¿Cansado de pedir el password del WiFi al barista del café? La solución creada por este par de emprendedores mexicanos podría dejar esos días en el pasado. The City WiFis You quiere darte Internet, de corazón.

 

A todos nos ha pasado: llegamos a un restaurante o bar, y lo primero que buscamos es si hay una red abierta. The City WiFis You es un proyecto emprendido por dos mexicanos que ya lleva Internet inalámbrico y gratuito a los usuarios en locales comerciales, a la vez que permite a los negocios conectar con sus usuarios y conocerlos mejor.

Citi WiFi, la startup, surgida apenas en febrero de 2014, ya tiene entre sus clientes a librerías Gandhi, Banamex, Wendy’s, Sushi Roll y Beer Factory, por mencionar algunos, y ha conectado a más de 10,000 usuarios en el Distrito Federal, Chiapas y Aguascalientes. En Forbes México platicamos con sus fundadores, José Luis Altamirano y Eric Aguilar, CEO y CTO, respectivamente, para asomarnos a lo que hay detrás de su proyecto.

PUBLICIDAD

La idea, explica Aguilar, surgió del potencial existente en una actividad que realizamos todos los días: cazar señales gratuitas de WiFi. “El servicio de Internet gratuito es, por un lado, algo que cada vez más usuarios exigen a los negocios que visitan, y por otro, una oportunidad de lograr un vínculo más cercano con sus clientes.”

Los números respaldan esa noción. De acuerdo con el “10° estudio sobre los hábitos de los usuarios de Internet en México 2014”, publicado por la Amipci esta semana, más del 60% de los internautas mexicanos se conecta a Internet a través de redes públicas. La idea, dice Altamirano, es que los negocios, grandes o chicos, aprovechen esa necesidad de conectividad al tiempo que hacen dinero.

 

¿Cómo funciona?

El principio detrás de The City WiFis You es el siguiente: A. La sucursal cuenta con una conexión a Internet. B. TCWFY instala un módem inalámbrico (Huawei o TP-Link) que ha reprogramado previamente con su software. C. El usuario puede conectarse a la red del negocio a través del módem de TCWFY, sin necesidad de introducir una contraseña, pero antes debe consumir el contenido ofrecido por la marca —el CEO define ese mecanismo así: “Yo negocio te voy a dar Internet gratis, WiFi de corazón, pero conóceme”—.

TCWFY

Además, el negocio puede definir el tiempo de conexión y el ancho de banda que tienen sus clientes, ver el número de usuarios conectados en tiempo real, el número de dispositivos únicos (clientes diferentes), clientes recurrentes, tasa de descarga y subida, qué tipo de dispositivos son y el tiempo promedio de navegación. “Es inteligencia, es una herramienta de marketing, y es así como estamos vendiendo a The City WiFis You”, dice Eric Aguilar. Las aplicaciones para este servicio son muchas, y la mayoría tiene que ver con un fortalecimiento de la marca y un aumento en los ingresos. Altamirano destaca al menos tres:

  1. El envío de publicidad directa, a través de gráficos o banners.
  2. La entrega de cupones con claves alfanuméricas o códigos QR.
  3. La realización de encuestas.

Esas tres modalidades pueden tener distintas combinaciones y generar valor para la marca, de forma que los 850 pesos mensuales que cuesta el servicio pueden prácticamente pagarse solos. Altamirano ilustra el potencial de su solución con otro caso: supongamos que una tienda tiene promociones (meses sin intereses o descuentos) en ciertos productos, “a través de TCWFY también puede fragmentar su pantalla para crear un patrocinio, crear otro medio e incluso monetizarlo dentro de su sucursal”. fragmentacion Por otra parte, una de las razones principales por las que la gente busca conexión a la red es el acceso a sus redes sociales, algo que las marcas pueden aprovechar. A cambio de acceso a Internet, los clientes podrían dar like en Facebook a la marca, seguirla en Twitter, hacer check in en Foursquare o Yelp, o incluso dar detalles sobre su perfil demográfico (edad, sexo, etcétera), y todo ello ayudaría al anunciante a tener un mejor conocimiento de sus clientes e incluso dirigirles promociones específicas de acuerdo a su perfil.

¿Departamento de qué?

Todo esto suena muy bien. Del lado de TCWFY la solución funciona, es escalable y gana clientes, pero ¿qué ocurre cuando se busca atraer a pequeñas y medianas empresas? Algunas, reconoce su CEO, no cuentan con departamento de Mercadotecnia, y hay casos en los que ni siquiera tienen un logo. Ése es uno de los principales retos para esta startup.

Aguilar, egresado de la carrera de Negocios Internacionales en la Universidad Panamericana, describe su labor como algo más que una simple venta; hay veces en que además fungen como un departamento externo de comercialización y mercadeo. “Nosotros tenemos que hacer con ellos ese call to action.”

Otro de los desafíos existentes para lograr una mayor penetración en el mercado es su configuración. “Descubrimos que buena parte de los tratos no se hacen con los corporativos, sino con los franquiciatarios”, afirma Aguilar, y encontrarlos es también todo un logro, aunque, reconoce, en ocasiones es más fácil tratar con ellos que con los grandes cuarteles generales, donde es más probable toparse con trabas burocráticas.

 

‘Seguridad’, una palabra clave

Las razones por las que las marcas buscan ofrecer Internet gratuito difieren entre sectores, relata Altamirano: “Los restaurantes y cafés deben tenerlo porque sus usuarios se los demandan, pero dan la clave de la misma red en la que tienen sus sistemas de administración, y eso al final representa un riesgo de seguridad y logística.”

El cliente tiene un módem al que usualmente conecta sus terminales punto de venta (TPV) y sus estaciones de trabajo. “Al instalar nuestro punto de acceso, creamos un firewall protegiendo todo lo que está del lado del negocio y permitiendo conexión a los clientes”, añade el CTO, un ingeniero en mecatrónica por el Tec de Monterrey campus Santa Fe. “Nosotros les damos el medio, la plataforma para que hagan lo que deseen. Lo único que necesitamos es la conexión a Internet del cliente, que debe estar a la altura del número de clientes que tenga. Del resto nos encargamos nosotros, y todos sus servicios están seguros en la nube.”

 

El futuro

El dúo se muestra optimista ante las perspectivas a futuro de su emprendimiento. Entre las funciones que planean añadir a su plataforma se encuentran la calendarización (para invitar a sus clientes a eventos futuros y agregarlos directamente a su calendario), mobile media y rich media, advergaming y location engagement (microgeolocalización para clientes con instalaciones más grandes, como supermercados) y gamificación. Hasta ahora, la startup ha sido financiada por sus fundadores, quienes no descartan la exploración de otras fuentes de recursos; después de todo,  hay que hacer frente a gastos de operación y a la competencia.

Para el año entrante, espera Altamirano, “queremos empezar con WiFi por la educación: queremos brindar WiFi de valor a las escuelas primarias, secundarias y prepas; Internet, pero sin social media. En esa plataforma reemplazaremos la pantalla promocional con links útiles y valiosos con Wikis y tutoriales”. Por lo pronto, donde urge la educación para que iniciativas como ésta, 100% mexicanas y que buscan dar a las marcas un mayor conocimiento de sus clientes, es en las pequeñas y medianas empresas, que muchas veces no saben cómo explotar su potencial, una labor que requerirá tiempo y manos.

 

Siguientes artículos

5 retos globales para las empresas de retail y consumo
Por

El socio líder global del sector Productos de Consumo de Deloitte le cuenta a Forbes México las principales tendencias y...