Una herramienta de control de riesgo que utiliza Inteligencia Artificial ayudó a diversas instituciones financieras a prevenir fraudes por un monto que se estima cercano a los 2,000 millones de dólares en toda América Latina y el Caribe tan solo el año pasado.

La compañía Visa detectó a través de su plataforma Visa Advanced Authorization (VAA), que diversas instituciones financieras fueron prevenidas ante posibles fraudes con la utilización de más de 100 aplicaciones y capacidades que permiten a los consumidores, minoristas e instituciones financieras de toda América Latina y el Caribe, blindarse y beneficiarse en cada etapa de la experiencia de la cuenta de pagos incluyendo los procesos de apertura e incorporación, autenticación y autorización.

TAMBIÉN LEE: Generación Z, la mejor amiga de los robots y de la Inteligencia Artificial

Y es que más allá de ser una herramienta de prevención y de ayuda para diversas industrias, la Inteligencia Artificial surge como una nueva oportunidad para ofrecer blindaje y protección para información sensible, datos o activos en múltiples procesos.

Hace unos días ya lo señalaba Eloy Ávila, CTO para las Américas de la firma de tecnología Darktrace, quien abundó sobre la importancia y las oportunidades que traerá la Inteligencia Artificial no solo en el campo de la ciberseguridad para las compañías, sino también para la protección de datos bancarios y en todo el sector financiero.

“La introducción de nuevas plataformas digitales, tales como CoDi, la plataforma de pago digital del Banco de México, hará más difícil la protección informática y de la seguridad de instituciones públicas y privadas”, detalla el informe.

Mientras algunas soluciones digitales vienen a solventar y a contribuir a mejores esquemas en diversos procesos para sectores como la banca o el empresarial, de la mano traen nuevas oportunidades para hacerlas más vulnerables al momento de hablar de seguridad cibernética.

Las deficiencias y vulnerabilidades de las empresas, así como las estrategias de ciberseguridad existentes cobraron protagonismo el año pasado. Las empresas y organizaciones han luchado por mantener su información segura de ataques internos, ransomware, nuevas regulaciones y hasta de simples errores de configuración.

Por ejemplo lo que hacen algunas herramientas como VAA es que ayudan a supervisar y evaluar compras realizadas en plataformas como VisaNet, la red global de pagos de Visa, para detectar posibles fraudes. VAA utiliza IA para analizar más de 500 atributos y así generar una puntuación de riesgo para cada transacción en aproximadamente un milisegundo, con el fin de ayudar a las instituciones financieras a que puedan decidir si aprobar o denegar una compra.

Según un estudio de investigación realizado por Forrester Consulting por encargo de Visa, las empresas Fintech, los bancos y los comercios en América Latina esperan que haya un aumento en el uso de los pagos digitales debido a la adopción generalizada de dispositivos conectados.

Para apoyar las necesidades de pago de extremo a extremo de los consumidores e impulsar un mayor compromiso digital, las empresas se están enfocando en la banca móvil (57%), las billeteras móviles (50%) y los pagos entre personas (38%). Las principales razones citadas para la adopción de nuevas tecnologías de pago incluyen una mayor conveniencia (58%) y la velocidad de las transacciones (56%).

 

Siguientes artículos

¿Cómo generar ahorros al momento de importar o exportar con tecnología?
Por

Aproximadamente 60% de las firmas de diversas industrias han implementado modelos tecnológicos en sus prácticas logístic...