La automotriz Toyota comenzó con los despidos en la planta en Eerlanger, en el norte de Kentucky, como parte de la mudanza que realiza a Dallas y continuará hasta finales de 2018.

De acuerdo con el diario Kentucky Enquirer, la compañía japonesa traslada cientos de empleos a Plano, ubicado en las afueras de Dallas, como parte de una consolidación nacional de sus operaciones.

La medida, anunciada en abril de 2014, afectará a 648 trabajadores, precisó el rotativo.

Erlanger era la sede norteamericana de ingeniería y fabricación de Toyota desde 1996.

En 2014, el gerente general de Toyota Norteamérica, James Lentz, dijo en una carta al entonces gobernador Steve Beshear que a pesar de que su sede en Erlanger “finalmente se irá, sabemos que la fuerte presencia en Kentucky es crucial para el éxito de Toyota”.

Lee también: Ford cancela inversión de 1,600 mdd en México

 

Siguientes artículos

Estados Unidos
Tasa de desempleo y despidos en EU bajan inesperadamente en mayo
Por

El mercado laboral mejoró considerablemente en la segunda quincena de mayo, con las reaperturas de los negocios luego de...