El sector médico es muy sui géneris: por un lado, los avances en equipos de laboratorio y química farmacéutica están permitiendo contrarrestar enfermedades que antes acababan con la vida, pero por otro, un amplio número de médicos sigue utilizando máquinas de escribir o recetas hechas a mano para prescribir medicamentos a sus pacientes, agendarles citas o expedirles órdenes para estudios clínicos.

Para fortuna de ellos y de los propios pacientes, una nueva herramienta está permitiendo ya no utilizar cientos de recetas de papel, tener que apuntar en calendarios físicos futuras consultas o gastar en llamadas telefónicas para recordar a los clientes su cita con el médico.

Los autores de esta tecnología son Ernesto, Federico y Maynor, quienes un día coincidieron en la sala de espera de un banco de Guatemala y conversando se dieron cuenta que el conocimiento de servicios médicos de uno, de finanzas del segundo y la experiencia en programación del tercero podían dar como resultado un negocio innovador.

Ernesto, cuya familia lleva más de 40 años en el negocio de servicios médicos de diagnóstico y atiende a 40,000 pacientes al mes, fue quien se dio cuenta de lo complicado que era mantener contacto con los doctores y de lo ineficiente que era la entrega de los estudios a los pacientes, no sólo por lo que significaba llevar un documento a lugares como Petén o Cobán, en Guatemala, sino porque en ocasiones las asistentes de los médicos perdían los análisis clínicos.

PUBLICIDAD

“Fue eso lo que nos llevó a buscar una herramienta que facilitara nuestra relación con los doctores e hiciera más eficiente la entrega del informe médico y no se le extraviara a los médicos”, dice Ernesto.

En principio, estos emprendedores pensaban en desarrollar un software de procesos y dárselo como patrocinio a los médicos, pues sabían que en Latinoamérica los doctores dependen de las ayudas de las farmacéuticas para viajar y asistir a congresos.

Sin embargo, una experiencia previa de Federico y Maynor, quienes habían intentado hacer un software de contabilidad y buscaron aplicar un modelo de gratuidad que no les funcionó, consideraron que el fracaso que tuvieron por no contar con un esquema de monetización podía repetirse al regalar esta herramienta a los médicos, por lo que optaron por buscar patrocinadores con las farmacéuticas, aseguradoras, laboratorios de hospitales y hasta empresas de capacitación interesadas en quedar bien con los médicos.

Fue así que en 2014 nació MediCloud.me, un servicio online totalmente gratuito para los médicos, que les permite visualizar sus citas programadas, hacer recetas digitales, gestionar expedientes, visualizar cobros y, como servicio extra, dotar a los doctores con información sobre nuevos descubrimientos de medicina o tendencias del sector.

“La pregunta estratégica que nos hicimos —explica Maynor— fue cómo hacer algo que fuera útil y que usaran los doctores todo el tiempo. Fue así que se concibió la propuesta de servicio de MediCloud.me.”

En principio se hizo una prueba piloto con 25 médicos, con los que hicieron focus group (grupos de discusión) para asegurar que el programa funcionaba adecuadamente y corregir errores.

En la actualidad tienen ya más de 80,000 pacientes con expediente electrónico, en su mayoría de Guatemala, México y Colombia. Hoy buscan evolucionar el producto para que los médicos pidan a los laboratorios los estudios clínicos a través de la herramienta.

 

Siguientes artículos

3 ideas para que hagas feliz a papá y a tu negocio
Por

El tercer domingo de junio es el día que se reconoce la influencia de papá en la familia y la sociedad, y una gran oport...