Tenía que mandar de regreso un paquete a esa compañía con nombre de selva del norte del Cono Sur de Sudamérica y andaba muy corto de tiempo. Más que buscar las oficinas de envíos de paquetes cercanas a mi ubicación tenía el problema de empaquetar, seguir los pasos de retorno, etc. Es ahí cuando descubrí Pikkop, un servicio que me sorprendió, desde su aplicación hasta su excelente atención.

Entiendo que estaba por el poniente de la ciudad, cerca de donde ellos tienen su central. Al hacer la solicitud me sorprendió que dijera algo como “en 7 minutos una persona de Pikkop estará en tu ubicación”. Pero más que el tiempo lo que me sorprendió fue el proceso, el enfoque centrado en el usuario y la experiencia del usuario y eso es lo que voy a contarles y decirles que las estrellas de Google Play apps no mienten.

Cuando uno busca aplicaciones para envíos en la tienda de aplicaciones de Android (sí, la mayoría de la gente utiliza Android y sí, cada vez más gente con gama alta utiliza Android y no iPhone) encuentras iVoy pero con tres estrellas, estafeta, los conocidos, 99minutos, redpack, etc. con cuatro estrellas, pero Pikkop llamó mi atención con 5. Claro, no tenía la cantidad de usuarios y opiniones de iVoy (tampoco el presupuesto de marketing, supongo) pero había algo distinto en ellos y lo quería averiguar. Al final me di cuenta que su misión no es enviar paquetes, como los demás, sino que es hacerte la necesidad de enviar algo sencillo.

Entré a su sitio web y hubo una palabra clave que creo que ellos entienden, pero no terminan de resaltar: “¿Tienes paquetes para enviar? Nosotros recolectamos en 20 minutos, empacamos y enviamos, sin costo.” En cuanto leí eso bajé su aplicación  y luego entendí, otras cosas más. La persona que llegó por el paquete venía bien uniformada, era altamente educada, tomó atención a todas mis indicaciones (necesidades) y se llevó la caja sin empacar. Yo seguí cada momento mi envío desde su aplicación, pero nunca más me preocupé de nada, especialmente de la parte de “empacar”.

PUBLICIDAD

Obviamente tiene sus oportunidades, por ejemplo te piden dimensiones y peso -y si no fuera que soy como soy de geek, no tendría un flexómetro y una balanza (digital o de comida) en casi todos los lugares en donde suelo operar-. Pero fuera de eso, mandas la foto de una copa y ellos se encargan de empaquetarla y enviarla. Además tuvieron la amabilidad de hablarme para corroborar que el paquete se había entregado (pocos minutos después de que yo me enterara por Amazon de que ya habían recibido mi retorno). Definitivamente se convirtieron en un app que no voy a desinstalar en mucho tiempo, y aunque no me dedico a estar enviando paquetes de manera altamente regular, si lo hago de vez en cuando y me parece que su diferenciador con el resto de los competidores, es claro; en especial para personas comunes y corrientes; Pymes sin equipos especializados de logística, y afines.

Si necesitas un servicio de mensajería personal que no te hablen como si fueras aduanero, gestor de operaciones y logística, forward, operador intermodal, etc. espero que no te decepcione; porque a mí me sorprendieron.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ricardoblanco

G+: ricardoblanco

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Cómo mantener un negocio sin mi presencia?
Por

Mi recomendación es que, si tienes la intensión y los recursos para crear un emprendimiento, te asesores para aprender a...