Es un exitoso concepto de restaurante de comida asiática que permite al cliente comer sano, fresco y combinar los ingredientes al gusto.

 

 

Cuando empecé en el apasionante mundo del periodismo, siempre imaginé que este oficio me permitiría conocer a gente interesante, y afortunadamente no me ha decepcionado. He conocido a muchos de esos hombres y mujeres que son los que realmente mueven a nuestro país. Me refiero a personas como los hermanos Luis y Enrique Weber, creadores de I Love Wok, un exitoso concepto de restaurante de comida asiática que permite al cliente comer sano, fresco y combinar los ingredientes al gusto.

PUBLICIDAD

El comensal llega a la barra, elige la pasta o arroz que prefiera, selecciona los ingredientes con que cocinarán su wok (verduras, brotes de bambú, camarones, pollo, carnes, entre otros), escoge una de las seis salsas disponibles y si quiere puede observar la preparación de su wok.

La idea surge luego de que Enrique, quien estudió gastronomía en México y España, realiza un viaje a Tailandia, donde se metió de lleno a conocer todo sobre la comida tailandesa. Observó lo que se servía en los restaurantes, en las casas y hasta en los puestos callejeros.

Se dio cuenta que el wok una especie de sartén redondo, profundo y abombado de origen chino permite preparar alimentos sin eliminar sus propiedades nutritivas y conservando su textura.

Platillo del restaurante I Love Wok

Platillo del restaurante I Love Wok

Luego de permanecer seis años en España tres como estudiante y tres trabajando–, Enrique decide regresar a México y emprender una idea de comida preparada en wok.

Este joven, de 32 años de edad, traía algo de dinero que había ahorrado durante su estancia en España, pero no era suficiente para emprender su idea. Recurre entonces a su familia para hacerla posible. Su hermano Luis (actual administrador de la marca), su padre y su madre deciden apoyar económicamente la propuesta de Enrique.

La idea era contar con alimentos sanos y rápidos de preparar para los habitantes de una ciudad tan ajetreada como el Distrito Federal, donde muchas personas no tienen tiempo de preparar comida nutritiva debido al trabajo o a otras actividades que realizan a lo largo del día.

Así, en 2009, Enrique y Luis inauguran el primer restaurante I Love Wok, en un pequeño local en la zona de Santa Fe. Y aunque el lugar no era el que ellos querían en un inicio, este local permitió a los hermanos Weber darse cuenta del potencial que tenía el negocio. En poco tiempo había una gran demanda entre estudiantes y oficinistas del área.

Así, durante un año Enrique se dedicó a atender esta primera sucursal. Fue administrador, cocinero, repartidor y todo lo que se necesitara para operar. Luis, quien estudió Entertainment Business Management en Canadá, se encargó de las finanzas.

Una vez probado el éxito del negocio, en abril de 2010 Luis y Enrique deciden abrir otro local en la colonia Roma, que rápidamente conquistó a los comensales. En poco tiempo ya se podía ver a gente formada esperando su turno para comer o pedir su comida para llevar.

A fines del mismo año, los hermanos Weber trasladan el negocio de Santa Fe a la colonia Condesa, a un local más amplio. I Love Wok también se adaptó con éxito a esta zona.

 

Felices comensales

Felices comensales

Gracias a lo exitoso de su modelo de negocio, la Secretaría de Economía les otorga una beca para desarrollar su modelo de franquicia con la firma consultora Feher & Feher. El plan es que a finales del 2014 puedan empezar a franquiciar.

Actualmente, estos jóvenes emprendedores dan empleo formal a 15 personas y preparan en promedio 4,500 woks al mes en cada una de sus dos sucursales.

Luis y Enrique tienen también gusto por las artes. Por ello apoyan la divulgación de las obras de diseñadores gráficos en sus empaques y patrocinan eventos culturales.

No se trata de emprendedores casuales, sino de jóvenes que tienen bien puesto el chip emprendedor. Y como I Love Wok no es el único negocio que han emprendido los hermanos Weber, pronto hablaremos más de ellos.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @elopez_loyola

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El hombre que conquistó América Latina con Facebook
Por

Alexandre Hohagen cuenta cómo es que supo, antes que muchos, que irse a conquistar América Latina y a los hispanos en Es...