La depreciación del tipo de cambio alejó a las empresas extranjeras  que participarían en ferias y exposiciones en México, ya que temen que no les adquieran sus productos al ser vendidos y estar tasados en dólares.

“Hay un impacto negativo por el tipo de cambio, ya que llegan a ser hasta 50% las cancelaciones de los clientes internacionales”, revela Jaime Salazar Figueroa, presidente y director general de UBM México, una firma especializada en eventos.

“Muchos empresarios han decidido detener su participación en exposiciones en México, porque no ven la posibilidad de hacer negocios en el mediano y largo plazo por el tipo de cambio”, señala a Forbes México.

El encargado de realizar ferias, exposiciones, reuniones, convenciones y congresos desde hace más de 25 años asegura que es casi una quinta parte más barato participar en ferias y exposiciones en México, pero la caída del peso frente al dólar las empresas mexicanas frenan la adquisición de productos, servicios y tecnología extranjera, que resulta cara al ser pagada en dólares.

PUBLICIDAD

Lee también: Proyectos de telecomunicaciones, sin daño por súper dólar

“Eso hace que la decisión de compra de los mexicanos a un proveedor extranjero se piense dos veces, porque por el efecto negativo del tipo de cambio se encarece 20% más el producto o servicio importado”, aclara el directivo

“Si este producto o servicio extranjero no es diferenciado ni necesario para las actividades productivas, entonces el cliente mexicano preferirá comprarle a los proveedores locales”, quienes suscriben los contratos en pesos.

Jaime Salazar Figueroa explica que si un cliente viene de Estados Unidos, les sale casi 20% más barato por participar en EXPO CIAH, que es la próxima feria de la industria de la construcción. Pero si esa compañía vende impermeabilizantes a precio de dólares, “entonces ante esta oferta por más sea muy bueno, tenga mejor calidad, sea ecológico y sustentable, pues el cliente mexicano y las constructoras mexicanas preferirán a los proveedores locales”, advierte.

Agrega que las empresas están anticipándose a que no harán negocio con un súper dólar.

El peso mexicano se ha depreciado 49% desde que Enrique Peña Nieto llegó a la presidencia hasta el 7 de octubre de 2016, según Banco de México (Banxico).

Las cifras del banco central explican que el 3 de diciembre de 2012 un dólar valía 12.94 pesos, cuando el pasado viernes, cada billete verde costaba 19.288 pesos. A finales, de septiembre de este año, el tipo de cambio llegó a venderse por arriba de los 20 pesos por dólar.

Lee también: Por súper dólar estadounidenses vendrán de shopping al Buen Fin

Abastur una feria donde se presentan los mejores marcas hoteleras, restauranteras y cafeterías su participación internacional fue 8% de total de los expositores, y en CIAH vamos a registrar que 9% de las compañías son internacionales, declara. Para la industria de reuniones no todo es cancelaciones.

Cancún, Quintana Roo, se convirtió en el destino más atractivo frente a Estambul u otras ciudades europeas para hacer convenciones y reuniones para los extranjeros, porque reciben más dinero con la depreciación del tipo de cambio, asegura.

Los congresos y convenciones son eventos realizados durante 3 o 4 días, donde sólo se traslada a las personas en autobuses a un centro de convenciones y al hotel, comenta.

“Esto hace más barato el destino en términos de pesos y se vuelvan más atractivo contra destinos internacionales, además de que en esos eventos no hay oferta de servicios ni hay oferta de bienes”, dice. Sólo escuchan a los oradores y disertantes.

Por fortuna en ese sector la depreciación se convirtió en algo “muy sano” para los congresos y convenciones”.

 

Siguientes artículos

Alza en inventarios de EU hace retroceder los precios del petróleo
Por

El API indicó en su reporte semanal que los inventarios de crudo en EU aumentaron 4.8 millones de barriles en la semana...