Esta semana se cumplen 25 años del lanzamiento de uno de los productos de consumo que convirtió a los videojuegos en parte importante de la cultura popular de forma irreversible: el PlayStation.

El 3 de diciembre de 1994, la primera consola de videojuegos desarrollada por Sony llegó a las tiendas japonesas. En aquel entonces, pocos habrían podido imaginar que una compañía extraña a esta industria pudiera convertirse en un rival para el liderazgo de Sega y Nintendo, y menos aun que un cuarto de siglo después, esta nueva marca se convirtiera en un ícono de moda, la tecnología y el entretenimiento al mismo tiempo.

Hoy en día Sony ha vendido casi 500 millones de unidades de sus distintas consolas, manteniendo un liderazgo indiscutible en las ventas de hardware y software. Para ponerlo en perspectiva financiera, este año PlayStation se convirtió en la división más rentable de todo el conglomerado de Sony, superando a las áreas dedicadas a música, cine, electrónica, semiconductores, y servicios financieros.

La historia de la marca se puede remontar hasta mitad de los años ochenta, cuando Ken Kutaragi, que tenía años trabajando como ingeniero en Sony, fue abordado por Nintendo para diseñar un chip de sonido para su esperada consola de 16 bits que reemplazaría al Nintendo Entertainment System. Ya que Sony no tenía interés en los videojuegos, Kutaragi aceptó el proyecto y trabajó en secreto hasta que los ejecutivos en Sony descubrieron esto, poniendo en riesgo su puesto dentro de la compañía. El CEO de Sony en aquel entonces, Norio Ohga, le permitió continuar con su proyecto personal y conservar su trabajo en Sony, dando pie en los años posteriores a una alianza entre Nintendo y Sony para desarrollar hardware que permitiría a consolas de videojuegos usar la entonces novedosa tecnología del CD-ROM. La alianza se terminó por diferencias entre ambas compañías, y nunca sacaron un producto al mercado. 

El Super Nintendo salió al mercado en 1990, lo que dejó a Kutaragi con la oportunidad de continuar su investigación y desarrollo para un producto de videojuegos para Sony. Con el apoyo de la división Sony Music, el 16 de noviembre de 1993 se formó Sony Computer Entertainment (que en 2016 se transformaría en Sony Interactive Entertainment) la compañía dueña de la marca PlayStation. Al año siguiente de esto, Sony puso en el mercado su primera consola de videojuegos, con el nombre PlayStation, apostando por tres puntos que han sido clave en su éxito.

El primero punto fue la tecnología. Si bien Nintendo nunca se ha caracterizado por usar tecnología de punta en su desarrollo de productos, sino en la simplicidad de la experiencia de usuario, su competidor Sega sí lo hacía. El PlayStation no funcionaba con cartuchos, sino con CD, lo que le permitía vencer las limitaciones de espacio en el software de forma práctica y barata; a demás podría reproducir más de 16 millones de colores, desplegar gráficos tridimensionales sin problemas, y soportar una resolución de hasta 640 x 480 pixeles. Esto le permitió enfrentar al Sega Saturn (que también contaba con tecnología de punta para la época) pues había llegado al mercado japonés menos de un mes antes, pero con un precio $100 dólares arriba de los $299 de la consola de Sony. 

Te recomendamos: Death Stranding, la nueva apuesta de Kojima para reinventar los videojuegos

En segundo lugar, el primer PlayStation tenía un claro enfoque sobre los videojuegos y el entretenimiento, de lo cual Nintendo era el rey indiscutible. Con esta consola comenzó una larga tradición de software exclusivo que hasta el día de hoy caracteriza a la marca. En el PlayStation nacieron juegos y franquicias que marcaron la década de los noventa, y que hasta hoy se consideran hitos de la industria: Final Fantasy VII, Gran Turismo, Metal Gear Solid, Tekken, Crash Bandicoot, y Wipeout, son apenas algunos ejemplos de esto. Al final de su vida como producto, el PlayStation amasó unos 8,000 títulos diferentes alrededor del mundo.

El tercer punto de su éxito fue su explícito objetivo de penetración cultural, apuntando hacia un verdadero público universal. A principio de los noventa, los videojuegos todavía eran considerados dentro del mundo de los juguetes y los hobbies de nicho. Nintendo gozaba de una increíble aceptación entre el público infantil o familiar, mientras que los adultos que tomaban los videojuegos de forma más seria encontraban entretenimiento alternativo en las PC. A través del diseño de sus productos, así como de marketing radicalmente distinto al de sus competidores, PlayStation logró trascender el aura infantil de la industria y vestir a su marca del coolness que tenían las bandas de rock.

Comercial de PlayStation de 1998:

Un ejemplo de esto fue que varios de los clubes nocturnos de moda en Londres comenzaron a colocar estaciones donde sus asistentes podrían jugar durante una noche de fiesta. En aquel momento habría sido impensable el ver consolas de videojuegos en un lugar como un club; ni Nintendo ni Sega habrían podido tener éxito con una activación de este tipo.

Esta primera generación de PlayStation fue la primera consola de videojuegos en la historia que sobrepasó la marca de los 100 millones de unidades vendidas. La siguiente generación, el PlayStation 2, rompió ese récord y hasta el día de hoy se mantiene como la consola más vendida en la historia, con más de 150 millones de consolas. Sin embargo, el actual PlayStation 4 este año superó los 100 millones de unidades, colocándose a la cabeza de esta generación de consolas, demostrando que la maquinaria de PlayStation todavía tiene potencial de crecimiento.

Si bien PlayStation ya confirmó que en diciembre de 2020 llegará su consola de siguiente generación, esto no significa que las ventas de software y hardware del PlayStation 4 vayan a morir el próximo año. La maquinaria de videojuegos de Sony todavía tiene muchos años por delante para seguir creciendo y rompiendo récords, sobre todo ahora que gracias a ellos (en gran medida) los videojuegos tienen la mayor aceptación cultural y crecimiento económico que jamás han experimentado. 

 

Contacto:

Twitter: @IrvingPeres

Correo: [email protected]

Podcast: El Beastcast

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Lee también: Blasphemous, una cruenta pesadilla aurisecular

 

Siguientes artículos

Mario Molina pide a AMLO y Trump usar cubrebocas para dar el ejemplo
Por

El premio Nobel de química, Mario Molina, pidió a los presidentes usar el cubrebocas para dar el ejemplo a la población...