Por Alex Knapp 

Investigadores del MIT y Steelcase, con base en Michigan, han desarrollado un nuevo método de impresión 3D que podría hacer realidad la manufactura de muebles para oficina de gran escala. Conocido como Rapid Liquid Printing (RLP), esta técnica permite la creación de objetos grandes en minutos, usando materiales que tradicionalmente se encuentran en otros procesos industriales.

El sistema RLP parece ser completamente diferente a la preparación de un sistema de impresión en 3D. En lugar de imprimir capa por capa, el proceso RLP empieza con un gran tanque de gel. Después, usando una boquilla ligada a una máquina CNC —que permite elaborar piezas mecánicas mediante un diseño previo— se añade poliuretano líquido de dos partes al gel para que los dos líquidos se mezclen. El proceso permite que un objeto sólido sea creado en cuestión de minutos. Se remueve el gel del objeto impreso y se enjuaga con agua, no se requiere un proceso de curado.

El resultado neto, dice Skylar Tibbits, quien co-dirige el MIT’s Self-Assembly Lab con Jared Laucks, es un material que puede ser producido en minutos, en un modo que la impresión 3D no puede igualar.

PUBLICIDAD

“Nuestro proceso no imprime capas, y no necesita materiales de soporte, puede imprimir en cuestión de segundos o minutos y usa todos los días materiales industriales líquidos”, afirmó.

¿Y entonces, cuál es el papel de Steelcase en todo esto? ¿Por qué un fabricante de muebles para oficina le interesa la impresión 3D?

Lee también: 2017 será grande para la impresión 3D en México: Stratasys

“Estamos buscando oportunidades interesantes para nuestra compañía”, aseguró Rob Poel, director de nuevos negocios de innovación en Steelcase. “Ha habido una demanda creciente en los lugares de trabajo por la personalización. Las compañías están buscando diferentes maneras de atraer empleados, ésta es una de ellas.”

No obstante, una vez que el proceso madure, Tibbits aseguró que no habría nada igual en el mercado. De acuerdo con él, hay tres asuntos con lo que la impresión 3D tiene que lidiar, comparada con la manufactura tradicional: es lenta, usa diferentes materiales, y normalmente no puede hacer objetos muy grandes. Rapid Liquid Printing, según él, puede cambiar todo eso gracias a su velocidad y los materiales que es capaz de usar.

También apuntó que generaba oportunidades para que nuevos tipos de impresión 3D surjan, gracias a que es posible crear diferentes grosores de un mismo objeto. Yuka Hiyoshi, una diseñadora industrial senior en Steelcase, también mostró su emoción acerca del proceso de RLP.

“Como diseñador, lo que resulta más fascinante y único acerca de Rapid Liquid Printing es la línea de calidad de la impresión”, afirmó Hiyoshi. “Es suave, casi orgánico. Cuando estás imprimiendo libremente en una suspensión de gel puedes crear formas dinámicas sin la necesidad del material de soporte y estructura de una máquina de impresión 3D regular. Hay una fluidez natural en la impresión que se perdería si se usaran otras técnicas.”

Con esto dicho, Tibbits apuntó que aún es algo pronto para lanzar la tecnología, así que no empieces a diseñar tu siguiente silla de oficina todavía.

“Lo que hemos hecho hasta ahora es crear el proceso y exhibir los diseños en la Feria de los Muebles de Milán con el diseñador de productos Christophe Guberan”, dijo.

Poel coincidió con dichas declaraciones. “Hay un camino largo que recorrer antes de evaluar sus estándares. También tenemos que buscar la viabilidad del proceso y los costos asociados con el mismo. Pero es una realidad prometedora y emocionante”.

 

 

Siguientes artículos

Recursos Humanos más analíticos
Por

La tecnología no sólo transformará la forma en que se realiza el trabajo, sino también los equipos que lo realizan. Anal...