Una cosa debe quedarnos clara, la adopción masiva de los medios digitales no se trata de un fenómeno aislado que simplemente se sume a las plataformas existentes de contenidos, como la televisión, la radio o la prensa impresa. En realidad, implica un cambio gigantesco en el consumo de medios y en los modelos de negocios existentes hasta la fecha.

Uno de los cambios principales es la manera en cómo descubrimos noticias. No sólo existe un evidente abandono de las plataformas tradicionales, también existe una tendencia mucho más grande a recibir noticias a través de las redes sociales, más que a descubrirlas en portales informativos.

Así, la búsqueda de información no sólo es en su mayoría digital, sino empieza a segmentarse de acuerdo a grupos etarios.

Ello implica que las personas se vuelven leales a las plataformas sociales y esperan recibir información según sus intereses particulares, más que buscar en portales noticiosos o en los sitios de periódicos. De acuerdo con el estudio “From Viral to tribal: la próxima fontera de los medios”, desarrollado por ComScore, el 55% de los centennials y el 40% de los milennials prefieren encontrar noticias a través del flujo de contenidos de sus redes sociales, en contraposición de la Generación X que prefiere buscar en lo sitios oficiales de periódicos o revistas.

La razón es multifactorial, sin embargo, una de las posibles causas sean los algoritmos de distribución y alcance de los contenidos, que ayudan a los usuarios a obtener publicaciones de forma personalizada. De esa manera, las noticias que reciben son así, seleccionadas de forma automatizada conforme a los hábitos de consumo de contenidos y navegación.

Justa esa es la razón por la que, además, no se pagaría por contenido noticioso en las redes sociales. No sólo se puede personalizar la recepción de noticias, también es factible bloquear temas que no sean de interés.

Con base en ello, ComScore explica que hay 3 tipos de contenidos por lo que los usuarios de las plataformas digitales sí estarían dispuestos a pagar. En primer, se menciona la utilidad. Es decir, contenidos que proporcionen datos o estadísticas que sean de interés para entender un tema complejo, que sirvan como una guía para hacer ciertas acciones o ben, para tomar decisiones.

Luego, se encuentra la exclusividad de los contenidos. Ello se refiere a programas o publicaciones que no estén disponibles en ninguna otra plataforma y que tengan un alto grado de especialización.

Por último, está el contenido Premium, que se refiere a contenido que no tenga interrupciones o pausas publicitarias o bien, que permita la portabilidad o el consumo off line.

La reconfiguración de los medios de comunicación no sólo tiene que contemplar diferentes modelos de negocio, sino formas de entregar contenidos atractivos y únicos a sus usuarios, además de una estrategia de colocación efectiva y segmentada en las redes sociales. Es un reto, pero también es una construcción hacia el futuro.

 

Siguientes artículos

Impulsar la movilidad sostenible en México
Por

México no debe caer en un progreso acelerado de la movilidad sostenible y ha de potenciar el valor de sus marcas-ciudad...