Es común que se vea a la economía como una máquina con muchos engranajes, complicada de entender y de predecir, pero lo cierto es que, en esencia, no es complicada; una economía depende, en gran medida, de su producción, y la producción depende del acercamiento entre dos actores: el capital y la innovación/emprendimiento.

Si las personas, los ahorros, el consumo, el crédito y las empresas son los engranajes de la máquina de la economía, entonces ésta necesita de aceite para mantener lubricadas las piezas. Dependiendo de qué tan bien aceitada esté la máquina económica, la interacción entre los engranajes será más fluida, es decir, que el emprendedor podrá encontrar el capital y, el ahorrador, un proyecto atractivo de forma eficiente.

La máxima expresión de esta relación se da en los mercados bursátiles. De ahí la importancia de medir su desarrollo y funcionamiento.

Y esto es lo que nos propusimos hacer en el Instituto VIF: medir el nivel de desarrollo de nuestro mercado bursátil, comparándolo con otros países del mundo. La idea surgió ante la percepción fundada y generalizada de que el mercado bursátil en México le queda muy chico a nuestra economía.

Para medirlo, creamos el Índice VIF de Mercados Bursátiles, que realiza, desde 2010, una medición que sintetiza en un indicador el desarrollo y la eficacia de las instituciones y los mercados bursátiles de diferentes países, con un enfoque en México y Latinoamérica. El Índice integra 19 variables para 40 países, con el fin de evaluar dos dimensiones de análisis: los mercados bursátiles y el contexto en el que se desenvuelven, es decir, la estabilidad nacional.

Recapitulando: Tres años después de haber empezado a publicar el Índice, y siete de recabar datos, los resultados muestran que, desde 2010, México sólo ha subido tres lugares en el ranking. Por un lado, resalta la fortaleza del mercado mexicano, comparado con otros países emergentes.  por ejemplo, la capitalización bursátil como porcentaje del PIB en Brasil cayó de 80.2% a 27.6%, mientras que, en el mismo periodo, el porcentaje para México bajó sólo de 39.3% a 35.2%.

En gran medida, esto refleja la crisis que sufre Brasil desde la caída de los precios de los commodities y la relativa estabilidad y mayor diversificación representadas en la Bolsa Mexicana de Valores.

De 2009 a la fecha, en nuestra bolsa ha habido 21 IPOs, de los cuales más de la mitad están relacionados con el sector industrial y de consumo; por otro lado, en la bolsa de Brasil sólo ha habido ocho IPOs en el mismo periodo.

Sin embargo, el gran reto para el mercado bursátil mexicano, desde que empezamos esta edición, es el acceso, que está reflejado en tres factores: el monto total operado en acciones como porcentaje del PIB (8% vs 19% de Brasil y 9.8% en promedio en los mercados emergentes); las compañías listadas en la bolsa de valores por millón de habitantes (1.13 vs 1.73 de Brasil, 17.3 de Chile y 9.8 en promedio en los mercados emergentes); y el crédito bancario respecto al PIB (31.0% vs 67.1% de Brasil, 109.4% de Chile y 52.5% en promedio en los mercados emergentes).

Este reto es importante. Si la gran labor del mercado bursátil es garantizar la asignación eficiente del capital hacia el talento y proteger el poder adquisitivo de los ahorros en el tiempo, es justamente el acceso la variable que nos indica que hoy no se están encontrando de manera eficiente nuestros dos actores, que son los ahorradores y los emprendedores.

¿Y por qué esto es importante para México? Porque somos el país más joven de la OCDE, con 27 años de edad en promedio (también más joven que Brasil y China), y esta gente joven está cada vez más preparada (somos el octavo generador de ingenieros en el mundo), hay mucho ahorro a través de las Afores y existe una baja penetración de crédito.

En resumen, tenemos mucha gente con talento que va a empezar a emprender y mucho capital para financiar los proyectos que estas personas emprendan. Por lo tanto, necesitamos que la máquina esté en su punto para no desaprovechar la oportunidad histórica.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes.

Siguientes artículos

bimbo-pan
Bimbo quiere ampliar su presencia en China
Por

En 2006, la compañía incursionó al mercado chino a través de la compra de las operaciones en Beijing de la panificadora...