Para el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) debe seguir, sin embargo, existen riesgos de corrupción en los procesos de contratación del proyecto.

“Esta obra es la mejor alternativa para atender la creciente demanda de transporte aéreo de los mexicanos. Una amplia conectividad aérea abre oportunidades de crecimiento económico y desarrollo regional, al permitir el mayor flujo posible de turistas nacionales e internacionales, inversionistas e intercambio de bienes entre las distintas entidades federativas del país”, indicó el instituto en su informe Nuevo Aeropuerto Internacional de México, un proyecto indispensable: riesgos y oportunidades.

Entre los riesgos identificados se encuentra que el 90% del monto analizado por los acuerdos y convenios (más de 130,675 millones de pesos) se adjudicaron mediante licitaciones públicas, sin embargo, 157 de los 320 acuerdos estudiados fueron adjudicados directamente.

De igual manera, únicamente el 19% de los procedimientos que no se adjudicaron públicamente tienen una justificación legal adecuada, al tiempo en que 25 de los procedimientos que ascienden a 3,036 millones de pesos tuvieron menos de cuatro días para preparar las propuestas.

PUBLICIDAD

Te recomendamos: Cancelar el nuevo aeropuerto costaría 120,000 mdp, estima IMCO

“12 de las 21 categorías únicas establecidas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Púbico (SHCP) nunca utilizaron un procedimiento competitivo… Si la dependencia compradora adjudica un contrato al proveedor con la única propuesta solvente, hay riesgo de una simulación de competencia. El 29% de los procedimientos de compra pública carecen de verdadera competencia”, indica el informe del IMCO.

Por otra parte, el instituto destaca que el proyecto no fue contemplado en el Plan Nacional de Desarrollo, en el Plan Nacional de Infraestructura o en programas sectoriales y regionales.

Durante su campaña presidencial, Andrés Manuel López Obrador, quien ganó la contienda electoral, criticó la construcción del NAIM, a lo cual reaccionó el sector empresarial.  El próximo mandatario señaló después que la decisión de cancelar el proyecto no estaba definida, al tiempo en que indicó que se busca distribuir la inversión no sólo en el sector público.

 

Siguientes artículos

aeropuerto
Cancelar el nuevo aeropuerto costaría 120,000 mdp, estima IMCO
Por

El costo de la cancelación incluye 58,000 millones ya pagados, penas y gastos no recuperables que se generarían por los...