Las opciones son buenas para el libre mercado, ok, pero cuando se trata de agendar una cita la verdad es que no soy tan abierto a “diferentes opciones”, tampoco con los contactos. Así como pasa con los cables para cargar celulares, hay diferentes archivos para diferentes calendarios y contactos. Es increíble que ya estemos en la era de los social chats y esos hayan venido a arreglar la lista de contactos, pero sigue sin corregirse el calendario.

Tuvimos el momento en el que tenías al contacto si estaba en tus contactos y había una cuenta de correo, ahora es si aparece en tu lista de contactos de Telegram o WhatsApp o todavía para algunos ortodoxos, si se siguen en Twitter. Pero no hay nada integrado, a la hora de hablar de recibir una invitación para verse en un lugar determinado en un bloque de tiempo definido, todo sigue roto. La única empresa que había resuelto eso de alguna forma era la aplicación Sunrise, que lamentablemente perdimos ante la enorme billetera de Microsoft en febrero-marzo de 2015.

Sunrise permitía agendar, dar opciones de disponibilidad y agregar eso al calendario de Android y iOS prácticamente sin problemas. Obvio Microsoft no podía permitir que algo simplemente funcionara, así que decidió “integrarlo” a su Outlook app. Ya sabemos que Windows Mobile no funcionó como se esperaba, así que hoy tenemos una especie de Outlook para Android y iOS. La verdad es que fuera de Excel, todavía no entiendo el valor que algunos ven a varios de los productos de software de la compañía de Redmond, pero Outlook es un tutifruti que no comparte funciones ni entre su versión web, su versión app y su versión escritorio.

De entrada, la integración de Sunrise con Outlook no la han podido comunicar, y los pocos que la utilizamos bien en la aplicación de Outlook tenemos que mandar correos explicándole a la gente como se utiliza el sistema de “disponibilidad” para que seleccionen rápido el horario que mejor le queda a los demás. Luego, de la hermosa capacidad que tenía la aplicación ahora solo nos queda ver que sea parte del paquete extraño de administración de correos y grupos de oficina. Me parece que la adquisición de la aplicación podría haber ayudado mucho más a Microsoft a entender como ofrecer un gran producto sin importar la plataforma, casi como Gmail lo está haciendo, pero tampoco Google le pega a una suite unificada de trabajo.

PUBLICIDAD

Hay grandes oportunidades de negocio en el software de trabajo para móvil, seguro veremos aplicaciones como Sunrise ir y venir, pero lo que urge es un servicio agnóstico de la plataforma que funcione y se sincronice de manera espectacular gracias a la conectividad, sensores de ubicación y la inteligencia artificial que cada vez tendrán más potencia en nuestros dispositivos móviles. ¿Alguien que se apunte?

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ricardoblanco

G+: ricardoblanco

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Las Finanzas de la Fórmula Uno
Por

Aunque la Federación no publica cifras oficiales, existen varias fuentes que dan una idea de la manera en que promotores...