Aparecer en el Buró o Círculo de Crédito no es malo, siempre y cuando tu reporte refleje un buen comportamiento con los productos o servicios financieros que hayas contratado. Una vez que tu calificación comienza a cambiar, sólo existen dos opciones: que el historial sea positivo o negativo.

Si es positivo, tu calificación refleja que eres una persona que cumples en tiempo y forma con tus responsabilidades, sobre todo en temas de pago crediticio. Pero si has tenido algún atraso o adeudo, el reporte será negativo, es decir, tienes un decremento en tu score. En este caso, puedes corregir tu historial antes que pasen más de 3 meses de haber caído en impago.

En México, los métodos más conocidos para mejorar la calificación del reporte crediticio son pagar adeudos pendientes (76.5%), recurrir a reparadoras de crédito (15%) y cancelar las tarjetas de crédito que se tengan (4%), según datos de un sondeo realizado por la comparadora de servicios financieros Coru.com y la empresa de estudios de mercado Brad.Feebbo en octubre de 2017.

Si sospechas que tu score crediticio ha bajado y quieres mejorarlo, una de las opciones que tienes es usar tu tarjeta de crédito, ya sea bancaria o departamental. Entre las acciones para ayudar a tu historial crediticio son:

PUBLICIDAD
  • Pagar el dinero que debes en la tarjeta. Si es una pequeña cantidad la que adeudas, lo ideal es que la pagues en una sola exhibición lo antes posible, así evitas que genere intereses. Por el contrario, si es una cantidad mayor, cubre el monto mínimo que establece el banco y abona una cantidad adicional, así terminarás más rápido de pagar.
  • No gastes más de lo que puedes pagar. Aunque tengas un gran crédito aprobado en tu tarjeta de crédito, lo mejor es mantenerse realista sobre la cantidad de dinero máxima que te puedes permitir gastar sin descontrolar tus finanzas. Así, mes con mes podrás liquidar el monto total de lo gastado y el banco tomará de forma positiva tu comportamiento para después ofrecerte mejores productos o incrementar tu línea de crédito.
  • Verifica que tu tarjeta departamental tenga el respaldo de Visa o Mastercard. De nada servirá que tu plástico solo cuente con el aval de la tienda donde la solicitaste porque no genera un registro en tu historial crediticio. Si este es el caso, lo recomendable es preguntar si la tienda emite otro tipo de plásticos que sí cuenten con el respaldo de las redes de pago internacionales como Visa y Mastercard.
  • Usa tu tarjeta una vez al mes. Si eres de las personas que piensa que entre menos use su plástico es mejor, quizá no es la mejor de las tácticas. La idea de tener una tarjeta es dar visibilidad a las instituciones financieras de tu comportamiento y capacidad de pago. Si no te convence pagar todo con tu plástico, puedes domiciliar pagos recurrentes que tengas (como servicios del hogar, de transporte o entretenimiento), que, si bien no representan una gran cantidad de dinero, cuentan como una actividad recurrente para el banco y ayudan a mejorar tu calificación crediticia.
  • Tener una cuenta de ahorro o nómina activa. Si por el contrario no tienes una tarjeta de crédito, pero quieres una, lo ideal es que apertures una cuenta de ahorro y mantengas un saldo estable por al menos 3 meses, así el banco identificará que tienes un ingreso constante y te ofrecerá una tarjeta de crédito con la que podrás comenzar tu historial crediticio.

Tener una buena calificación en tu historial crediticio puede tomar mucho tiempo y en sólo un momento puedes dañarla.

 

Contacto:

Twitter: @BernardoPrum

LinkedIn: bernardo-prum

Facebook: coru

Blog: coru.com

Página web: coru.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El nuevo Buró de Crédito Inteligente de Brasil
Por

El problema de los burós de crédito tradicionales es que castigan a muchos probables usuarios de servicios financieros,...