¿Has pensado tomar un camino de mayor compromiso con el modelo nube? ¿Es efectiva una solución que sólo funciona en la nube? Aquí te digo.

 

 

Si tienes una idea para una startup donde quieras ofrecer una solución empresarial y dudas acerca de la nube, nuestra experiencia quizá te ayude.

PUBLICIDAD

Hay empresas de soluciones empresariales que ofrecen soluciones que funcionan instaladas en el cliente (on premise) y también en la nube (on demand). Quedan también muchos productos de software que sólo funcionan en instalaciones del cliente.

¿Has pensado tomar un camino de mayor compromiso con el modelo nube? ¿Es efectiva una solución que sólo funciona en la nube? ¿Podrías arrepentirte?

Fundamentalmente se trata de una decisión de eficiencia y de pensar dónde están mejor invertidos los –siempre limitados– recursos de una empresa.

Veamos primero cuáles son los aspectos negativos que pueden surgir con la decisión.

Algunos clientes no aceptan soluciones en la nube, normalmente por alguna de las siguientes razones:

  • Consideran que su información corre riesgos de mal uso al estar hospedada fuera de sus instalaciones –les preocupa la seguridad.
  • No confían en las promesas de disponibilidad de las soluciones en la nube y les preocupa la continuidad de su negocio.
  • La regulación impide que la solución sea utilizada desde la nube.
  • En algunas zonas geográficas ciertos datos por regulación no pueden salir a ser hospedados físicamente en una jurisdicción distinta.

Es fundamental que las empresas sean conscientes de estos riesgos si deciden tomarlos, porque, en mi opinión, ambos son administrables y representan una proporción en decrecimiento del mercado conforme pasa el tiempo. Para atender las preocupaciones del primer punto es importante tener claro que la seguridad y la disponibilidad son elementos clave a cuidar y ejecutar. Y para la segunda, formar parte de una industria creciente –de soluciones en la nube– que cuenta con sólidos argumentos de eficiencia en contra de regulaciones mercantilistas acerca de los repositorios físicos de los datos. Cuando un país legisla ese tipo de restricciones, los que pagan las consecuencias son sus consumidores, que entonces enfrentan una menor libertad de opciones y costos mayores para operar. Además, para mitigar el riesgo, los principales proveedores de infraestructura en la nube cada vez cuentan con centros de datos en más geografías que pueden utilizarse con unos cuantos clics –exagerando un poco.

 

¿Cuáles son, en contraparte, los beneficios de esta decisión?

Trabajando en la nube tenemos un orden de magnitud menor de preocupaciones que sólo nos distraerían. Incluso se pueden utilizar servicios de plataforma como servicio que nos dan más valor que simplemente consumir máquinas virtuales en la nube, lo que se conoce como infraestructura como servicio. Los beneficios que se gozan de esta decisión compensan con creces los pocos clientes con los que no se puede trabajar por estar en la nube:

  • Escalar de forma automática una capacidad de cómputo en minutos para responder a la demanda de los clientes.
  • Operar con una sola versión de una plataforma para todos los clientes. Esto reduce costos de soporte y mantenimiento de forma dramática.
  • Recuperarse de desastres levantando la plataforma en otro centro de datos de una red.
  • Ahorrar en costos de desarrollo al utilizar a fondo los servicios de colas de trabajo, almacenamiento, base de datos relacional y conectividad, en lugar de tener que implementarlos o programarlos.

Todos estos puntos se traducen en una ventaja clave en el mercado. El valor a los clientes a un costo total de propiedad competitivo.

Si te estás preguntando si la solución empresarial que vas a construir debe funcionar sólo en la nube, mi recomendación es: ni lo dudes.

 

 

Contacto:

Correo: hec[email protected]

Twitter: @Formiik

Facebook: Formiik

LinkedIn: Formiik

Página web: formiik

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.