Por Julio Pilotzi*

El Sistema Financiero Mexicano está cambiando. Un ejemplo de ello es que, por el momento, existe un auge de los intermediarios financieros independientes, quienes se dedican a realizar cruces de compra y venta entre inversionistas y empresas en el mercado bursátil.

Anteriormente, la actividad estaba restringida a las Casas de Bolsa, pero el esquema de los asesores independientes cobra cada vez mayor relevancia, sobre todo ante los crecientes montos de inversiones que requieren hoy en día de un manejo profesional.

Las estadísticas indican que los activos que administran los independientes ascienden ya a 446 mil millones de pesos, y que estos tienen en la actualidad por lo menos a unos 8 mil 760 clientes en el país.

PUBLICIDAD

Se trata de una nueva especie de emprendedores. Jóvenes de estirpe ambiciosa que están generando nueva riqueza en México, con conocimiento de cómo ganar más dinero a partir de estrategias de inversión novedosas.

Casas de Bolsa, el rival a vencer

En México, el mercado bursátil está regulado por la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP); esto mediante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que es propiamente el organismo encargado de vigilar el funcionamiento del Mercado de Valores.

Los intermediarios bursátiles financieros son principalmente las Casas de Bolsa autorizadas por la CNBV, modelo que en el caso mexicano sólo tiene a un representante; es decir, existe solamente en un mercado físico, por la zona de Reforma, donde se realizan las operaciones.

Otros intermediarios hoy en día, desde el punto de vista de organismos e instituciones, son las Operadoras de Fondos de Inversión, los Bancos y las Afores.

Las Casas de Bolsa son por excelencia las encargadas de realizar operaciones de compraventa de valores, además de asesorar a las empresas en la colocación de éstos y al público inversionista en la administración de su portafolio de inversión.

Éstas reciben recursos para realizar sus transacciones a través del Sistema Electrónico de Negociación, Transacción, Registro y Asignación de Consulta de Capitales; lo anterior por medios de sus llamados operadores.

Para poder realizar sus actividades como intermediario, los también llamados corredores de bolsa deben contar con la certificación de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles y con la autorización igualmente de la CNBV.

Las instituciones como las Casas de Bolsa realizan el cobro de una comisión por la actividad de compra y venta de valores, la cual es pactada entre el cliente y la institución, y que por lo regular ronda un promedio del 1%.

Los retadores del mercado

Con la evolución del mercado de valores, aparece también la figura de los Asesores de Inversión Independientes, misma que al igual que las instituciones está autorizada y regulada por la CNBV, tal y como lo establece el artículo 225 de la Ley del Mercado de Valores.

Los Asesores Independientes tienen la facultad para gestionar las carteras de inversión de sus clientes, aunque no sean empleados de una Casa de Bolsa; no obstante, sí tienen que operar a manera de institución, pues celebran un contrato con el inversionista en el cual le cobraran honorarios por este servicio.

Hablamos de personas físicas y morales que, sin ser intermediarios del mercado de valores, proporcionan de manera habitual y profesional servicios de administración de cartera, tomando decisiones de inversión a nombre y por cuenta de terceros, y otorgando de manera habitual y profesional asesoría de inversión en valores, análisis y emisión de recomendaciones de manera individualizada.

De acuerdo con Juan Carlos Minero, director de inversiones de Black Wallstreet Capital (BWC), estos nuevos asesores seguirán creciendo en el país, dando pie una nueva tendencia en lo que se refiere a la inversión en el país.

Por ahora, aseguran los expertos, uno de los elementos que más destacan en este tipo de intermediarios es que visualizan un buen futuro para México, gane quien gane en las próximas elecciones del 1 de julio.

De hecho, el propio Minero asegura que en este país habrá por lo menos 10 años de prosperidad incluso si llegara a ganar un candidato de la izquierda; por lo que los asesores independientes de inversión están en la mira de los inversores que desean incrementar su capital y que, por supuesto, no están dispuestos a perder.

Las reglas del juego

Por el estatus estratégico de los valores que manejan, los asesores independientes deben cumplir, como personas físicas interesadas en esta actividad, ciertos requisitos entre los que se encuentran acreditar que se cuenta con honorabilidad e historial crediticio satisfactorio, así como contar con un documento de certificación ante un organismo autorregulatorio.

Por su parte, las personas morales que desean ingresas a este mercado deberán ser sociedades anónimas en términos de la Ley General de Sociedades Mercantiles y ajustarse a requisitos tales como que en su objeto y estatutos sociales se prevea la realización de estas actividades, y que cuenten con establecimientos físicos destinados exclusivamente a la realización de su objeto social.

Los asesores en inversiones están obligados a contar con un mandato que les faculte girar instrucciones a los intermediarios del mercado de valores o instituciones financieras del exterior; esto para la celebración de operaciones con valores a nombre y por cuenta de sus clientes.

Adicionalmente, en la prestación de sus servicios, los asesores en inversiones deben asegurarse de documentar a nombre de sus clientes las operaciones con valores que ordenen por cuenta de estos, conservar las recomendaciones formuladas y la información brindada a sus clientes; lo anterior, entre otras obligaciones que les impone el artículo 226 de la Ley del Mercado de Valores.

Los asesores en inversiones tienen prohibido percibir cualquier tipo de remuneración proveniente de emisoras por la promoción de los valores que emiten o de personas relacionadas con tales emisoras. Asimismo, no pueden percibir cualquier tipo de remuneración proveniente de intermediarios del mercado de valores, nacionales o del extranjero, cuando los asesores en inversiones no presten servicios de asesoría a intermediarios financieros en carácter de sus clientes.

La Ley dice que los asesores en inversiones responderán a sus clientes por los daños y perjuicios que les ocasionen y tendrán prohibido ofrecer rendimientos garantizados o actuar en contra del interés de sus clientes y actuar como cotitulares en los contratos de intermediación bursátil de sus clientes.

Por último, estas figuras tienen prohibido recibir en depósito en administración o custodia, o en garantía por cuenta de terceros, dinero o valores que pertenezcan a sus clientes, ya sea directamente de estos o provenientes de las cuentas que les manejen, salvo tratándose de las remuneraciones por la prestación de sus servicios

*Analista de temas económicos.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Senadores republicanos quieren bloquear aranceles de Trump
Por

Si el Congreso de EU aprueba la iniciativa se podrían cancelar los aranceles que el gobierno ha impuesto a importaciones...