Por Bernardo Salazar Jiménez*

Tráfico pagado

El tráfico web más conocido es el que se obtiene a través de campañas en motores de búsqueda y anuncios gráficos, ambos se ejecutan en Google Ads (principalmente).

Los anuncios en Facebook Ads y redes sociales con alta relevancia y audiencia, se catalogan como Social Ads.

Además, existen otros medios que comercializan espacios en sus sitios para mostrar anuncios.

Sin importar el medio digital que selecciones, según la inversión que realices, recibirás exposición de tu marca.  ¿El fin? Accionar un click que lleve al usuario a tu sitio web.

En este modelo debes pagar cada que un usuario hace click en tu anuncio, esto es conocido como costo por click o CPC.

Tráfico orgánico

El tráfico orgánico es todo aquel que no requiere inversión por atención y acción ganada. Siempre con la intención de dirigir al usuario a tu página. De nueva cuenta, el más conocido es el buscador de Google.

Aclaremos algo: Google (según el término de búsqueda) muestra una cierta cantidad de anuncios, generalmente 3. Así, el listado restante no posee etiqueta de anuncio pagado.

Para ocupar estos  lugares utilizamos estrategias de posicionamiento en buscadores (SEO). Sumado al tráfico orgánico generado a través de publicaciones en redes sociales.

Utilizar tráfico pagado

El primer beneficio: inmediatez.

Ojo: vale saber que una visita web no es sinónimo de venta.

Una vez que configuras tu campaña de publicidad en línea, comienzas una carrera para obtener clicks (que llevan al usuario a tu sitio web).

Existen diversos factores que hacen te pueden hacer ir más lento o más rápido:

  1. Competencia en mercado.
  2. Especialización industrial.

Ambos elementos determinarán un alto o bajo CPC. 

No te pierdas: 7 claves para liderar la innovación en tu empresa

Si tu CPC es muy alto, exigirá mayor inversión. No se trata únicamente de pagar, también debes cumplir las políticas establecidas. 

Así, cada paso debe ser autorizado para su ejecución.

A mayor duración e inversión en la campaña, los algoritmos de publicidad brindan mejores resultados.

Recuerda que el sistema de segmentación que realiza el algoritmo (para afinar las campañas de publicidad) no es tuyo. Es decir, está basado en datos que tienden a tener un espectro muy grande.

Utilizar tráfico orgánico

No olvides que el tráfico orgánico requiere de experiencia y preparación, para conseguir los objetivos en tu estrategia de marketing.

¿La razón? Existen 5 mil millones de búsquedas diarias demandando respuestas o soluciones a miles de problemas.

Así, el contenido que generas te brinda autoridad y relevancia en tu industria. De esta forma controlas tu segmentación por los tipos de contenidos que trabajas para posicionarte en buscadores. 

Es cierto que Google constantemente evoluciona los sistemas encargados de seleccionar qué sitio coloca y en qué lugar. Pero, en palabras de Google, estos ajustes no deben preocuparte si tu contenido es pensado única y exclusivamente para dar valor al usuario.

De esta forma, las acciones necesarias para obtener este tipo de tráfico, puedes implementarlas en (y desde) tu sitio web. Así, es posible crear un sistema con tus propias reglas y necesidades. 

¿Quién gana?

Una respuesta que depende de tu industria, objetivos y nivel de madurez empresarial.

Si te digo: “Es mejor el tráfico orgánico”. Seguramente llevas más de 10 años en tu sector con un nivel de competencia de medio a alto.

¿Por qué? Seguramente ya existe cierta relevancia de tu compañía.  Ejecutar una campaña SEO será ligeramente más rápido y rentable.

Algunos ven el tráfico web orgánico como un camino largo. El error en este tipo de declaración se debe a la costumbre de comprar tráfico web pagado.

¿Cuál es el problema? El tráfico pagado es muy caro y no es realmente rentable a largo plazo. Este no es el caso del tráfico orgánico.

Lee también: Mercado Libre Publicidad: el medio para conquistar audiencias dispuestas a comprar

Analicémoslo desde otra perspectiva

Supongamos que optas por tráfico pagado. En un inicio puede parecer una buena opción. Sin embargo, para aparecer en buscadores se requiere un poco de antigüedad (al menos mayor a 6 meses o un año). 

Al final de cuentas hablamos de dos cosas totalmente distintas, que puedes utilizar a la par o alternarlas; no importa si estás iniciando en el mundo digital.

Mi opinión: es mucho mejor construir un sistema generador de tráfico web orgánico en tu sitio. De esta forma podrás convertir usuarios en contactos, nutrirlos y, posteriormente, transformarlos en clientes.

Todo es posible gracias a una estrategia de posicionamiento. Hacerlo así se traduce en crecimiento exponencial de tu sitio web.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: mediasourcemx

Facebook: mediasourcemx

Página Web: mediasource.mx

 

*El autor es Entrenador Certificado por HubSpot. Director de Marketing y Fundador de la Agencia de Marketing Media Source.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.