Las elecciones de 2018 tuvieron diversos efectos de fondo en el sistema de partidos en México, que fueron sorpresivos incluso para Morena, pues no se había dimensionado el tamaño del cambio en la alineación partidaria, donde una combinación de factores entre hartazgo, renovación generacional, expectativa y, fundamentalmente, el traslado de estructuras del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a Morena, que se había observado desde las elecciones de 2015, pero de manera más específica con las de gobernador en 2016 y 2017.

Con el 90 aniversario del PRI, diversas interpretaciones sobre un posible regreso de este partido al poder, nos llevan a hacernos varios cuestionamientos que resultan relevantes para una interpretación distinta del papel que este partido ha jugado en el contexto del sistema político mexicano.

Desde su creación como PNR, sirvió como referente sobre los espacios de dominación política que este partido tenía en las localidades, pero también a nivel nacional. Su estructuración corporativa y su funcionalidad para el ejercicio del poder, le permitieron pasar a una nueva etapa como PRM y después como PRI en un contexto donde una combinación de nacionalismo, modernidad y unidad, daban sentido a un discurso público que buscaba consolidar un proyecto de industrialización tardía.

Al pasar a diversas etapas de fuerte dominio a fuerte cuestionamiento, las estructuras partidarias se vieron impactadas desde dentro del mismo partido, por lo que sus principales opositores terminando siendo siempre personajes salidos de sus propias filas. Hasta aquí todo parecía en consonancia con las estrategias interpretativas que se usaron a lo largo del tiempo para analizar el predominio del PRI, además de que estaban en línea con aquellas utilizadas para explicar el dominio de otros partidos en el mundo, como el liberal japonés y el demócrata cristiano en Italia que, al igual que el PRI, habían tenido largos periodos de gobierno.

PUBLICIDAD

A pesar de la derrota del PRI en el año 2000, este partido siguió siendo referente en las distintas dimensiones de competencia electoral, pues a nivel estatal, distrital y municipal siguió siendo la primera o segunda fuerza en general, lo que le dio capacidad de reorganización en distintos momentos electorales locales, así como capacidad para regresar a la presidencia en el año 2012.

La debacle del PRI podría presagiarse desde 2015, cuando los votos perdidos por dicho partido no iban al PRD o al PAN, como muchos analistas planteaban, sino a alimentar las estructuras de Morena, particularmente en las elecciones locales de 2016 y 2017, misma tendencia que se consolidó en 2018. Es por eso que, ante su 90 aniversario, hablar del PRI o de un nuevo PRI, nos refiere claramente a Morena y no a la idea vieja del PRI como referente del sistema electoral.

En el contexto del sistema de gobierno, el PRI sigue siendo funcional, pues aporta votos a las iniciativas de Morena en el Congreso, por lo que su potencial legislativo es alto. Es ahí donde lo que queda de las estructuras priistas, podrán buscar un reposicionamiento que les permita obtener en la siguiente elección un mayor número de espacios legislativos.

En realidad, las opciones que el PRI tiene, con cualquiera de las y los candidatos a la presidencia de ese partido son escasas. Más bien, habría que pensar en qué están haciendo las viejas estructuras priistas en el espacio de Morena, cómo están procesando sus intereses y de qué manera están reproduciendo las prácticas por las cuales el PRI perdió presencia. Además, esto nos lleva a concluir que el referente histórico no era el PRI, sino la gran alianza de gobierno que permitía al PRI, y ahora a Morena, dar funcionalidad a la toma de decisiones y su instrumentación en los distintos órdenes de gobierno, más allá de la ideología que caracteriza a los partidos políticos.

 

Contacto:

Twitter: @aglopezm

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La importancia de la crítica digital para AMLO
Por

Con el paso del tiempo, será muy probable que la crítica ciudadana al gobierno crezca y entonces, será importante salvag...