¿Qué tan importante es asociar tu marca a una celebridad?, lo primero que se nos viene a la mente es que, si tenemos el dinero para pagarle los millones que hoy en día cobran, tenemos una gran parte del camino andado y ganado.

Dependiendo de múltiples factores y haciendo bien nuestro trabajo, podemos encontrar a ese personaje que representa a la perfección lo que queremos transmitir. Sus bondades se verán reflejadas en nuestra comunicación y gozaremos de los beneficios de estar asociado a una estrella del ámbito que sea.

En el camino aparecen los fantasmas y temores de que tan pulcra sea la vida personal de dicho sujeto, o incluso, si sus actos no nos afectarán cuando su vida tome rumbos totalmente impredecibles. Mi experiencia me dice que nada malo sucede, las marcas no dudan un segundo en desprenderse de sus embajadores y todos olvidamos rápidamente la asociación existente hasta ese momento.

La reconocida marca Nike se vio envuelta en este tema hace unos días con el episodio de la final femenina del US Open, la tenista estadounidense Serena Williams no se vio muy serena y perdió la calma ante un fallo del juez. Insultó al referí portugués y a toda su familia, que desde Lisboa miraba anonadada por televisión a su más importante miembro, ser atacado por la tenista número uno en el mundo.

PUBLICIDAD

¿Pasó a mayores? No. Serena ya había protagonizado incidentes similares en torneos anteriores, sin ir más lejos en este mismo US Open y hace un par de semanas su ropa había causado polémica en el mundo de los que se vestían solo de blanco; la marca supo sacar provecho de la situación lanzando un mensaje extraordinario, haciendo referencia a los héroes y a sus trajes especiales.

Lance Armstrong, ¿alguien lo recuerda?, al parecer los millones que se pusieron una pulserita de goma amarilla tampoco lo extrañan, estaba de moda y la gran mayoría, probablemente estaban siguiendo la corriente del momento, quizá ni siquiera ubicaban bien qué representaba dicha pulsera.

Pues Lance también fue atleta de la pipa, de los más importantes y tampoco la imagen de la marca se vio muy afectada, luego de sus declaraciones de diversos dopings. Esto nos recuerda que el tiempo lo borra todo y los nuevos episodios que nos llegan a diario tapan a los anteriores. Las marcas y sus temores agradecidas, por cierto, Maradona sigue con un Puma en el pecho.

*CCO de M&C Saatchi Chilanga, red independiente de agencias creativas del mundo.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Mcsaatchilanga

Página web: mcsaatchilanga.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Semana Santa, mascota, Adoptare, perro
Los “perrhijos”, realidad en auge y expansión
Por

Los casos de mascotas que son tratadas como hijos dentro de algunas familias es cada vez más frecuente ¿Qué hay de bueno...