Por: Julio Pilotzi*

La pandemia generada por el Coronavirus que se vive a nivel mundial, ha acelerado la transformación en diferentes sectores e industrias, y México no es la excepción, teniendo ahora que adaptar sus procesos productivos y metodologías en estrategias enfocadas a la inclusión digital, tanto en pequeñas y medianas empresas como en multinacionales.

Por una parte, la revolución digital que avanza como la gran gestora de recursos para individuos y empresas, es el principal soporte de almacenamiento tanto de información como de datos para la gestión de internautas, comprobando así que diversas tareas y responsabilidades pueden realizarse de manera remota manteniendo la calidad en producto y sobre todo, servicio al cliente.

Un punto interesante es la transformación y adaptación a la cuarta revolución industrial, también conocida como industria 4.0, y es que las industrias que requieran esfuerzos en producción no tendrán otro camino más que reiniciar operaciones optimizando procesos, tiempos y sobre todo, atender las medidas de seguridad correspondientes, que si bien se han ido levantando, se tienen que continuar respetando para asegurar la salud de sus empleados, proveedores y clientes.

Dicho concepto de industria 4.0, que en inicio promete pasar del mundo físico al digital por medio de la captura de datos y creación de registros para su interpretación, análisis e identificación de información relevante que permita tomar decisiones de negocio con valor y margen de error reducido, es lo que las industrias requieren hoy día para acelerar su retorno a las actividades de manera efectiva.

El cambio que supone la revolución industrial, permitirá tener acceso en tiempo real a datos e inteligencia de negocio por medio de la integración digital de la información desde diferentes fuentes y localizaciones. De esta manera, las plantas productivas podrán reiniciar su ciclo en tiempo real combinando la operación física y remota por medio de la digitalización.

Existen empresas que están enfocadas en la transformación digital de la energía y automatización de procesos,  ha puesto a disposición de la industria un software que permite diagnosticar, configurar y dar mantenimiento al equipo industrial de forma remota, evitando retrasos y costos por traslado, incluyendo adicionalmente ciberseguridad 24/7 en los equipos monitoreados con lo que la información y datos se mantendrán a salvo, aspecto fundamental en tiempos de hackeos a bases, interfaces y plataformas.

Dicha tecnología está siendo puesta en práctica en una planta inteligente de una compañía de capital francés localizada en Apocada, Nuevo León, en la cual ya están tomando decisiones productivas con base en la inteligencia que se produce, con mejor rentabilidad al mismo tiempo en el que mantienen operaciones seguras y ágiles.

Y si bien existen posiciones de las cuales no se pueden prescindir, también se están desarrollando soluciones para que en medida de lo posible, se eviten contactos que en principio parecen sencillos pero que son fuente principal de contagio, como el tacto a tableros y maquinaria.

En este aspecto, productos como botones inalámbricos y estaciones de control, que con presión mínima a través del codo pueden activar a distancia diferentes comandos con salida al revelador y transistor, así como pedales electromecánicos con la misma finalidad de ejercer acciones de manera remota, hacen posible la reducción de contacto manual con instalaciones, lo que impulsa al cuidado sanitario en las tareas cotidianas.

 Es así como la industria 4.0 está redefiniendo la manera en la que operan empresas y plantas de producción no solo en México sino a nivel global, por medio de los cambios dentro de su operación y producción, así como con el mismo tránsito de colaboradores, proveedores y profesionales.

Si bien en un inicio esto proyectará que posiciones operativas dejen de ser necesarias, tiempos de operación podrán ser aprovechados para la creación de nuevos proyectos por medio de la innovación y la tecnología, que requerirán diferente tipos de cualidades y conocimientos para su desarrollo óptimo, lo que terminará generando nuevas oportunidades para profesionistas, profesionales e incluso, estudiantes que quieran comenzar a desarrollarse en el entorno.

Sin duda se avecina un cambio en todos sentidos, y uno considerable será la manera en la que los negocios operan, desde la pequeña empresa hasta la que requiere una planta productiva, basado todo en eficientar tiempos y productividad que se verán reflejados en ahorros en presupuestos para las empresas, en un contexto de grandes retos económicos, productividad, y eficiencia.

Contacto:

Julio Pilotzi es analista de temas económicos.*

Twitter: @juliopilotzi

LinkedIn: Julio Pilotzi

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

coronavirus, covid-19
El mundo alcanza 19.4 millones de casos de covid-19, pero la curva de contagios se frena
Por

Los casos globales de la covid-19 superaron hoy los 19.4 millones, aunque la curva de contagios diarios de esta semana p...