Hace unas semanas se llevó a cabo la presentación de los nuevos teléfonos de la firma Apple entre los que destaca el iPhone XS Max, un dispositivo que cuesta alrededor de 35,000 pesos y en el que la firma ha puesto todas sus expectativas para este año (que por cierto en México se agotó en cuestión de minutos el primer día de su venta).

Por su precio apetece ser uno de los teléfonos más completos de este 2018, en donde el mercado de la gama alta entra en una verdadera guerra entre los fabricantes por enormes pantallas, máxima resolución en imágenes, video y con procesadores ultrarrápidos para las tareas de los usuarios que ya no sólo se conforman con un buen diseño.

Este nuevo dispositivo ha despertado, como ya es normal en la marca, un gran furor entre quienes aman el iPhone y entre quienes siempre lo han criticado. Los Applelovers y sus haters, ya han dado de qué hablar.

Sin embargo una cosa es un hecho. Cada año que Apple presenta sus nuevos dispositivos el mundo enloquece; es tema de conversación, saturan las redes sociales… Apple se pone en la mira de todo el mundo.

PUBLICIDAD

Es por eso que probamos el nuevo insignia de la compañía que dirige Tim Cook y este es nuestro veredicto.

 

Pantallas enormes como tendencia

En resumen, no aptas para manos pequeñas. Si bien el iPhone XS Max mantiene características de sus antecesores, la compañía siguió la tendencia de teléfonos en donde las grandes pantallas son indispensables. Con 6.5 pulgadas, su pantalla cuenta con mayor resolución en imágenes y video. La cara de este teléfono es una súper retina OLED que tiene una resolución de 2688×1242, 458 por pulgada. De hecho es la pantalla más grande que ha tenido un iPhone en su historia.

Punto bueno para Apple si es que buscas un teléfono de grandes dimensiones, peso si quieres ocupar o manejar este dispositivo con una sola mano te verás en problemas ya que no es nada discreto y de repente requieres de un mayor esfuerzo. Y si hablamos de guardarlo en tu pantalón, no será práctico y más si estás acostumbrado a formatos más pequeños.

Algo que es para destacar en sus dimensiones y peso es la ligereza de este teléfono, ya que pesa sólo 208 gramos. La parte trasera cuenta con una capa de cristal que a pesar del material, no tiene mayor problema al ajustarse a la mano. Según Apple, el cristal de protección, tanto de la parte trasera como de la pantalla, ha sido modificado para aumentar la resistencia a caídas/golpes y arañazos.

Lee también: El nuevo iPhone es hasta 7,000 pesos más caro en México, ¿por qué?

 

Agua y polvo, punto bueno para Apple

En esta nueva versión, Apple trabajó en problemas elementales y de uso común y es un punto a favor. Las caídas del teléfono al agua o el derrame de refresco o cerveza pueden ser solucionadas ya que este dispositivo cuenta con resistencia al agua y polvo.

Ahora este dispositivo pasa de tener una certificación IP67 a una IP68, lo que traducido a lenguaje común significa que el derrame de líquidos, incluso los que no son agua, no supone un problema. Con esa protección podríamos sumergir el iPhone XS Max a dos metros de profundidad durante media hora.

Foto: Arturo Luna / Forbes México.

 

A12 Bionic y reconocimiento facial

En el nuevo iPhone XS Max se puede notar el A12 Bionic, un chip que utiliza aprendizaje automático en tiempo real que no sólo trabaja en su sistema de reconocimiento facial, sino en las imágenes o juegos y hace mucho más amable. 

Otra novedad que llega con su FaceID es la posibilidad de registrar hasta dos rostros. Apple permite que estos sean de diferentes personas, sin embargo y a pesar de su sistema infrarrojo para detectar en la oscuridad los rostros, si acercas demasiado el rostro al teléfono suele llevarte varios intentos antes de reconocerlo.

 

La cámara y el efecto bokeh

Apple ha puesto hincapié en uno de los detalles que más están exigiendo los usuarios de teléfonos móviles: la cámara.

La compañía puso en su iPhone XS Max un sensor más grande, lo que mejora de sobremanera el modo retrato, el cual ahora permite modificar el desenfoque de fondo con su efecto bokeh que logra difuminar el fondo de los retratos, además que con su Control de Profundidad permite ajustar la profundidad de campo después de tomar la foto.

Esto no sería posible sin el Smart HDR. Un sistema que captura diversas fotografías cuando el usuario presiona el obturador. Cada una de ellas se toma con un nivel diferente de iluminación, lo que permite identificar detalles tanto en las sombras como en las luces de una misma escena.

Algo en lo que trabajó la firma que dirige Tim Cook es en el sonido. Con el uso de los cuatro micrófonos integrados, los usuarios pueden grabar sonido estéreo para aprovechar al máximo las grabaciones de video.

Te puede interesar: Usuarios del nuevo iPhone XS reportan menor potencia en WiFi

 

Batería, mayor duración aunque no alcanzó el día completo  

Es notoria la labor de Apple en el tema de la batería del nuevo iPhone XS Max, sin embargo, todavía queda a deber en comparación con otros dispositivos ya que no alcanzó, según las pruebas realizadas, todo un día de duración.

Su mejora en el sistema de carga inalámbrica es notorio, pero el modo de carga rápida sigue siendo un adeudo de la marca hacia sus usuarios, ya que si desean esta opción, debe adquirir un cargador y un cable especial para esta tarea.

En este punto en los últimos días algunos usuarios han registrado algunas fallas al momento de cargar su iPhone XS. La falla, según sus registros consiste en que no carga el teléfono al menos que se active o despierte el equipo.

Lee: Usuarios detectan nuevas fallas en los iPhone XS y XS Max

 

Conclusión

Es un hecho que cada que Apple presenta algún producto el mundo enloquece y los más acérrimos críticos se vuelcan sobre sus productos. Si bien sus dispositivos no son exactos y los precios no son los más accesibles, es curioso e irónico ver cómo las filas para comprarlos cada año son enormes al grado de agotarlos en cuestión de minutos.

Apple es lo que hizo, va más allá de las críticas y de los amantes o haters de la marca. La compañía hizo de esto una cultura, desde su etapa Steve Jobs, propicio esto, todo un espectáculo capaz de mantener al más crítico pendiente de las características de sus productos. Sobre los precios si son elevados o bajos, eso, es cuestión de gustos (y de carteras).

 

Siguientes artículos

Una empresa líquida y licuefacción del crimen
Por

En una sociedad líquida, con un Estado y Gobierno líquidos, no permitamos que las empresas se contaminen también por eso...