Por Sabrina Kessler

DW.- Ryan trabaja en Wall Street, en Nueva York. Son las 12:30. Con un cigarrillo en la boca y el móvil en la mano se apoya de manera casual en uno de los pilares que separan el sendero de la bolsa de valores de la calle. Es la hora de comer y la gente sale de sus oficinas impulsada por el hambre. Su ropa revela que trabajan en Wall Street.

Ryan trabaja para Goldman Sachs pero se parece más bien a un turista. No lleva corbata, chaqueta, ni zapatos de cuero. En su lugar, usa zapatillas oscuras, vaqueros ligeramente desgastados y un rompevientos que lo protege de la fría brisa de abril en las calles de Manhattan. «Estoy muy contento de que finalmente pueda ir a trabajar así», dice Ryan.

Hace solo unas semanas era muy diferente. Como es habitual en el sector financiero, Goldman Sachs estaba sujeto a estrictas normas de vestimenta, que también se aplicaban a Ryan. Quien quería ser un banquero de inversión no tenía otra opción: tenía que andar de manera elegante y formal. La corbata era estándar, el traje bastante normal. ¿Zapatillas y vaqueros? ¡Prohibido!

Nuevo jefe, nuevas reglas

Pero David Solomon quiere cambiar algo en la compañía con tanta tradición. El nuevo jefe de Goldman Sachs solo lleva unos meses en el cargo. Bajo el nombre de D-Sol ha estado durante meses de gira por el mundo como DJ, más recientemente en Nueva York, Miami y las Bahamas. Su mayor éxito: Don’t stop (thinking about tomorrow).

El título suena como un mensaje para su propia compañía. Nunca te detengas, piensa siempre en el mañana. Esto se aplica ahora al código de vestimenta interno. Con ello, la empresa sigue una tendencia que hace tiempo dejó de serla entre las empresas tecnológicas de Silicon Valley.

Ya en la década de 1950 se inició una tendencia que actualmente se conoce como «viernes casual» (casual Friday). De lunes a jueves se utilizó un estricto código de vestimenta en las oficinas, y los viernes -como introducción al fin de semana- se permitió vestir un suéter de cuello alto o una camiseta polo en lugar de una camisa.

Hoy en día, la excepción semanal se ha convertido en estándar en muchos lugares. «Los propios bancos de inversión se están convirtiendo cada vez más en empresas de tecnología», dice Brad Jaeger, que ha estado trabajando durante años como programador para un start-up en Nueva York. En los bancos no solo se requiere economistas y analistas de negocios, sino sobre todo miles de programadores. «Esa gente ciertamente no se pone un traje», dice Jaeger riéndose.

Otros expertos opinan que la decisión de Goldman Sachs es completamente equivocada. «El nuevo código de vestimenta es una mala idea», dice Heather Zumarraga, analista de Vision 4 Funds. Un traje y una corbata son un uniforme y hacen que sea mucho más fácil para minorías y personas de otros países sentirse cómodas en una empresa. «Si los bancos de inversión quieren abrirse a los nuevos talentos y, por lo tanto, a una mayor diversidad, deben mantener su traje y corbata», opina Zumarraga.

Por favor, no en chanclas

Las empresas de moda masculina estarían encantadas si empresas como Goldman Sachs y JP Morgan mantuvieran sus reglas estrictas. Sus cifras de ventas disminuyen continuamente. El valor de las acciones de Tailored Brands, por ejemplo, uno de los mayores fabricantes estadounidenses de trajes, se ha reducido a la mitad desde principios de este año. Pero, ¿cómo aumentar de nuevo las cifras de ventas cuando lo formal está pasado de moda?

Parece que el nuevo estilo casual se impone hasta en Wall Street. Pero para todo hay límites. Incluso el poco convencional David Solomon insiste en ello. «La ropa informal no es apropiada para todos los días y todas las ocasiones», indica en la carta que escribió a sus empleados. Así que incluso en el verano más caluroso de Nueva York no es probable ver a un banquero vestido con camisetas sin mangas y chanclas.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

 

Siguientes artículos

crimen-inseguridad-violencia-seguridad
México, entre los destinos más peligrosos por secuestro: EU
Por

El Departamento de Estado de Estados Unidos emitió una nueva alerta de viaje a 35 países, entre ellos México, por altos...