociales, dice Kloss, “podía ser vista y escuchada”. A medida que sus seguidores crecieron, sus tarifas aumentaron. Ella se estrenó en la lista de modelos mejor pagados de Forbes en 2014, con 4 mdd antes de impuestos; este año, las ganancias de su contrato aumentaron a 9 mdd en los 12 meses anteriores a junio de 2017.

“Cuando llegaron las redes sociales, las modelos volvieron a ser el centro de atención porque ahora todo el mundo podía ver lo que había detrás de la cuerda de terciopelo”, dice Maja Chiesi, Vicepresidente sénior de IMG Models, la agencia que representa a Kloss. “El próximo paso es que las marcas quieran el paquete completo, los 360 grados de quiénes son estas mujeres … Quieren mujeres con voz”.

Aquí entra Kloss, quien hace tiempo que se presenta a sí misma como algo más que una cara bonita. En 2012, comenzó una línea de galletas de beneficencia llamada Klossies con el bar de postres Momofuku Milk Bar en Manhattan; con cada compra donaban meriendas a niños. Después de tomar la extraña clase nocturna en la Universidad de Nueva York, en 2015 se inscribió (la mentora y supermodelo convertida en filántropa Christy Turlington escribió su carta de recomendación). Con su apretada agenda, ella ha optado por aproximadamente una clase al semestre, hasta ahora cursando créditos en escritura creativa y feminismo.

Está ansiosa por expandir su plataforma a través de un canal de YouTube, lanzado en 2015, que documenta sus viajes e incursiones en la cocina. A continuación: Un programa de entrevistas, Movie Night con Karlie Kloss, que se emitirá en diciembre en Freeform, propiedad de Disney.

Todo esto sirve para crear conciencia sobre Kode With Klossy. A medida que se enfoca en la organización sin fines de lucro, ha reducido sus contratos de modelado a las asociaciones más lucrativas. Hoy, dice Kloss, ella trabaja con “socios que realmente están emocionados de trabajar conmigo, no solo por lo que parezco, sino por lo que represento”. Tiene sentido que sus contratos hayan pasado de la belleza y la moda convencional a la tecnología; puedes verla en los anuncios recientes para el gigante de la electrónica Samsung y el creador de sitios web Wix.

Por ahora, el objetivo es crecer de manera rápida y rentable. “He estado pensando en Kode con Klossy como una startup”, dice Kloss. El equipo de la organización sin fines de lucro es pequeño, con Kloss, su gerente, socio comercial y SVP de SB Projects Penni Thow, cinco empleados y consultores de tiempo completo además de la ayuda de tres miembros de su administración.

Y, Kloss dice, que esto apenas está comenzando.

“Planeo construir un gran negocio en algún momento también”.

Startups, están bajo aviso.

 

Siguientes artículos

El mercado sex-tech emociona a las mujeres
Por

Los emprendedores de tecnología sexual están llevando la conversación hacia los vibradores de la edad oscura, mientras h...