Hay una reforma que no se discute en los salones de plenos, no acapara titulares en los periódicos ni genera protestas multitudinarias en las calles de las ciudades, pero que cuenta con el potencial para generar un crecimiento económico igual o mayor que el de las reformas energética o fiscal, es la reforma urbana.

Partiendo de la idea de que las ciudades mexicanas presentan un modelo en 3D (distantes, dispersas y desconectadas), lo cual condena a las urbes al desaprovechamiento de recursos y representa un lastre para la productividad, el Centro Mario Molina, el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) y cts EMBARQ México elaboraron una propuesta integral llamada Reforma Urbana 100 Ideas para las Ciudades de México, que llama al replanteamiento de las políticas públicas en materia de desarrollo urbano.

Dicho modelo en 3D expulsa a los habitantes de zonas urbanas a zonas distantes en la periferia y las obliga a viajar grandes distancias hacia su trabajo, en infraestructura mal planeada y redes de transporte públicos ineficientes, razón por la cual las tres organizaciones convocaron a un foro público en el cual se abordaran los grandes problemas de las ciudades y se ofrecieran soluciones.

De esos Diálogos por la Reforma Urbana, celebrados en la Ciudad de México durante julio y agosto de 2013, se desprendieron las opiniones de más de 500 participantes, entre los que figuraron integrantes de la sociedad civil, la Academia, fuerzas políticas de todos los colores y funcionarios públicos de los tres niveles de gobierno.

PUBLICIDAD

El objetivo de la Reforma Urbana, afirma Gabriela Alarcón, Directora de Investigación y Desarrollo Urbano en el Imco, es que las propuestas ciudadanas incidan en el Plan Nacional de Desarrollo y después en los programa sectoriales, con la idea de recuperar el papel rector de la Federación, el cual había abandonado durante los últimos 30 años.

 

Las dimensiones del mal

La falta de un modelo de movilidad urbana eficiente en las ciudades de México es uno de los principales frenos económicos y productivos existentes en la actualidad. Sólo el Distrito Federal pierde todos los años 33,000 millones de pesos en los atascos de tránsito, de acuerdo con cifras del (Imco).

Rodrigo Díaz, del CTS Embarq México, uno de los principales promotores de la  propuesta, afirma que a pesar de lo complicado que es medir el impacto económico de una reforma integral, algunas estimaciones sugieren que podría generar un crecimiento de entre 4 y 5% del PIB, al mismo nivel que las reformas estructurales que actualmente acaparan la discusión pública.

Alarcón es más conservadora y asegura que si bien el impacto de una Reforma Urbana en el crecimiento de la economía es difícil de estimar, sí genera un círculo virtuoso que impulsaría la productividad y la competitividad a través de una cadena de mejoras en la calidad de vida de los habitantes de las grandes urbes.

Por su parte, Guillermo Velasco, Coordinador de Programas del Centro Mario Molina, propone que “en vez de pensar primero en más energía y más dinero, primero enfoquémonos en gastar lo que tenemos de manera eficiente, y una vez que lo logremos, preocupémonos por tener más recursos y generar un desarrollo sustentable”.

Velasco detalla que con el modelo en 3D de las ciudades literalmente “quemamos” el dinero moviéndonos de un lado a otro. Según cifras del Imco, la congestión vehicular provoca la pérdida de 3.3 millones de horas hombre todos los días, sólo en el DF.  Gabriela Alarcón añade que el tráfico tiene además serias afectaciones en la salud de la población –y un impacto en las finanzas públicas por los costos que provoca su atención–, entre la que destaca el sedentarismo provocado por contar con un sistema de transporte principalmente motorizado que no propicia la caminata o el ejercicio.

Y más allá de los beneficios de evitar dispendios innecesarios de recursos, una de las grandes ventajas que se derivarían de una adecuada planeación de las ciudades es la de minimizar el impacto de los desastres naturales en los asentamientos humanos, que, como hemos visto durante los últimos meses en México, ha provocado grandes pérdidas económicas y humanas.   Guillermo Velasco afirma que esto es particularmente importante a la luz de las perspectivas que perfila en cambio climático sobre el recrudecimiento del impacto de los fenómenos climáticos.

 

La propuesta

Las 100 ideas proponen soluciones se distribuyen a lo largo de 6 ejes:

· Planeación del territorio
· Fortalecimiento de lo metropolitano
· Generación de una ciudad compacta
· Movilidad
· Reformulación de políticas de vivienda
· Revitalización del barrio
· Innovación en la ciudad

Pero, ¿por dónde empezar?

“Lo primero es tener metas y objetivos, que es algo que no tenemos, lo siguiente es tener indicadores para medir lo que estamos logrando”, sentencia Díaz, y agrega que en la práctica el gobierno ya ha empezado a tener un discurso urbano, cosa que no existía durante el gobierno pasado: “Al menos ahora ya se mencionan las ciudades en el Plan Nacional de Desarrollo, ya hay un Plan Nacional de Desarrollo y Vivienda que está en discusión. Es un avance.”

Alarcón opina que el primer paso es crear una buena institucionalidad, que desde el Gobierno Federal (particularmente Sedatu y Banobras) haya áreas clave, con el presupuesto suficiente y con las capacidades técnicas para poder repensar una estrategia nacional para crear ciudades competitivas.

Díaz sostiene que ésta “no es una propuesta terminada ni definitiva, lo planteamos como una invitación a seguir discutiendo los planteamientos.”

De no intervenir, los riesgos a los que nos exponemos son altos, advierte: “seguiremos teniendo una ciudad donde los congestionamientos nos siguen comiendo, son altamente intensivas en el consumo de energía y recursos, son difíciles de administrar y, lo más importante, nos están quitando calidad de vida.”

Pueden consultar el documento Reforma Urbana 100 Ideas para las Ciudades de México aquí.

 

Siguientes artículos

Haciendo maletas: cómo cambiarse de casa en el DF
Por

Lo sabemos: buscar casa puede ser un dolor de cabeza en la caótica Ciudad de México. Para facilitar el proceso, te ofrec...